16 marzo 2007

La dirección del PSOE coruñés intenta ser "neocon"... ¿O ya lo es?

La subdelegada del Gobierno en A Coruña, cuyo nombre y apellidos conviene omitir para que no haga lo de siempre, que consiste en confundir la crítica política con los asuntos personales: ¡está sembrada!, que se dice vulgarmente.
Hace unos días, una manifestación de trabajadores del Ayuntamiento de A Coruña fue reprimida con contundencia innecesaria. Y ayer, la subdelegada del Gobierno volvió a demostrar que sus criterios de gobernación son harto singulares en una (teórica) socialdemócrata.
Ante la protesta, la funcionaria socialista echó mano del prontuario del autoritarismo y envió a los antidisturbios para que reprimieran a los despedidos por Atento, filial de Telefónica que deslocaliza servicios para ahorrar costes a fin de que la ex empresa pública incremente dividendos.
¿A qué venía semejante exageración administrativa? La manifestación era tan ilegal o alegal como las que en ocasiones convocan el propio PSOE, el PP o Batasuna, entre otros. ¡Pero eran trabajadores!, ¡pecado mortal!
Para colmo, aunque la reunión no suponía ningún riesgo para la seguridad de las personas, ¡estaba causando un embotellamiento!... Y eso preocupa enormemente porque revela que A Coruña es una ciudad urbanísticamente ahogada.  
De modo que, sumando inconvenientes, la subdelegada [que va en la lista de las municipales con el actual alcalde, Javier Losada] decidió echar mano de la excusa de la alegalidad para solventar el único inconveniente que preocupaba a los socialistas coruñeses: el embotellamiento... ¡Que se pierdan puestos de trabajo es una cuestión secundaria!
Convendría que Rodríguez Zapatero se diera un paseo político por A Coruña para comprobar que entre los peores enemigos de la racionalidad institucional y de la limpieza democrática debería incluir al aparato social-vazquista coruñés.
Viviendo en A Coruña, ser de izquierdas y votar al PSOE es una contradicción insuperable. La subdelegada del Gobierno --futura concejal-- y el PSdeG coruñés emulan a los neocon... o ya lo son.
MÁS INFORMACIÓN, en La opinión de A Coruña y 20minutos.
..
ACTUALIZACIÓN (24 horas después): 
El delegado del Gobierno en Galicia ha avalado a la gobernadora civil de la provincia argumentando que «las cargas policiales se ajustan a la ley» porque, según alega, la protesta interrumpía la actividad ciudadana y molestaba a otros trabajadores...
Pues bien, ¿por qué no son utilizados los antidisturbios cuando 200, 300 ó 400 noctámbulos --decenas de ellos ebrios o bajo los efectos de otras drogas-- gritan y rompen mobiliario urbano en la plaza del Humor u otros enclaves urbanos de A Coruña en los que el vecindario no puede dormir, o en los que cada mañana de sábado o de domingo es imposible caminar por la calle sin pisar botellas y vasos rotos? 
¿Por qué no son movilizados los antidisturbios cuando los de la conspiranoia acampan en la calle para difamar a policías y jueces? 
¿Por qué no actúan los antidisturbios cuando los transportistas de pescado de A Coruña interrumpen el tráfico por las disputas económicas que mantienen con sus competidores vigueses?, etcétera y etcétera.
Los criterios de la Delegación del Gobierno en Galicia son, por lo visto, tan singulares como los de la dirección del PSdeG coruñés.
MÁS INFORMACIÓN, en GALICIA CONFIDENCIAL.
.
2ª ACTUALIZACIÓN
Para tener una idea más cabal de la actitud del Gobierno municipal coruñés ante determinadas cuestiones, máxime cuando se trata de asuntos económico-laborales, lea esta recientísima información sobre la deuda que arrastra el consitorio con la seguridad social.

1 comentario:

  1. aluciné con esa carga. pensaba que esas cosas se las reservaban a los del metal en Vigo. La deslocalización empresarial es el mal de Europa. No nos daremos cuenta de su gravedad hasta que sea tarde. bicos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.