31 julio 2006

Legisladores, bancos y cajas de ahorros

El Tribunal Supremo de España ha actuado con rigor al determinar --aunque de forma implícita-- que el aparato de Justicia es una cosa y la ética, otra bien distinta.
Algunos medios de comunicación y "opinadores orgánicos" han arremetido contra el Supremo por absolver a Emilio Botín, presidente del consejo de administración del Santander Central Hispano (SCH). Sin embargo, la absolución del Supremo se ajusta a Derecho y por tanto, es inevitable.
Que el SCH haya pagado indemnizaciones por jubilación de miles de millones de las antiguas pesetas a dos de sus ex altos cargos es legal.
Viñeta de J·R·Mora
Si se analiza el asunto sin distorsionar lo sucedido, lo criticable no es que el Supremo absuelva a Botín, lo vergonzoso e injustificable es que el poder legislativo siga cerrando los ojos. La mayoría de los diputados y senadores, así como sus respectivos partidos políticos, eluden asumir responsabilidades y son especialmente "inútiles" o "ciegos" en materia socio-económica.
El Supremo carece de instrumentos o justificación legal para condenar al SCH por pagar millones y millones a dos ex directivos.
La imputación a Botín se refería a las millonarias gratificaciones que el consejo de administración del Santander, que no Botín personalmente, concedió al ex co-presidente de la entidad, José María Amusátegui, y al ex consejero delegado, Ángel Corcóstegui: ¡43,5 y 108 millones de euros, respectivamente! Cantidades que los querellantes consideraron desorbitadas y que supondrían "un quebranto ilegal del patrimonio" del banco, según alegaron.
¿Y qué decir de las leyes y normas que regulan el funcionamiento de las cajas de ahorro?, que son entidades creadas con dinero público y están gobernadas por instituciones (ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas)... ¡Vergonzoso!
La sentencia del Supremo apunta que la decisión de los consejeros del SCH es reprobable, ¡pero escrupulosamente legal!
Convendría no confundir ni enredar: los responsables del dispendio del SCH y de otras acciones reprobables pero escrupulosamente legales no son los funcionarios de Justicia (incluidos los magistrados del alto tribunal): Los responsables de que las leyes sean inadecuadas son los legisladores (diputados y senadores).

4 comentarios:

  1. JUICIO GRAN TIBIDABO...y José María Amusátegui
    ¿Quién falta en el banquillo?.



    Rafael del Barco Carreras



    Un tal José Ruiz, con agentes captadores, consigue en los años 90, 30.000 mil millones de unos 10.000 ahorradores. Paga comisiones a sus captadores e intereses a sus inversores al margen de las “normas oficiales”, y sus acciones tienen el valor que él marca para seguir captando más dinero. Lo clásico, la mecánica de cualquier pirámide. También lo normal en la creación de tantos grupos financieros españoles, quebrados por fraude. Pero a diferencia de otros, éste invierte el dinero, que resta después de pagar el elevadísimo coste de continuar captando, en operaciones de ventas a plazo, leasing, cargando fuertes intereses. Y un buen día llegan los inspectores del Banco de España y la CNMV, Comisión Nacional del Mercado de Valores, y le dicen que se acabó. El hombre firma lo que le ponen delante para no parar de inmediato con sus huesos en la cárcel, y el “chiringuito financiero” pasa a manos “oficiales”.

    La segunda parte, la que debería dilucidarse en el Juicio actual, pasados dieciséis años, es el porqué, cómo y quién decide que esas operaciones a plazo, las letras a cargo de compradores de coches, maquinaria o todo tipo de bienes “muebles e inmuebles”, los 30.000 millones que cubren a todos los inversores se abonen en el BANCO HISPANO AMERICANO, convertidos en dinero contante y sonante. Un banco debatiéndose entre posibles fusiones para apuntalar su existencia, presidido por José María Amusátegui, abogado del Estado procedente del “club de altos cargos franquistas”, que con su segundo Angel Corcóstegui cobrarán la indemnización más fabulosa del Mundo por jubilarse un año antes de la edad reglamentaria, 109.000.000 de € casi 18.000 millones de pesetas para el SEGUNDO y unos 7.000 millones para él. Tan extraña la diferencia entre uno y otro, y tan anormales las astronómicas cifras que se denunciaron, rematando lo rocambolesco la sentencia de “inocencia”. Amusátegui conocía desde mucho antes a Javier de la Rosa, interviniendo en el fiasco del Banco de Madrid de los Franco. Insisto que en ese “poti poti de historias y supermillones” desaparecieron mucho más de 30.000 millones, entre otros las acciones de los grandes bancos propiedad del grupo TORRAS-KIO, paquetes mayoritarios perdidos por las cuentas no contabilizadas de las propias filiales bancarias en paraísos fiscales, con otra sentencia de INOCENCIA.

