23 octubre 2006

Corrupción: ¡Han descubierto la sopa de ajo!... o lo hacen ver

¿Qué pretenden quienes han convertido en noticia de última hora la corrupción urbanística en los ayuntamientos, como si de algo nuevo se tratara, como si la porquería marbellí fuera excepcional y flor de un día?
La corrupción en las instituciones forma parte de la España real desde hace decenios y figura con letras de oro en la lista de cánceres heredados del franquismo. En tiempos del dictador, cuya sombra sigue oscureciendo la vida cotidiana, casi todo era corrupción o estaba emponzoñado por ella.
¡Qué rápido ha sido olvidado que Jesús Gil y Gil fue corresponsable de la muerte de veintitantas personas en Los Ángeles de San Rafael y que a los dos días fue indultado por el Caudillo!
Sólo es un ejemplo cogido al albur. Hay muchos, muchos, muchos...
..
Desmemoria interesada
Con Franco había más mujeres agredidas y silenciadas, las listas de espera en los hospitales eran más largas y hasta el desenlace de la liga de fútbol profesional era previsible, etcétera y etcétera.
Con Franco --hablo de cosas vividas-- había que tener un conocido en el Instituto Nacional de la Vivienda para acceder a un piso de protección oficial, había que disponer de un certificado de buen comportamiento del alcalde de barrio (todos ellos miembros del Movimiento Nacional) para ejercer determinadas laborales comerciales o profesionales, y hasta era necesario palanganear para que tu hijo fuera al colegio público más cercano a casa.
Por no hablar de las licencias de importación concedidas a dedo que han constituido la base de algunas de las actuales fortunas.
Un día de estos habría que empezar a difundir los nombres y apellidos de quienes se hicieron de oro con exclusivas comerciales, desde licores hasta petróleo.
¿Grandes empresarios? Los había, pero eran cuatro, los más numerosos eran los de las licencias de importación a dedo y similares, empezando por las concesiones altamente rentables y sin competencia...
Pero por encima de esas y otras componendas, las fortunas eran hijas del chanchullo consentido, el clientelismo y el nepotismo. En fin, ¡hasta los estancos y las administraciones de lotería se concedían atendiendo a criterios "guerreros", por falangismo o por amiguismo! Era lo normal.
Había corrupción por doquier porque el régimen era la corrupción. Pues bien, de aquellos hábitos patrióticos se derivan en gran medida los lodos actuales.
..
Los listos siguen estando muy bien vistos y mejor considerados
Todos sabemos lo que significa ser listo... Y ahora hay políticos que caen de la higuera, o eso dicen, y levantan la voz para alertar a la ciudadanía de que la corrupción es uno de los grandes males de la Administración local. ¡Han descubierto la sopa de ajo! Por lo visto, los únicos que lo ignoraban eran ellos --¿o lo hacían ver?
¿O acaso creen que la gente con dos dedos de frente ignora, por ejemplo, que los principales beneficiarios de la singular ubicación de la estación del AVE de Guadalajara son... Bueno, esto que lo explique Esperanza Aguirre, la lideresa de la comunidad autónoma de Madrid sabe mucho de eso y de catolicismo del bueno...
Lo que más molesta es que nos quieran hacer creer que el fenómeno es nuevo. Pues no lo es, la única noticia es la identidad de los sinvergüenzas que engrosan la lista de los corruptos ya conocidos.
La corrupción está tan arraigada que lo realmente inquietante es que haya políticos sorprendidos, o que lo aparentan por conveniencia o porque acaban de caer de la higuera. No sé que es peor.
Las sombras del franquismo, de sus criterios, de sus enseñanzas y de sus beneficiarios son muy alargadas.

1 comentario:

  1. Completamente de acuerdo en todo lo que dices. Que poca menoria tiene la gente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.