15 diciembre 2007

Dos independentistas gallegos y una bomba casera

La detención de José Manuel Sánchez Gorgas y Santiago Vigo Domínguez a bordo de un coche en cuyo maletero portaban una bomba de fabricación casera demuestra, está vez de forma inequívoca, que el grupo de independentistas gallegos agrupados en torno al manifiesto Resistência Galega ha perdido el norte y optado por el uso de la violencia.
Lo más reseñable de las detenciones --que son tres, pues horas después fue arrestado el propietario del vehículo-- es que se produjeron de forma casual y que los apresados adolecen de experiencia como activistas y de madurez personal (tienen entre 19 y 21 años de edad).
Los independentistas que se identifican como grupo utilizando el titular del manifiesto Resistência Galega apenas suman una veintena, acaso una treintena o poco más si se tienen en cuenta a los amigos personales y simpatizantes que, voluntaria e ingenuamente, prestan cobijo, vehículos o dinero.
Sus medios son tan precarios que ni siquiera merecen la denominación de infraestructura. No obstante, en Portugal han intentado --o intentan-- crear una retaguardia al modo de la que posee ETA en Francia; si bien comparar una y otra es objetivamente un absurdo.
Aislados socialmente, los activistas de Resistência Galega carecen de vínculos con todo tipo de organizaciones nacionalistas, excepto con la marginal Asambleia da Mocidade Independentista (AMI), según fuentes oficiales, si bien ni siquiera está comprobado de forma fehaciente y esa posible relación se basa en que los detenidos poseían textos y documentos de AMI.
Quienes hablan de una ETA gallega, exageran, ellos sabrán por qué o para qué.
..
INFORMACIÓN puntual, en La voz de Galicia y VIEIROS.
TEXTO relacionado en ImP:Resistência Galega: bombas y eclecticismo”, que incluye enlace a una entrevista con un miembro del colectivo de independentistas que fue difundida en el 2006.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.