    TOTAL. Primero nadie preguntará a Don Mariano Rubio, Gobernador del Banco de España, que también pasó por la cárcel, o a sus sucesores y coetáneos en la Inspección del Banco, o a Luis Carlos Croissier, Presidente del CNMV (hombres del Ministro de Hacienda Carlos Solchaga), porqué permiten ese abono “regalo” a quien se dio de baja en el “Registro de Altos Cargos de Banca” por su desastrosa actuación en el Banco Garriga Nogués, 1985-6, y en cuanto a Bolsa, sus manejos con las acciones del Grupo Torras-KIO son de escándalo “alterando precios”, 1988 al 90, sin olvidar, y bien recordada por el Vicepresidente de aquel Gobierno, Narcís Serra, su implicación DIRECTA (según firmó el Juez Especial José Álvarez Martínez, sin implicarlo) en el Caso Consorcio de la Zona Franca, que el mismo Serra descubrió y denunció, 1975 al 80. Y más, cómo se fabrica una OPA con el propio dinero de la intervenida sociedad Consorcio Nacional del Leasing SA.

    Ellos contestarían ante un tribunal que esas arbitrariedades y hasta actuaciones delictivas las ordenó “alguien”... y ese alguien quedará en el olvido, cuando es indispensable para que con la “responsabilidad civil subsidiaria” cobraran los reales propietarios de los 30.000 millones. Pero ese hilo para sacar el ovillo ya se rompió al inicio del sumario (en la hégira del Fiscal Jefe Vitalicio Carlos Jiménez Villarejo y su segundo José María Mena), cuando los perjudicados reclamaron, y ahora, y en este Juicio, solo cabía imponer las penas por apropiación indebida, falsedad documental, administración fraudulenta, delito fiscal, y estafa, a Javier de la Rosa Martí, y siete acusados más. Y desde el primer momento se les tratará con “guante blanco”. Y repito, comparar sus cuatro meses de cárcel con mis tres años preventivo en el Consorcio de la Zona Franca, o los trece años de sumario, con mis siete meses, y la traca final de los TRES AÑOS por toda petición fiscal y parte acusadora privada, y “borrón y cuenta nueva”, es de escándalo…pero si ni siquiera esos 10.000 perjudicados se echan a la calle… ni menos los 300.000 que gritaron a favor de JORDI PUJOL cuando la Banca Catalana… pues bueno…!a vivir que son dos días!... ¡Spain is diferent!...y la CATALONIA mucho más…ver www.lagrancorrupcion.com

    ResponderEliminar
  2. JUICIO GRAN TIBIDABO

    14 DE ENERO DEL 2008

    ¡VISTO PARA SENTENCIA!



    Rafael del Barco Carreras



    Visto y no visto. El juicio que se prometía el más largo y complejo de la Historia Judicial Barcelonesa, cuatro meses, se diluye en dos días, y porque al Abogado del Estado no le satisface el “arreglo”, de lo contrario con un día hubiera sobrado, y sin vista pública. Si ya que el ordenamiento jurídico permita esos pastiches en un caso tan sangrante en número de estafados y cantidades debería hacer reflexionar si no se trata más de un fraude de Ley que de verdadera Justicia, que tras los pactos por APROPIACIÓN INDEBIDA, TRES AÑOS POR 30.000 MILLONES Y 10.000 ESTAFADOS, debiendo juzgar el “delito fiscal” se entre en discusiones sobre el “sexo de los ángeles” es de “derrame cerebral”. El célebre AL CAPONE escapando hasta del DELITO FISCAL.

