20 febrero 2008

Instructiva excursión al territorio de la Blogosfera y el periodismo

Bella Palomo (licenciada y doctora en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Málaga) firma un didáctico y sabroso estudio sobre el periodismo y la Blogosfera, circunscrito al ámbito iberoamericano:
«Desde que en 2001 comenzara la expansión del fenómeno blog --empieza el texto-- a iniciativa de cientos de ciudadanos norteamericanos que encontraron en esta herramienta la forma más rápida para expresar cómo vivieron aquel trágico 11 de septiembre , la Blogosfera ha centrado el interés de investigadores y ha monopolizado la temática de muchos congresos en todo el mundo. En el siglo XXI tener un blog está de moda , y este éxito lo ha convertido en la modalidad de periodismo participativo más practicada y el ejemplo más evidente del do-it-yourself journalism.
«A pesar de esta gran acogida, el escenario que refleja el ejercicio del periodismo ciudadano no ha estado exento de polémicas, y los estudiosos se han hecho eco de las dos principales tendencias, concretadas en la defensa y la crítica del periodismo abierto. Estas dos corrientes parecen irreconciliables, y enfrenta a aquellos que se rinden a las bondades del nuevo medio y atribuyen el rango de periodista a cualquiera que construye un blog, y aquellos que consideran que el manejo de una herramienta no te cualifica para ser un profesional en regla, al igual que no se puede calificar de informático a alguien que trabaja con ordenadores, ni es médico quien se automedicamenta o sabe colocar un termómetro».
Autora también de El periodista online: de la revolución a la evolución (2004), Estructura editorial: diseño, navegación y usabilidad (2005), Periodistas en la red (2005) y Color, tipografía e imagen en la prensa digital (2007), el nuevo trabajo de Bella Palomo merece lectura reposada, pero no solo por parte de los periodistas, sino también por todos aquellos que difunden y comparten sus vivencias y pensamientos gracias a la Blogosfera.
ENLACE a "Periodistas iberoamericanos con voz en la blogosfera", por Bella Palomo; vía Diálogos de la Comunicación, que ofrece la versión completa en formato PDF.

5 comentarios:

  1. Siempre me ha espantado la tendencia a etiquetar que tenemos, desde que uno nace hasta que muere se la pasa etiquetando. De hecho, para inscribir un blog hay que decidir que etiquetas le ponemos y al pie de cada post también debemos poner tags, es decir, etiquetitas.

    A mi me parece que el bloggero común ni por las tapas piensa que está haciendo periodismo con su blog, habrá quien así lo crea por supuesto, pero la mayoría celebramos la existencia de un medio en el cual podamos decir nuestra opinión de manera pública, como en la antigua Ágora, sin tener que pasar por las manos de un editor que, seguramente, nos haga saber que no coincide con lo que decimos. Más allá de que nuestra opinión sea correcta o incorrecta es nuestra opinión y la damos, en ejercicio de nuestra subjetividad galopante.

    También veo como trivial la discusión que hace recaer sobre internet la culpa de la agonía de los periódicos cuando en realidad el periodismo escrito agoniza por
    razones muy distintas, como por ejemplo, no haber logrado renovar su percepción de negocio y la baja calidad de muchos de sus contenidos. Antes, cuando los periodistas nacían o se hacían bajo el fuego los periódicos tenían muchísima más sustancia que en la actualidad, ahora los diarios son una empresa, un negocio, no un medio de comunicación o de información. Hay diarios opositores al gobierno, diarios oficialistas, pero muy pocos que den una visión de lo que sucede aproximada a lo que percibe el ciudadano de a pie y eso tiene su costo.

    No me imagino, en esta época, un nuevo caso Watergate en los EE.UU. sino, por el contrario, imagno que en la actualidad serían más los editores y dueños de periódicos dispuestos a "cerrar el pico" a ambos periodistas que a publicar sus descubrimientos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué manías que tienen algunos por confundir las cosas.
    Lo que queremos los que escribimos blogs (muchos de nosotros) es que el verso aquel que nos vendieron en la escuela sobre la libertad de expresión sea efectivo.
    Pero en la sociedad judicializada en la que vivimos cada vez hay mas normas y se nos exige licencias para mas cosas, y eso avanza como una locomotora hasta que ya no podremos sacar una foto sin una licencia, ni escribir un texto, ni andar en bicicleta, ni tener un perro, ni comprar dixán, ni fabricar lejía (y aunque parezcan ridículos no son al azar). No incluyo la licencia para manifestarse, porque el caso de los "españolistas" vs. "galleguistas" lo ha dejado claro: sin licencia, palo.
    Cumplirlas o no cumplirlas depende, en general, de lo duro que sea tu abogado en un juicio.
    Y si no tienes licencias ni abogado, vas a trabajar, vuelves a casa y miras la tele. "Y no te metas en líos", que diría Alcántara.

    ResponderEliminar
  3. Pues lo único importante que se aprecia en este estudio es una conclusión bastante evidente: que el periodista digital tiene un nombre y el tradicional carece de él.
    De esta simple frase se pueden sacar conclusiones determinantes para el futuro del periodismo digital...un periodismo de columnistas, pocas noticias bien tratadas y reflexionadas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por eso y por el escaparate, Félix.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.