22 septiembre 2007

El Gobierno incumple su compromiso con la historia

Hace ya más de un año que remató la crispada polémica sobre los llamados papeles de Salamanca, los documentos públicos y privados que los franquitas rapiñaron en diversos lugares de España y depositaron en Salamanca.
En su día, este asunto fue ventilado por la Generalitat y la sociedad catalanas, dispuestas a recuperar lo que los golpistas del 18 de julio de 1936 habían robado. Pues bien, a fecha de hoy siguen sin ser ejecutados el decreto gubernamental y la sentencia de la Audiencia Nacional, cuyos magistrados dictaminaron que en Derecho es indiscutible que lo robado debe ser restituido a sus legítimos custodios o dueños.
El 80 % de la documentación confiscada por el franquismo y almacenada en Salamanca ya ha sido inventariada, ¡pero no ha sido devuelta a sus propietarios! 
El nuevo ministro de Cultura, César Antonio Molina, ha declarado en el Congreso, en respuesta a sendas interpelaciones de IU, ERC y CiU, que «por ahora» se opone a que los documentos salgan del Archivo de la Guerra Civil de Salamanca.
¿Quién es el ministro para rectificar por la vía de los hechos una decisión del Gobierno y, lo que es más grave, burlar una sentencia judicial?
Tanto el decreto del Gobierno [del PSOE] de fecha 15 de abril del 2005 como la ulterior sentencia judicial están sentadas en la sala de espera.
A esos legajos de la Generalitat republicana y de otras instituciones del resto de las Españas no restituidos se suman documentos de particulares. De hecho, la familia del abogado y político Ángel Ossorio Gallardo (Madrid, 1873-Buenos Aires, 1946), ministro de Alfonso XIII y embajador de la República, ha tenido que recurrir a los tribunales para reclamar documentos personales porque el Ministerio de Cultura se niega a devolverlos a sus legítimos propietarios.
Estos hechos han sido difundidos casi exclusivamente por medios de comunicación catalanes; por ejemplo, en El periódico de Catalunya); en tanto que en el resto de comunidades apenas tienen eco… Curioso.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. El comentario anteriorha sido suprimido porque las acusaciones que hacía contra la Iglesia Católica y el PP incluían delitos penales no denunciados, ni mucho menos juzgados ni sentenciados.

    ResponderEliminar
  3. Yo no la acusaré de nada (a la Iglesia Católica). Se acusa ella solita desde su historia y su "ejemplar" comportamiento de los últimos veintitantos años.

    Del PP qué voy a decir que no dejen ver ellos mismos a quien tenga ojos en vez de vendas ideológicas en la cara.

    El gobierno (que era el tema) se está luciendo de carajo... y van...

    Como pretendan obtener votos de esta manera van apañados. El mío lo están perdiendo. El que se postulen como los únicos que pueden evitar que gobierne el PP no ayuda nada.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.