    Que los abogados defensores aleguen que sobre quien ya ha admitido y pactado la estafa no se le pueda reclamar el IVA o cualquier impuesto sobre lo defraudado, se entiende. Incluso en este caso es lógico que los abogados acusadores no acepten el cargo puesto que volatizaría el saldo de 13 millones de euros, y otras menudencias, que siguen intervenidos por la “Hacienda” que los reclama, mermando las escasas posibilidades de UN MÍNIMO cobro para sus defendidos, la ZANAHORIA de la discusión. Pero que Fiscalía utilice el mismo argumento que las defensas o acusaciones privadas en contra del Abogado del Estado, raya LA FALACIA. El Ministerio Público no puede argumentar a favor del reo que como éste ya pagará por la estafa, TRES AÑOS, ¡pues ya está bien!. Este caso no es el de una empresa que robada no puede pagar sus impuestos, o que pueda o no deducir lo robado de su cuenta de PERDIDAS Y GANANCIAS. Aquí, quien se lleva el dinero es el ADMINISTRADOR, y no es que debiera pagar por su aumento de patrimonio, o impuestos por lo robado, sino que al vaciar la caja deja de pagar al ESTADO lo que a la empresa por él administrada se reclama o reclamará, la liquidación del impuesto de sociedades del año 1991. Al vaciar, descapitalizar la empresa, roba no solo a los accionistas sino también a sus acreedores, o sea, el ESTADO, por lo tanto estamos ante un verdadero DELITO FISCAL, además del de ESTAFA, con algún agravante por la importancia de lo defraudado y su repercusión social, y otros delitos olvidados en la instrucción y pactos. Otro cantar es que la propia HACIENDA, o sus responsables, sea culpable del ESTROPICIO, y la responsabilidad civil subsidiaria deba alcanzar a esa Institución y sus dirigentes.

    Si en mi ingenuidad creí que el juicio me desvelaría un poco porqué pasé tres años preventivo en el Caso Consorcio de la Zona Franca, 1980 - 1983, puesto que tres de los acusados enlazaban con aquellos años, Javier, su secretario Arturo Piñana y el firmón Ramón Fiter, no solo me quedaré sin satisfacer mi curiosidad, sino que encima oigo como el fiscal defiende encarnizadamente la inocencia de Javier de la Rosa, y al hilo su abogado Jufresa lo convierte en la víctima de la dilación de los catorce años con la tortura de sus otras causas. ¡Un insulto utilizar la palabra tortura ante quien pasó TRES AÑOS en AQUELLA MODELO!.

    Se perdió pues toda esperanza de saber quien y cómo le regalaron 30.000 millones para que se los pateara…y lo más importante con quien repartió…sus verdaderos cómplices, porque los del banquillo solo son algunos de sus pocos “empleados” y “hombres de paja”… que hasta de estos “colaboradores” necesitó muchísimos más para tanto “trabajo” realizado en 1991 vaciando las muchas empresas KIO y destrozando Gran Tibidabo.

    Y de entre el pastiche distingo a su abogado FRANCÉS JUFRESA, que también lo fue mío, y que ni de lejos obtuvo para mí tan lustrosos resultados. ¡CHAPÓ!, sin paliativos, redundante, tal como suena en castellano, y que a su altura de vida y carrera defienda a favor y en contra del ESTADO, según convenga a su bolsillo y a LOS SOCIALISTAS, su “cotarro”, en varios países DEMOCRÁTICOS además de impedírselo las INCOMPATIBILIDADES atentaría contra los reglamentos, la ÉTICA y la DEONTOLOGÍA PROFESIONAL, y dudo que no sea así aplicando nuestras maltratadas leyes.

    Y en cuanto a MÍ, mi agravio, que ateniéndose al mismo Código Penal de 1973, le condenan a prácticamente lo mismo, pero que si no tuviera más causas podría no cumplir reales ni una mínima parte de lo que cumplí yo de PREVENTIVO, LOS TRES AÑOS, por “encubrir, sabiendo la procedencia ilícita de sus dineros” a su PADRE, EN UN DELITO que hoy, 2008, cualquier Tribunal del MUNDO le culparía a él, Javier de la Rosa, y del que sin duda yo saldría INOCENTE. Y no entro en consideraciones ajenas, a Bruna 23 años, y a Mario Conde 20.

    Para mis ingenuidades el futuro me reserva el CASO HACIENDA, que vincula a los mismos personajes y alcanza los 80, sumándole OTRO BILLÓN a los Caso Consorcio, Banco Garriga Nogués, KIO o Gran Tibidabo. ¡Seguiré escribiendo por si mis nietos lo ven!.

