02 noviembre 2007

La cienciología es una fe y como tal, asunto privado

La Iglesia de la Cienciología, que hasta ahora estaba oficialmente considerada y catalogada como "asociación de base religiosa" en el Ministerio del Interior español, puede inscribirse como una entidad religiosa, según sentencia de la Audiencia Nacional. La cienciología es una creencia basada en principios morales y es de esencia pretendidamente filosófica, e incluso científica. En Estados Unidos ya había obtenido el estatus de religión, en tanto que en otros países de Occidente se le negó esa consideración e incluso ha sido catalogada oficialmente como secta, caso de Francia.
Sede la Iglesia de la Cienciología,
en Madrid
Lo más relevante de este asunto es que hay quienes profesando otra religión niegan a la cienciología ese carácter; actitud que mantienen, entre otros, los dirigentes católicos --ser cristiano es otra cosa-- pese a que su doctrina está fundamentada en axiomas de imposible comprobación y en algunos casos de manifiesta irracionalidad.
Los detractores de la decisión judicial arguyen --con la finalidad de desacreditar a la cienciología-- la circunstancia de que miembros de la nueva religión han sido acusados de delitos de carácter económico, como así ocurrió en Madrid hace seis años, procedimiento este que fue sobreseído.
Sin embargo, ese alegato también podría ser esgrimido para denostar otras confesiones, incluida la católica --iglesia esta de la que decenas de sus sacerdotes se han visto involucrados e incluso condenados por diversos delitos, incluido el de abusos de menores--.
Presuntas verdades servidas al gusto
La presunción de que hay religiones verdaderas y falsas obedece a un debate que es ajeno a la Justicia. Además, tal como demuestran los hechos, este debate es alimentado por los seguidores de las religiones que se erigen como "la única verdadera".
Toda religión es, básicamente, una suma de creencias y ritos; la decisión de asumirlos es de índole personal y radicalmente legítima
El derecho del individuo a practicar una religión debe ser protegido, salvo cuando se trate de una fe que propugne ilegalidades, contravenga el Estado de Derecho o atente contra los derechos de otros individuos o contra los del conjunto de los ciudadanos.
Curiosamente, hay principios básicos de convivencia que pese a ser tan simples como los descritos son habitualmente cuestionados e incluso burlados por los seguidores de algunas de las religiones que ahora --interesada e hipócritamente-- se rasgan las vestiduras por el dictamen judicial que otorga a la cienciología carácter de religión.
INFORMACIÓN puntual en El país y Público.
DE INTERÉS: Enlace al capítulo sobre la cienciología, su historia y fundamentos, en Wikipedia, y enlace a la ePágina oficial de la sección española de la Iglesia de la Cienciología.

4 comentarios:

  1. Me parece lógico y de justicia. Tanto derecho tiene la cienciología como las otras religiones

    ResponderEliminar
  2. pues yo creo que la cienciologia és una secta. El documental "Scientology and me" és interesante.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la información y la opinión. :-)

    ResponderEliminar
  4. Se ha hecho justicia con los cienciólogos, cada cual es muy libre de creer en lo que quiera. Lo que me sorprende es lo que dices de "El derecho del individuo a practicar una religión debe ser protegido, salvo cuando se trate de una fe que propugne ilegalidades, contravenga el Estado de Derecho o atente contra los derechos de otros individuos o contra los del conjunto de los ciudadanos". Después de la beatificación en masa y de algún comentarío de algún cura... la iglesia católica, apostólica y romana incumplen el estado de derecho y atentan contra los derechos humanos, puesto que mataron en nombre de dios, y encima se les premia o reconoce con una mención honorífica "el ser santos".

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.