21 febrero 2007

«SGAE = ladrones»

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) protagoniza el titular que encabeza este texto, que es el bis del utilizado por Julio Alonso en su bitácora, MERODEANDO, en la que empleó esa expresión para calificar el criterio moral o ético con el que parece actuar la SGAE; motivo por el que esta organización gremial ha emplazado a Julio Alonso a destruir el texto so pena de enfrentarse a una querella.
«SGAE = ladrones» es una expresión llamada a concitar la atención del lector, herramienta periodística que --consideraciones al margen-- bien conocemos tanto quienes escribimos en los medios como quienes los leemos.
Titulares indicativos tanto o más sintéticos y aparentemente injuriosos que el empleado por Alonso son cotidianos. Es más, los hay descaradamente injuriosos e insidiosos y aquí no pasa nada. Por ejemplo, ¿cuántas veces un titular de El mundo o de La razón apunta que el PSOE es corresponsable o cómplice de la masacre del 11-M?, ¿cuántas veces Jiménez Losantos, conductor del espacio La mañana de la Cope, ha deslizado la acusación de que el actual Gobierno tiene acuerdos secretos con ETA que favorecen el terrorismo?
Cabe pues colegir que, en correspondencia con tan laxos criterios legales, a ningún funcionario de Justicia se le ocurrirá admitir a trámite la anunciada querella de la SGAE. Y si por las causas que fuere, un juzgado diera gusto a la SGAE, cabe también dar por hecho que otros jueces o la Fiscalía General del Estado abrirían procedimientos similares para dirimir las posibles responsabilidades en que ha incurrido Jiménez Losantos, que ha llegado a acusar a jueces y policías de urdir una trama para ocultar la verdad del 11-M.
Pero todo lo dicho son meras suposiciones, razonamientos o argumentos, porque la Real Academia Española de la Lengua dejó claro hace ya años y años y más años que el vocablo ladrón, en lenguaje coloquial, tiene las acepciones de granuja y pícaro. Y visto lo visto, ¿a estas alturas a quién se le ocurriría negar que la SGAE es granuja y pícara?, o granujilla y picarona...
Todo ello sin olvidar que, tal como ha sentenciado el Supremo en varias ocasiones, el derecho al honor es exclusivo de las personas, que no de las entidades, sociedades anónimas u otro tipo de organizaciones.
En resumen, la SGAE debería ser menos pejiguera y asumir que el sistema permite enriquecimientos desaforados que son legales, al igual que es legal decir que hay entidades a las que cabe calificar de ladronas por pícaras y granujas, sin comillas.
ENLACE al texto de MERODEANDO por el que la SGAE amenaza con denunciar.
Enlace a Todos contra el canon.
MÁS INFORMACIÓN en 20minutos.

2 comentarios:

  1. Pues ahora vuelven al ataque con el ADSL, una vieja aspiración suya.
    http://www.internautas.org/html/4119.html
    Esta gente es anti-cultura total, pero claro, lo peor es que no plantean alternativas, es su ley y nada más cuenta. ¿A quien le importa la cultura? A ellos desde luego no.

    ResponderEliminar
  2. y todas las firmas que se recogieron contra ese canon y que no sirvieron de nada? es indignante.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.