10 octubre 2007

¡De locos!: Culpan a la palangana (YouTube) de que el agua esté sucia

Google España, responsable de YouTube, ha precisado que el padre del discapacitado mental utilizado por un grupo de descerebrados para filmar un vídeo vergonzante no se ha dirigido a la compañía para solicitar la retirada de la filmación.
El vídeo, una vez colgado en YouTube, ha estado al alcance de cientos de miles de internautas que durante semanas y semanas lo han disfrutado; ¡muchos hasta se han reído! «Tiene gracia», he oído decir aún hoy a un fulano...
No hay razón ni motivo para dudar de lo que dicen los gestores de Google España. Pero hay un detalle sustancial:
¿No es posible que YouTube adopte algún tipo de medidas en coordinación con las autoridades de cada país para, si más no, agilizar los procedimientos de alarma con la finalidad de descolgar a la mayor brevedad vídeos como el de marras y otros de catadura similar? YouTube es una plataforma útil para múltiples cometidos, no cabe satanizar la tecnología ni a quienes la gestionan.
..
Contradicciones reveladoras
Salvo filmaciones de contenido pornográfico, todo tipo de vídeos pueden ser colgados sin problema alguno. Controlar que todos y cada uno de ellos respetan la ley y cumplen mínimos de corrección humana es prácticamente imposible. En cierto modo, es la inevitable cuota de la libertad.

Pero, ¿hay derecho a humillar a un discapacitado, a una mujer, a un niño o a un varón robusto y fuerte de 30 años que está en su plenitud física?... Lo grave de este asunto no radica en que el objeto de la burla haya sido un discapacitado; lo más grave tampoco es que sea prácticamente imposible detectar posibles abusos entre los miles de vídeos que se cuelgan cada día en la plataforma, ¡lo grave y preocupante es la acción perpetrada por los autores del vídeo!
Pero de un tiempo acá, vejar al prójimo físicamente y alardear de ello forma parte de la cultura de un segmento social embrutecido que siempre ha existido, ¡no es fruto de la tecnología!
El vídeo de marras ha estado colgado durante semanas, lo han visionado cientos de miles de ciudadanos y nadie dijo ni mu, tampoco las autoridades.
Y ahora quieren fusilar a YouTube... Es lo más fácil y nada arregla.
TEXTO relacionado: "Las carencias de YouTube".

4 comentarios:

  1. Botemos, Félix, botemos...

    Es tan vergonzoso todo, que no tengo palabras. Pero sin duda los símbolos hace tiempo que están por encima de las personas...

    ResponderEliminar
  2. Internet ganará y junto con internet la verdad... tienen miedo...

    Tarde o temprano inernet colocará a cada uno e su sitio.

    Sonreid por que el nuevo mundo se acerca :-)

    ResponderEliminar
  3. Lo que comentas tiene sus aristas porque una vez comenzada la censura uno no sabe hasta donde llegará. Mira, te contaré algo: Participaba en una comunidad de MSN donde se reunía gente que escribía y era, aparentemente, gente sensible. Un día una de las participantes de ese lugar colgó un currículum en chiste donde se reían de un hombre de pocas luces y ponía la foto de una persona con rasgos aindiados (latinoamericanamente aindiados). Yo tengo un hijo que es autista y soy muy sensible a ese tipo de bromas, por lo que me quejé. Resultado: No formo más parte de esa comunidad, para todos era tonto que me doliera y por lo tanto no tenía que dolerme (lo que no evitaba que me doliera, por supuesto).

    ¿Qué puedo opinar entonces de esto? Las imágenes (que jamás vi) de un grupo de gente riéndose de una persona discapacitada no se diferencia mucho de la imagen mental de un grupo de gente que se ríe de un chiste de discapacitados. Además siempre se tendrá la duda ¿Es real o es fingido? ¿El tipo era esquizofrénico o lo fingía?

    El problema no es que se haya colgado ese video en youtube, de hecho, youtube no debería censurar ningún tipo de video de los que se cuelgan en sus páginas, el problema es que hubo gente que lo hizo y que fue, aparentemente, un éxito, que la gente lo veía y lo comentaba y hasta, seguramente, lo recomendaba.

    No es youtube quien tiene la enfermedad, sino la sociedad. No es un hecho casual el éxito de las páginas pornográficas ni el buen negocio que muchas representan, ni es casual que existan páginas donde uno puede colgar las fotos en cueros de su pareja, o ex-pareja, sin que se tenga una confirmación exacta de su edad o su consentimiento.

    La ley no ha de perseguir a quien permite se haga exposición de ello, sino que ha de aprovechar que exista quien permite que ello se conozca y perseguir y capturar a los responsables del delito. No comete delito (o al menos, no tan grave) quien expone un video de este tipo, sino quien lo graba y también quien lo festeja.

    Es algo de sentido común supongo.

    Y no, no ha de censurarse, porque si permitimos que se censure eso terminaremos viendo como, por las razones que sean, se censuren sitios como este.

    Y eso, sí sería delito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sergio, yo sí vi el vídeo del discapacitado --hace apenas una semana, cuando empezó a hablarse con profusión del caso-- y la verdad es que no aprecié que la víctima fuera un discapacitado; incluso me pareció que se trataba de una "absurda diversión" entre compañeros o conocidos del procedentes de un botellón. Resultaba patético y producía vergüenza ajena, pero no aprecié más maldad o desconsideración de la que ya parece ser habitual entre los pandilleros que pululan por las ciudadaes.
    Coincido en que el meollo del asunto no está en YouTube, ya lo indico en el texto, y creo que lo realmente chocante es que una vez destapado el caso por el padre de la víctima las autoridades no hagan lo imposible por identificar la IP desde la que se descargó la filmación y, con ello, tratar de identificar a los autores de la gamberrada, la cual, por cierto y teniendo en cuenta que era un discapacitado podía haber acabado comoel rosario de la aurora.
    Saludos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.