    ¿Quién prevarica o prevaricó, quién comete o cometió fraude de Ley, quién y porqué SIETE MESES DE SUMARIO EN MI CASO, con la denegación de toda prueba y recurso, Y CATORCE AÑOS DE DEMORA EN EL SUYO?... ni de lejos encontraré la respuesta, aunque la tenga… ¿cuánto DINERO DEL ROBADO, ENTONCES Y AHORA, DESTINÓ AL MAGNÍFICO RESULTADO OBTENIDO?... ver www.lagrancorrucion.com

    ResponderEliminar
  3. Y de Barcelona a Madrid...

    LAS TORRES KIO

    LOS ALBERTOS



    Rafael del Barco Carreras



    Oigo estos días sobre los equilibrios de los primos, Alberto Cortina y Alberto Alcocer, para librarse de la cárcel. Deberían escribir un libro o toda una enciclopedia parda, al alimón con su ex socio Javier de la Rosa, sobre cómo zafarse durante tantos años, aunque los posibles lectores saben de sobra los procedimientos…dinero, dinero y dinero…más corrupción, corrupción y corrupción…y como no nos contarían la fórmula de la entrega de las astillas o los abonos por esos paraísos fiscales de Dios… mejor no se molesten en escribir. Su delito, estafar en 1988 a sus socios unos miles de millones de pesetas por la operación de los terrenos de las Torres KIO, (otro gran monumento de “ingeniería” a la GRAN CORRUPCIÓN), casi por los años que yo estafaba no más de un centenar a varios bancos para cubrir alguno de los muchos desastres de mis tres años de cárcel preventiva por el Caso Consorcio, 1980-83, ver www.lagrancorrupcion.com. Yo ya he cumplido los SEIS AÑOS, el doble por lo mismo y cien veces menos dinero (y en el caso Consorcio la condena de tres años la cumplí antes de ser juzgado). Ellos ni han entrado, y repito… ¡Y los jueces y fiscales ateniéndose al mismo Código Penal!.

    Y de nuevo he de referirme al ex Fiscal Jefe Anticorrupción y ex Fiscal Jefe Vitalicio de Barcelona, Carlos Jiménez Villarejo, adalid y voceras de un PROGRESISMO HUMANISTA a la Izquierda de las IZQUIERDAS (por lo que cabe pensar en sus trece años de profesión en el Franquismo donde todas las confesiones se obtenían con la correspondiente paliza o torturas), e insisto, no existe la “ingeniería financiera” en la FALSIFICACIÓN Y ESTAFA, el desfalco, o la apropiación indebida, y ni siquiera casos “diferentes”, solo jueces y fiscales “diferentes” o actuando diferente según los casos. El dinero propiedad de un determinado bolsillo ha pasado a otro con engaño o indebidamente, todo lo demás, jugar con los papelitos (cartas falsas) o recursos a partir que el ESTAFADO DENUNCIA, es “ingeniería legal o leguleya”, contubernios entre profesionales, cuervos al olor de los magros despojos. En miles de casos con el estafador sin un duro, desde el tocomocho hasta las sofisticadas duplicaciones de tarjetas, se califica delito y delincuente en un par de sesiones. TRECE, CATORCE Y QUINCE AÑOS, es corrupción, y a menudo contra el propio ESTAFADOR. Incluso aprovechar los resquicios del Sistema jugando con la excesiva arbitrariedad de los “funcionarios de la Justicia” define el SISTEMA como CORRUPTO.

    Y si en Barcelona Jiménez Villarejo se olvidó de mucho delito y delincuente del mismo cariz y camada, en la Fiscalía Especial Anticorrupción ni se le ocurrió añadir a ese sumario la segura corrupción de la recalificación de esos terrenos…o las amenazas a Margarita de la Victoria Votija Pilar de la Asociación de Vecinos, que huyó de España en 1988 ante la presión gansteril…

    ResponderEliminar
  4. JUICIO GRAN TIBIDABO

    SENTENCIA TRES AÑOS



    Rafael del Barco Carreras



    Si hace veinticinco años, 1983, después de los tres años de prisión preventiva por el caso Consorcio de la Zona Franca, me convencí que lo visto en las películas y mi culturilla por estudios bancarios y experiencias en el campo del Derecho, por mi profesión de empresario, nada tenían que ver con la realidad de la JUSTICIA EN ESPAÑA, pasados estos veintiocho años la situación aun me parece peor. Lo del “cachondeo” del Alcalde de Jerez es de párvulos. Y esta semana, si no había bastante con una taza, DOS, De la Rosa sale casi de rositas y con 30.000 MIL MILLONES para él y sus “cómplices” (que no son el resto de acusados), y sus ex socios LOS ALBERTOS, consiguen consolidar otra estafa de varios miles de millones de los 90 sin ni siquiera pisar prisión, y la pregunta sería ¿Cuánto dinero les ha costado?.

