15 octubre 2006

Las Navas ya no son del Marqués, sino del PP

Los autores del arboricidio son tres: un alcalde, Gerardo Pérez (PP); un consejero de Medio Ambiente, Carlos Fernández (PP); y el constructor Francisco Gómez, el Paloma.
El crimen consiste en construir una urbanización (1.600 chalés y cuatro campos de golf) en un paraje natural protegido. Y las víctimas son 35.000 pinos (95 hectáreas de bosque) y una colonia de cigüeñas negras, especie catalogada en peligro de extinción.
Todo empezó en 1999, cuando el alcalde de Las Navas del Marqués llegó a un acuerdo con el propietario de Unión Resinera, el Banco Santander, para que el ayuntamiento comprara las 7.000 hectáreas de monte que poseía en el municipio (ubicado en el extremo suroriental de la provincia de Ávila, colindando con la de Madrid) por 9 millones de euros.
..
El milagro se llama recalificación 
Los representantes del Banco de Santader, extrañados, hicieron una pregunta rabiosamente lógica:
¿De dónde iba a sacar tanto dinero un ayuntamiento de tamaño menor? Muy sencillo, recalificando terrenos.
¿Cuántas hectáreas serían recalificadas? Las suficientes para construir una urbanización con campos de golf. Pero, ¿aprobará la recalificación el Gobierno autonómico?
Rápidamente, el alcalde negoció con el consejero de Medio Ambiente. ¡Sin problemas! Y para demostrar que la Junta bendeciría la urbanización, el consejero adquirió el 20 % de las acciones de Montes de las Navas Sociedad Anónima, que sería la entidad encargada de poner en marcha el ambicioso proyecto urbanístico; en tanto que el ayuntamiento se quedó un 70% y la Diputación el 10% restante. Y el Banco de Santander vendió.
En el 2001, el nuevo propietario del paraje (Montes de las Navas SA) pactó la construcción de un complejo de chalés y campos de golf con la empresa Residencial Aguas Nuevas, que abonaría 9.157.000 euros por las 95 hectáreas necesarias para hacer realidad la nueva ciudad de vacaciones.
El titular de Residencial Aguas Nuevas es Francisco Gómez, el Paloma, constructor alicantino y presidente del Cartagena CF [¿por qué será que tantos constructores adinerados acaban comprando o presidiendo un club de fútbol?].
Para evitar inconvenientes legales, el Ayuntamiento de Las Navas del Marqués y la Junta pusieron en marcha el plan antes incluso de que se completaran los informes administrativos, técnicos y medioambientales, y cerraron la venta de las 95 hectáreas al alicantino, para lo que fue convocada una subasta que, tal como estaba previsto, ganó el Paloma; que además compró 215 hectáreas, 120 más de las previstas, pese a que por aquel entonces (febrero del 2002) el ayuntamiento sólo había recalificado 95. Y el Gobierno autonómico bendijo el proyecto y autorizó talar 35.000 pinos.
..
La denuncia del vecino que también quería su porción del pastel
Todo iba sobre ruedas, pero un vecino descontento porque a él no le habían recalificado un solar denunció los hechos en el juzgado. Tras el correspondiente y por tanto largo proceso, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha fallado que la urbanización es contraria a Derecho porque, entre otras cosas, invade zona protegida y el proyecto no es, evidentemente, de interés público.
Sin embargo, como el vecino denunciante no tenía intención de pedir la ejecución de la sentencia porque afectaría también a la finca que él desea recalificar, el Paloma empezó a talar pinos. Suerte para los pinos y para las cigüeñas negras que la organización ecologista Centaurea (WWF/Adena) informó al fiscal de Medio Ambiente, Antonio Vercher, de lo que ocurría. El ministerio público advirtió al alcalde de que si permitía la tala incurriría en un delito penal y el regidor, ante el riesgo de acabar inhabilitado e incluso en prisión, convenció a el Paloma que parara las máquinas, aunque el constructor ya había asesinado 3.000 pinos.
Así de simple es la historia, por mucho que algunos dirigentes castellanoleoneses del PP ya anden inventando justificaciones. ¿Aparecerá algún frasco de ácido bórico?
Las Navas debió ser terreno propiedad de un marqués, de ahí el apellido "del Marqués" que figura en su topónimo, pero desde hace años es coto del PP. Quizá el atrevimiento del constructor alicantino y la valentía de los ecologistas de Centaurea, que han logrado que parte del vecindario pierda el miedo y asuma sus responsabilidades, acaben con el franquito de Las Navas del Marqués y sus amigos de la Junta, que está visto que los tenía y bien situados.
¿Quedarán impunes las irregularidades y chanchullos perpetrados por el alcalde, el consejero y el constructor?
..
ACTUALIZACIÓN (18 noviembre 2007): 
El juez instructor del caso ha imputado a 14 personas, incluido el alcalde de Navas del Marqués y el ya ex director de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, cuyo gobierno ostenta el PP. Más información en El país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.