27 septiembre 2007

El juez homófobo de Murcia persiste en su cruzada

¿Se acuerda usted de un tal Ferrín Calamita, el juez que el pasado mes de julio negó la custodia de dos niñas a su madre alegando que esta es lesbiana? Pues bien, el mismo funcionario vuelve a ser noticia por aplicar similar criterio homofóbico en otro caso de su incumbencia. El Consejo General del Poder Judicial --que ya entonces le incoó un expediente-- acaba de abrir otra investigación al perseverante señor Ferrín, en esta ocasión porque retrasa sin justificación la adopción de un niño por parte de un matrimonio de lesbianas. La decisión del Consejo ha sido adoptada por unanimidad.
Sin embargo, a quien esto escribe le sigue pareciendo incomprensible que ese juez siga siendo el titular del juzgado de Primera Instancia número 9 de Murcia ¡especializado en asuntos de familia!
INFORMACIÓN del caso Ferrín Calamita 2, en Público.

5 comentarios:

  1. A mí estas cosas me hacen pensar lo peor, que es:

    Que le abren un expediente porque es lo que hay que hacer para parecer un país moderno, pero mantienen a ese juez en el cargo porque en el fondo a una gran mayoría le parece mal que los homosexuales formen una familia.

    O eso es lo que pasa o... ¿qué?

    ResponderEliminar
  2. Este, al parecer, es uno de esos jueces que dicen: ¿Para qué quitarle la venda a la Justicia? ¡Quitémosle los ojos!

    Gracias, Félix. Empiezo los días con dosis altas de conciencia.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Eso no es un juez, es un delito con patas y toga!!!
    Y los que lo mantienen aún más.
    En mi curro si haces mal las cosas, adiós muy buenas.
    En la justicia?,jejeje, cuánto mas gilipollas seas más titular serás de un juzgado.

    Y a eso le llaman ¿justicia?, me vuelvo a marte que por lo menos todavía no hay jueces por ahí.

    Kisses sin toga

    ResponderEliminar
  4. dios mío, ¿pero a ese hombre nadie lo va a retirar?

    ResponderEliminar
  5. Si existiera menos corporativismo en la Carrera judicial este personaje ya hubiera sido sancionado como corresponde, por una infracción muy grave, dado que en estas actuaciones no sólo ha desoido la legalidad vigente, posponiéndola a su conciencia o moral particular, sino que se ha pasado por el forro de las gónadas la Constitución y su art. 14. No se si hay algo peor que pueda hacer un Juez que desoir la Ley que tiene que aplicar y es más, tirar piedras contra la Constitución que ha jurado (este no es de los de prometer). Y lo que corresponde por una infracción de esa gravedad es el apartamiento de la carrera judicial, y casi le hacen un favor, así no tiene que elegir más entre su deber -que parece no tener muy claro- y su conciencia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.