    Ya no es que los jueces, fiscales o secretarios sean o no decentes, es que el Sistema es una pura degeneración histórica. Diría que la DICTADURA DEL FUNCIONARIADO durante todos los siglos de historia de nuestro País ha adaptado el Derecho Romano y los Códigos Napoleónicos al total albedrío de unos cuerpos funcionariales y de una profesión imposibilitando cualquier acercamiento al Liberalismo Democrático. El “vosotros hacer las LEYES, que yo redactaré los REGLAMENTOS”, y los “reglamentos” encajan como un guante a los “profesionales del Derecho y la Justicia”.

    Ya no es ni culpa de nadie, este engendro que entre corruptos y de “buena fe” permite que un CASO se pierda durante CATORCE AÑOS y que llegado el momento unos pactos escenifiquen una farsa donde parece que se juzgue GRAN TIBIDABO, y lo que se oyen son sandeces de si ha debido pagar unas cantidades o no a la HACIENDA PÚBLICA, no es que sea un cachondeo, es simplemente una injuria no solo a las víctimas estafadas sino a la SOCIEDAD, a la que de entrada le dicen que un reducido número de profesionales, los abogados y fiscalía, han pactado. O sea, las diferentes reformas posfranquistas no solo se lo han puesto más fácil a los profesionales del Derecho y la Justicia, pareciendo que la democratizaban a la altura de lo exigido por los Pactos Internacionales sobre Derechos Humanos, sino que han convertido en ridículas aquellas mil o cinco mil pesetas entre escritos de los tiempos de Franco, generalizadas y consentidas.

    Pero no es eso lo peor. La adaptación de un sistema impresentable solo ha complicado el panorama. Unas pocas consideraciones tópicas. El DOLO no existía, la voluntad o no de delinquir la decidían los jueces. Cualquiera era culpable si no demostraba la inocencia. La presunción de inocencia, otra entelequia. El ingreso en prisión sin argumentar. La prisión preventiva ilimitada. Nada de “vistillas” reconsiderando el recurso al auto de prisión. Jueces especiales, nombrados a dedo para casos concretos. El juez que instruía o la Sala que decidía los recursos juzgaban, el “yo me lo guiso y me lo como”. El DESACATO base de toda ARBITRARIEDAD, y por tanto prepotente injusticia. El derecho al “silencio” o no declarar contra si mismo, no existía, y se interpretaría a favor o en contra a criterio del juez. Incluso los obligados libros registros de entrada, inexistentes. Como gran concesión, se ha ampliado el poder del TRIBUNAL SUPREMO sobre la SOBERANÍA TOTAL de la Sala de Justicia convirtiendo la llamada ÍNTIMA CONVICCIÓN en prueba irrebatible. Un recurso, el de casación ante el Supremo, lejos de la obligada SEGUNDA INSTANCIA de la Carta de Derechos Humanos de la ONU, que por ello ya ha condenado a España. Y ni comentario sobre la Ley de Vagos y Maleantes, donde tanto pobre diablo, y no tan pobre, pagó por lo que no había hecho. Si por si solas estas deficiencias jurídicas, por llamarlas suavemente, no anulan cualquier sentencia dictada a su amparo, solo se debe al empecinamiento de un Sistema Injusto para continuar en el machito del Poder. “Los errores antiguos dejan en pos, por desgracia, huellas del pasado”, decía un maestro del Derecho, y entre las huellas y la corrupción, la Justicia Española es un desastre. Y nadie quiere hincarle el diente.

    En España no tiene predicamento lo de generalizar los Jurados, ni siquiera MIXTOS, transformando los jueces en árbitros y técnicos, y menos desmontar la burocrática institución de la Fiscalía, eligiendo por votación entre profesionales del Derecho a quienes deban defender al Pueblo y la Ley, y que por cierto las nuevas leyes democráticas les ha convertido en decisorios por pactos en el 45% de los casos MENORES, en este caso MAYORES. El Pueblo Español en esto, y más, demuestra su histórica sumisión y hasta miedo al Poder, y sus políticos, mayoría abogados, que tanta saliva gastan con la palabra DEMOCRACIA no tienen absoluta voluntad de enderezar sumisiones tan aceptadas, como tampoco las tienen de suprimir listas cerradas y cotos impermeables.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.