28 mayo 2007

Galicia: El PP ha recogido menos votos y hay perdedores que han triunfado

La pérdida de votos de la socialdemocracia coruñesa anuncia el fin del vazquismo
..
Tal como era de esperar, el PP ha sido el partido más votado en Galicia. Pero aunque parezca paradójico, es el gran derrotado. ¿Por qué?
Porque los conservadores siguen electoralmente a la baja y han perdido poder municipal. Valoraciones interesadas al margen --las que hacen los partidos-- y atendiendo a sus efectos en el futuro inmediato, los resultados más relevantes se han dado en la provincia de Lugo y en las ciudades de A Coruña y Ourense [infografía con datos al pie del post].
Que el PP cacharrista (de Cacharro Pardo) haya perdido el control de la Diputación provincial lucense es un acontecimiento político de profundo significado. Hasta hace escasos años, salvo en municipios aislados --sobre todo en A Mariña Luguesa y en el área suroriental de la provincia--, la preponderancia del PP era generalizada y arrolladora. Lugo ha dejado de ser sinónimo de derecha-derecha. Especial mención merecen los triunfos del BNG en Monforte y Ribadeo, y el del PSOE en A Pontenova.
..
Dos grandes derrotados: PP de Ourense y PSOE de A Coruña
Los otros dos grandes derrotados de la jornada han sido el singular PSOE de A Coruña y el PP de Ourense. Los vazquistas coruñeses han sido incapaces de movilizar al electorado --la abstención ha aumentado-- y para colmo, quizá cegados por las encuestas, soñaban con conservar el apoyo de los votantes conservadores y católicos que han mantenido a Vázquez en el poder durante dos decenios.
Y en Ourense, PSdeG-PSOE y BNG han arrebatado la mayoría consistorial al PP. Que el alcalde orensano no sea popular es un vuelco comparable al habido en la Diputación de Lugo.
¿Triunfadores? Ganar a secas, han ganado todos aquellos que han obtenido mayoría absoluta, pero triunfar han triunfado pocos y algunos han triunfado aunque no hayan logrado la alcaldía.
Entre estos últimos hay dos casos relevantes: Corina Porro (Vigo), que ha incrementado el número de concejales del PP (de 10 a 13), aunque gobernará la recompuesta coalición PSOE-BNG; y Carlos Negreira (A Coruña), que sin hablar de la ETA ni de la guerra civil ha incrementado la representación consitorial del PP (de 7 a 10), recuperando parte de los votos conservadores que el curioso socialista apellidado Vázquez rebaña al PP en los comicios locales.
El heredero de Vázquez (Javier Losada) tendrá que amigar con el Bloque... ¡O tirarse en brazos del PP! Cosa que, vistos los difusos criterios del PSOE coruñesista sería perfectamente lógico. De hecho, Vázquez, desde Roma, ya se ha pronunciado a favor de un pacto municipal PSOE-PP. Pero la cúpula del PSdeG mira para otro lado, aunque incapaz de replicar como merece al embajador de España cerca de al Santa Sede...
..

5 comentarios:

  1. Aunque siga Bugallo en Santiago, estoy alucinando ¿Cómo puede ser que el PP suba en Santiago? Si su candidato, el insoportable Conde Roa no ha hecho mas que sacar de copas a las nuevas generaciones... Pero bueno, el PP gallego va hacia abajo. Lo mas señalable es la victoria progresista en el rural, ya que en municipios como Vilasantar, con mayoría absoluta del PP durate 20 años, pasa a tener un alcalde "Bloqueiro", algo impensable en otras épocas.

    Otra cosa muy positiva es la ausencia de mayorías absolutas, tanto de un lado como del otro.



    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. Lo de Vázquez reclamando un pacto PP-PSdG es de locos...

    Pero creo sinceramente que el BNG debe negarse a pactar con este PSdG.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Y si estuviera entre nosotros, no dudéis que el pacto sería ese! ¡Lo que fuera antes de reunirse con bloqueiros peludos!

    ResponderEliminar
  4. Creo que son unos buenos resultados para Galicia. Ha habido importantes cambios de color en varias ciudades y municipios pequeños donde el poder llevaba demasiado tiempo retenido por la misma gente. Que muchas, anteriormente, mayorías absolutas necesiten pactos para mantener la alcaldía también es una buena noticia. En la política municipal, las ideologías se diluyen en cierta medida. Por eso creo que es importante que los regidores municipales se renueven con frecuencia o que, al menos, necesiten pactar, idependientemente del color político. Pienso que es la mejor manera para evitar la corrupción, los abusos de poder y la desidia del que se ve eternamente desempeñando el cargo. Algo demasiado habitual en las alcaldías.

    Por otra parte, preferiría que los pactos dependiesen única y exclusivamente de los responsables de cada ayuntamiento. Cada localidad tiene sus peculiaridades y no entiendo que todos los pactos sean del mismo color e impuestos por la dirección gallega del partido.

    Por poner un hipotético ejemplo, si en determinado municipio, el candidato del PSOE es un sinvergüenza y un corrupto que lleva mangoneando 12 años en el cargo, entiendo que sería muy coherente que el PP y el BNG llegasen a un entendimiento.

    Pero claro, en España la derecha y la izquierda se consideran a sí mismas, de entrada, absolutamente incompatibles y se afanan en distanciarse más que en entenderse.

    Saludos

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.