28 noviembre 2006

Irak y los medios: Juego de palabras con la guerra y la paz

Ya cansa. Cansa que los gobiernos anuncien iniciativas para evitar la guerra civil en Irak, como si todavía no hubiera guerra, ¡como si jamás la hubiera habido!
Es evidente que en Irak hay guerra día sí, día también, pues todos los días es noticia la muerte de 40, 230, 120, 510 o 600 personas en un país que, según dicen, está al borde de la guerra civil... ¿?
Pero las responsablidades de ese perverso juego de palabras van más allá, o más acá, de los gobiernos e instituciones. La inmensa mayoría de los medios de comunicación de Occidente repiten la cantinela oficial y los creadores de opinión, en especial los tertulianos de radio y TV, la argumentan para que gane credibilidad.
..
Imagen de la "paz" que reina en Bgadad
¿A qué esperan la prensa, radio y TV
para decir la verdad?: ¡hay guerra!
¿Acaso esperan la autorización de los gobiernos para llamar a las cosas por su nombre?
Los dos conflictos armados que se desarrollan actualmente de Irak, el civil y el que mantiene el ejército invasor contra no se sabe muy bien quiénes, son guerras. Sin ambages. Donde no hay guerra, sin embargo, es en España, por mucho que se hable de proceso de paz: «Es una forma de hablar», dicen los expertos en eufemismos.
Lo cierto es que hay formas de hablar descaradamente ideologizadas, se trata de llevar el agua al molino de quien interesa, lo que se denomina manipular.  
En fin, que con esa extraña forma de hablar que tanto abunda en Occidente resulta que en Irak no hay guerra. Resumiendo y para que los díscolos se enteren: sólo se podrá hablar de guerra cuando la autoridad lo permita.
..
ACTUALIZACIÓN:
Dos días después de haber editado este post, la decisión de cómo denominar el drama que viven los iraquíes quema las manos de los responsables de los medios de comunicación norteamericanos, tal como queda reflejado en GUERRA ETERNA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.