20 enero 2007

Guardias civiles: ¡Hasta el tricornio de los abusos!

La mayoría de guardias civiles están hasta el tricornio, ¡y con razón!, de las condiciones en las que trabajan.
Hasta la fecha, ningún gobierno democrático --de los gobiernos franquistas no vale la pena hablar-- ha afrontado la contradicción que supone utilizar un cuerpo militar con fines civiles. La seguridad de las personas y la tarea de hacer cumplir las leyes es un asunto civil, ¡no militar!, salvo que...
Hace escasas semanas, el Gobierno creó un resorte legal para utilizar el Ejército en misiones civiles en situaciones de emergencia. Medida esta loable y lógica para una eficaz gobernabilidad, pero precisamente por ello es absurdo mantener militarizada a la Guardia Civil.
Para colmo, los guardias cobran un salario mensual medio que es 550 euros inferior a la media del resto de fuerzas de seguridad, incluidos los agentes municipales.
Minutos después de concluida la manifestación celebrada hoy en Madrid, ya había simplistas del PSOE comentando que «se manifiestan ahora porque gobernamos nosotros»; y desde la otra orilla, la del PP, otros simplistas aprovechaban la protesta para criticar a Rodríguez Zapatero.
La vergüenza de que los guardias civiles estén malpagados, sean explotados y se les nieguen derechos básisos laborales e incluso humanos es responsabilidad de ambos, del PSOE y del PP, y en mayor o menor medida también lo es también de todos los partidos que han tenido o tienen representación en las cámaras legislativas.
PSOE y PP mejor callan y se centran en solucionarlo, ¡que ya va siendo hora!
..
..
MÁS detalles, en 20minutos.
..
ACTUALIZACIÓN:
El Gobierno parece haber reflexionado al respecto. En el tercer Consejo de Ministros de marzo ha decidido destensar la cuerda y reconoce que a los guardias civiles se les trata con flagrante desprecio y conculcación de derechos básicos: pulse aquí para obtener más información de los cambios legales y normativos aprobados. Es un primer paso, ¡por fin!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.