10 diciembre 2007

En el Rif aún quedan rastros del gas mostaza que lanzó España en 1922

El Congreso se negó a reconocer la responsabilidad del Estado español
.. 
Por las razones que sea, merecedoras de aplauso, hoy el diario Público ha convertido en noticia el recuerdo de que «tras el desastre de Annual (1921), la revolución del líder rifeño Abdelkrim tenía que acabar a cualquier precio. Por un puñado de marcos, España se hizo con armas químicas».
La venganza por la derrota de Annual oscureció una guerra que ya de por sí era trágica y cruel, recuerda el reportaje de Público.
Mohamed Salah Faragi, anciano
bereber que siendo niño vivió
 los bombardeos con obuses
que contenían gas mostaza
En efecto, en 1922 el Gobierno español --reinaba Alfonso XIII-- compró gas mostaza a sendas industrias francesa y alemana y tuvo el honor de ser el tercer país de la Eurpa moderna en utilizar gas venenoso, emulando la barbarie que se vivió en las trincheras francesas y alemanas de la Gran Guerra de 1914-1918.
El Gobierno de Alfonso XIII se propuso y consiguió «dar una lección» a los independentistas rifeños. Hace pues 84 años la aviación española gaseó las posiciones de los insurgentes, pero además lo hizo de forma chapucera, pues también lanzó veneno en campos de cultivo y sobre poblaciones para, según argumentó el mando, «arrasar la retaguardia de la guerrilla».
Nunca se hizo el más mínimo esfuerzo para saber cuántos insurgentes y población civil murieron a causa de los obuses que contenían gas mostaza, ni tampoco cuántas víctimas provocaron las secuelas (cáncer y enfermedades pulmonares), que todavía hoy son constatables en ancianos que siendo niños sobrevivieron al episodio.
Recordar el olvidado bombardeo sirve para contrarrestar la vergüenza que cierto número de periodistas sentimos el pasado mes de febrero de este año, cuando la práctica totalidad de los medios de comunicación españoles silenciaron que el Congreso de los Diputados había rechazado una propuesta respaldada por ERC, PNV e Izquierda Unida para que el Estado español asumiera sus responsabilidades por asesinar a miles de inocentes en la colonia norteafricana.
En febrero, cuando las Cortes se cubrieron de gloria, el injustificable silencio de la inmensa mayoría de los medios fue ilustrativo de... Ponga usted el calificativo.
De la mala memoria del Congreso sólo se hicieron eco unos cuantos periódicos, un puñado de emisoras de radio y un ciento de bitácoras: "El Congreso entierra el Guernica del Rif".
ENLACES:
En Público, el reportaje comentado, del que son coautores Javier Rada y Tarik el Idrissi, y
20minutosque reproduce testimonios de supervivientes de los bombardeos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.