22 octubre 2007

"El país" sigue siendo "El país"... en general

Hace 24 horas El país renació, fue reinventado o simplemente remozado, como usted prefiera. De entrada, convendría subrayar que para gustos hay colores.
Lo menos comprensible en casi todos los rediseños de periódicos es que los responsables de la operación se olviden de que gran parte de la fidelidad del lector (del cliente) está basada en que su periódico es como es. En este punto, el rediseño de El país es un acierto, pues hay cambios y novedades, pero sin romper.
Hace una semana, cuando el director de El país, Javier Moreno, adelantó las líneas maestras del nuevo rotativo hubo lectores habituales que dieron un respingo. Finalmente, no ha sido para tanto, aunque haya cambios notables.
Una cosa parece cierta: El país cambia con sus lectores; mas confiemos en que haya aspectos en los que el periódico madrileño se niegue a seguir la corriente y evite caer en el error de llevar la contraria a la realidad trivializando o maquillando [vicios muy arraigados en la sociedad española].
Hay cuatro aspectos que en mi opinión merecen ser destacados:
1. La primera plana es más limpia, con menos llamadas y las noticias están rigurosamente jerarquizadas, quizá demasiado. El cambio en la primera parece acertado --tiempo al tiempo-- porque conserva el molde al que están acostumbrados los clientes e incluso lo mejora.
Lástima del lema elegido, eso de periódico global suena grandilocuente y revela autobombo.
2. En Opinión han optado por poner las fotitos de los columnistas. Realmente, ¿hay necesidad de personalizar más los textos de lo que ya están con la firma?, ¿qué aporta divulgar la cara del autor?, ¿se trata de fabricar famosos? Es una medida que en cierto modo contradice algo que considero sustancial: lo más importante de una opinión o tesis es lo que dice, no quien lo dice. La foto refuerza la autoría, no el mensaje, ni aporta nada al contenido. Para colmo, alimenta el personalismo que tanto daño hace al oficio y también al negocio de informar.
3. El volumen de los textos se mantiene, lo cual se agradece, pues había quienes temíamos que decreciera, incluso que fuera reducido en exceso, error que en el que ya han caído numerosos diarios.
No reducir texto es lógico porque se trata de un periódico, no de un informativo de radio o TV. De hecho, cada vez más, el futuro de los medios escritos pasa por contextualizar y profundizar, pues la noticia fresca, el mensaje inmediato y breve lo proporcionan los medios audiovisuales e internet; y
4. Los cambios estéticos que mejor sensación dejan están en los suplementos, según todos cuantos me han dado su opinión, con la que coincido, pues en principio los cambios introducidos en Domingo y El país semanal mejoran ambos productos.
En fin, hay muchos más detalles, pero en términos generales El país sigue siendo El país, a mi criterio uno de los mejores rotativos del mundo hispano... ¡el mejor nunca existe!, y entre los destacados sería poco riguroso establecer una clasificación.
Además, en el caso de El país lo que causa cierta desazón entre numerosos lectores no es la estética, ni los corondeles ni el orden, sino la pérdida de calidad y de "compromiso" social que denotan algunos textos y, sobre todo, hay lectores a los que nos disgustan las decisiones editoriales, pues denotan cierto eclecticismo (los editoriales han perdido rigor). Sobra ese toque de ombliguismo con el que a veces El país parece dispuesto a competir con dos medios claramente partidistas y dogmáticos que se editan en la capital del reino. Confiemos en que los responsables de contenidos de El país dejen de mirarse en ese distorsionador espejo, o al menos que no lo hagan entre las 16 y las 22 horas, que es el horario de horno de las redacciones.

6 comentarios:

  1. Al menos reconocerles el buen gusto contratar al coruñés y amigo Alberto Vázquez (alberto-vazquez.blogspot.com) de ilustrador!.

    ResponderEliminar
  2. A min tamén me gustou, en xeral, o estilo das reformas de EP: cambios que non desconcertan ó lector. A orde das páxs. é algo ó que se hai que habituar. Paréceme que a letra é máis grande, máis clara ou máis redonda, non sei. E as páxs. de opinión agora parécense máis ás de La Vanguardia. Pero, en fin, non está mal: o de periódico global si que é un pouco rimbombante, pero El Mundo anunciase como "el gran periódico en español do mundo" ou algo así.

    ResponderEliminar
  3. Marcos, é unha honra coñecer a túa opinión na "miña casa". Unha aperta.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado este post, aparte que nos ofrece la posibilidad de apreciar los post del mismo asunto en otras bitácoras. Creo que El País marca la pauta en España y estoy de acuerdo en no entender la dichosa costumbre de poner la foto de los columnistas, en plan a la americana, digamos. Creo que si mi foto saliera en este humilde comentario, pues, otro gallo cantaría, salvo que fuese muy bueno. je :)

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, lo mejor de El País es su contenido. Es un periódico para lectores de periódicos: ni más ni menos. Y ya es bastante. Un reportaje estupendo sobre Guantánamo, una entrevista al obispo Setién, Maragall, el artículo de Vargas Llosa, la crónica de la cena con el Rey, la entrevista a Lessing, la nueva sección de Enric González (un periodista imponente), Manuel Vicent, el reportaje sobre el surfero millonario en El País Semanal... Es una lectura indispensable, feliz. El País no es un periódico perfecto, desde luego, pero en España no hay ninguno de su calidad. Saludos, Félix, y gracias por tu entrada y por los enlaces. Quería leer y hablar de esto.

    ResponderEliminar
  6. es cierto, M, no hay ninguno de su calidad, aunque algunas de las cosas que han hecho en los últimos tiempos me hayan decepcionado. el diseño me gusta, aunque, qué le vamos a hacer, echo de menos el de antes, igual que cuando introdujo el color en las fotos no me gustó. pero esencialmente han seguido la misma línea, lo que está bien. tampoco me gustan las fotos de los columnistas.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.