24 abril 2007

Francia: políticamente sana y socialmente viva

En Occidente, que más del 80 % de los electores participen en unos comicios es prueba inequívoca de que el país está políticamente sano --dentro de lo que cabe-- y socialmente vivo. Los franceses están de enhorabuena y sus partidos, también.
Al éxito de participación se añade otro hecho positivo y relevante: el abanico político y partidario es amplio.
Quienes afirman que el 56,9 % de votos que suman los obtenidos por Sarkozy (UPM, centro-derecha, 31,10 %) y Royal (PS, centro-izquierda, 25,80 %) suponen la consolidación del bipartidismo se equivocan de medio a medio.
..
Porcentajes obtenidos por el resto de los candidatos:
Olivier Besancenot, 4,12 %; Philippe de Villiers, 2,25;
Marie-George Buffet, 1,94; Dominique Voynet, 1,57;

Arlette Laguiller, 1,34; José Bové, 1,32; Frédéric Nihous, 1,16;
Gérard Schivardi, 0,34%; y abstención, 15,41%  
(El gráfico ha sido capturado en RFI Actualité)
El valor de los matices
El éxito del teóricamente centrista Bayrou (18,53 %) demuestra que el electorado valora los matices, incluidos los de corte personal, pues las diferencias políticas entre Bayrou y Sarkozy son inapreciables.
Sin olvidar que la circunstancia de que se trate de una votación en primera ronda, o eliminatoria, siempre favorece la concentración del voto en las formaciones mayoritarias.
A la postre hay tres claros vencedores, por este orden: el sistema democrático, Sarkozy y Royal. Los resultados también indican que hay tres opciones que están de capa caída, por este orden: los ecologistas, 1,57 %; el PC, 1,94; y el Front National, 10,54; aunque este último aguanta el tipo con soltura.
El descalabro del PC, aunque esperado --o temido--, ha sido una sorpresa por contundente. La decadencia de les verts es evidente desde hace ya varios años --máxime tras haber coqueteado con unos, con otros y con los de más allá--, pero ni los más pesimistas auguraban que el porcentaje sería inferior al 3%. Y Le Pen (FN), convencido de que alcanzaría el 20%, ha cosechado la mitad del trigo que esperaba. Frente a esos minoritarios derrotados --que en todo caso suman el 13,9% de los votos-- merece ser destacado el salto que ha protagonizado el candidato de la Ligue Comuniste Revolutionaire (LCR, troskistas), Olivier Besancenot, al que han respaldado el 4,12% de los electores.
En resumen, tres son las conclusiones más evidentes: Primero, el éxito del sistema y de los partidos; Segundo, la confirmación de que Francia es un país con un amplio y consolidado abanico partidario; y Tercero, ¿para qué andarse con rodeos?, todo indica que el sucesor de Chirac será Sarkozy.
Y de postre, es obligado resaltar que el hecho de que Francia resucite políticamente es una buena nueva para el conjunto de la Unión Europea.
INFORMACIÓN puntual, en 20minutos y El país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.