17 septiembre 2007

Greenspan y los falsos referentes éticos

Esta semana se pone a la venta el libro de memorias del ex presidente de la Reserva Federal (banco central) de Estados Unidos, Alan Greenspan: The age of turbulence: adventures in a New World [la era de las turbulencias: aventuras en un nuevo mundo].
Entre otras cosas, Greenspan acusa al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, de haber invadido Irak para hacerse con el control de los yacimientos petrolíferos iraquíes. Las memorias de Greenspan constituyen, aparte de otras cosas, un ejercicio de hipocresía supina.
Desde que la Casa Blanca decidió invadir Irak han sido miles las personas que han denunciado en la prensa, en la radio, en TV y en la Blogosfera que las causas reales de la invasión eran económicas, ¡no humanitarias, ni para vengar el atentado de la Torres Gemelas!; sin contar los millones de ciudadanos que se han movilizado contra la guerra.
Sin embargo, la práctica totalidad de los dirigentes políticos, económicos y mediáticos de Occidente --no sólo los de EE UU-- han despreciado e incluso insultado a quienes acusaban abiertamente a Bush y a sus aliados de mentir y de hacerlo para ocultar intereses. Mientras tanto, los Greenspan callaban.
Y ahora, ¿qué pretende Greenspan?, ¿lavarse las manos?, ¿dar carnaza para vender más libros? Puede que se haya arrepentido de haber silenciado la verdad y de haber contribuido durante años a que la Casa Blanca vendiera falsedades, no sólo respecto de la guerra, sino también económicas. ¿O acaso también pretende hacernos creer que él no sabía nada de los graves riesgos que entrañaban las hipotecas basura?
Si es así, si el contenido de sus memorias obedece a un arrepentimiento, bienvenido sea. Y punto. En todo caso, sobran las adulaciones a la falsa valentía de Greenspan y es patética la actitud de quienes hasta hace dos días también defendían la invasión y ahora, a la sombra de Greenspan o de otros arrepentidos, insinúan un hipócrita ya lo decía yo
Hay responsabilidades que están costando miles de vidas y decenas de miles de familias arruinadas. Ya no valen los golpes de pecho.
Bienvenido sea el arrepentido Greenspan, pero su probada falta de honestidad política durante años y años no merece ninguna felicitación ni disminuye su cuota de responsabilidad.
INFORMACIÓN sobre el libro-notición, en 20Minutos, BBC NEWS, El país y O Globo.

7 comentarios:

  1. ¿Y esta gentuza duerme bien por las noches, no?

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece una huída hacia delante, ahora que Bush ya empieza a coger el hedor de los últimos estertores. Hace meses nadie se atrevía a rechistar, pero ahora todos empiezan a justificarse bajo el yo no sabía nada pero ahora que lo sé lo denuncio.
    Lamentables declaraciones las que nos tocará escuchar a partir de ahora, sin duda.

    ResponderEliminar
  3. Así es. Ahora el carro al que hay que subirse para la autopromoción es la crítica pública a la invasión de Irak. Lo único destacable de este buen señor es que haya sido el más rápido en "iluminarnos".

    Lo terrible es que tantas personas hayan perdido la vida, y tantas otras no vean el modo de recuperarla, por el silencio cómplice de quienes callaron.

    Un abrzo.

    ResponderEliminar
  4. este señor no me gustaba cuando tenía su súper cargo, y ahora que no acepta el anonimato me gusta menos. valiente oportunista...

    ResponderEliminar
  5. Por lo visto está de moda que los cadáveres políticos pidan la extremaunción pública mediante la publicación de memorias.

    Que duro debe ser irse a la tumba con según que remordimientos.

    ResponderEliminar
  6. Dá la impresión que Bushito se está quedando solito, y que están empezando a salirle las pulgas. Por otro lado Greenspan pueda estar haciendo un acto de contrición perfecto y el domingo vaya a misa, confiese sus pecados y comulgue.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pura hipocresía USA. Ahora se trata de vender libros, que tenemos que decir, se dice y listo.

    Mienten más que hablan y venden a su madre por poder y negocio.

    Saludos

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.