21 octubre 2007

La reforma de la UE es tan "prudente" que apenas introduce cambios sustanciales

La lectura de las modificaciones aprobadas y la consulta de una veintena de textos permiten concluir que la cumbre de la Unión Europea (UE) celebrada esta semana en Lisboa ha aportado novedades de valor prácticamente nulo para avanzar en la llamada construcción europea. Hoy, no obstante, es obligado reconocer los avances son difíciles debido entre otras cosas de menor calado a estos cuatro inconvenientes:
1. El proceso de ampliación desarrollado durante los últimos años, pasando de 15 a 27 socios, ha permitido el ingreso de países cuyas condiciones y estructuras económicas adolecen de graves inconvenientes y, lo que es peor, en algunos casos ni siquiera han adecuado todavía sus legislaciones;
2. La actitud del gobierno ultranacionalista polaco impide progresar en aspectos básicos.
En las elecciones generales de Polonia, celebradas precisamente hoy, el partido gobernante, el filofascista Ley y Justicia, ha perdido los comicios y todo indica que el nuevo ejecutivo será liderado por Plataforma Ciudadana, de base ideológica liberal y de corte europeísta;
3. El boicoteo sistemático de Gran Bretaña a cuestiones fundamentales; y
4. La renuencia a utilizar la cooperación reforzada, que forzaría a los socios euroescépticos, ultranacionalistas o económicamente codiciosos a dar pasos en pro de, por ejemplo, la armonización fiscal, la elaboración y aplicación de una política exterior común y hacer realidad la libre circulación de las personas, entre otras cosas;
No obstante, ha habido cinco avances formales y siete políticos de notable alcance. Los primeros son estos:
Cuatro reformas administrativas
1. La presidencia del Consejo dejará de ser rotatoria y semestral, pues será ostentada por una misma persona durante dos años y medio. En este punto es obligado destacar el descaro de Gran Bretaña, que pese a poner freno a la construcción europea ha tenido la desvergüenza de proponer, aunque informalmente, que el primer presidente de la UE reformada sea Tony Blair;
2. Se crea la figura institucional del Alto Representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, que además será miembro nato de la Comisión Europea con rango de vicepresidente;
3. La Carta de Derechos Fundamentales será de aplicación obligada en todo el territorio de la Unión (salvo en Gran Bretaña), medida que apenas tendrá efectos pues el documento se limita a recoger derechos ya contemplados en las cartas magnas y legislaciones de la mayoría de los Estados miembros (hay países del Este europeo que deben hacer reformas legales);
4. Reducir el número de miembros de la Comisión Europea. Actualmente son tantos como países socios (27), lo que ha convertido el Ejecutivo en un órgano parlamentarizado y escasamente ágil. A partir de ahora serán como máximo de 2/3 del número de socios (o sea, 18); y
5. La Unión Europea tendrá personalidad jurídica única, lo que pone fin al dislate de que distintas instituciones u organismos posean personalidad jurídica propia o independiente por mor de los sucesivos tratados, acuerdos y convenios paralelos que han ido configurando la UE; caso del Tribunal de Justicia, por ejemplo.
Siete avances políticos reales, pero casi todos de corto alcance
En lo más sustancial, la política, sólo se han producido siete avances reales:
1. El derecho de veto o bloqueo (la prerrogativa de que un país socio impida aprobar directivas y políticas comunitarias) quedará circunscrito a tres ámbitos: política exterior (lo que debilita la figura del Alto Representante), presupuestos y fiscalidad (esto último ya es una imposición histórica de Gran Bretaña, apoyada por Austria y Luxemburgo);
2. Las decisiones de los Consejos de Ministros de la UE que requieran mayoría cualificada se tomarán aplicando un nuevo sistema de la doble mayoría, por el que el aprobado deberá contar con el sí del 55 % de los Estados miembros y que estos sumen el 65 % de la población de la Unión;
3. Un tercio de los parlamentos estatales de los países socios --es decir, 9, y siempre que se pongan de acuerdo entre ellos-- podrán forzar la reforma de proyectos legislativos;
4. Se incrementa significativamente el poder de codecisión del Parlamento Europeo; es decir, aumentará el número de asuntos que para ser aprobados no bastará con que lo hagan los representantes de los Estados (los Consejos de Ministros) sino que deberán contar con el visto bueno del legislativo;
5. La mini-reforma introduce la iniciativa legislativa popular, por la que un millón de ciudadanos (firmas) podrá instar a la Comisión Europea a que proponga una directiva (ley comunitaria);
6. Se regulará la posibilidad de que un Estado miembro abandone la UE; y
7. Entrará en vigor un mecanismo automático de cooperación reforzada en materia policial y penal.
Si el proceso de ratificación que deben cubrir todos los Estados miembros se desarrolla con normalidad, las novedades entrarán en vigor en 2009.
..
Foto de familia de los jefes de Estado y de gobierno participantes en el
Consejo Europeo de Lisboa (pulsar sobre la imagen para ampliarla).
ENLACE de interés: síntesis del Tratado de la Unión (en formato PDF), también conocido como el Tratado de Lisboa, que una vez ratificado sustituirá al suscrito en Niza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.