05 marzo 2008

El binomio Uribe-Bush y el mesiánico Chávez enlodan Latinoamérica

Existe la posibilidad real, de momento reducida, de que Colombia, Ecuador y Venezuela, con la inestimable ayuda de Estados Unidos, se enzarcen en una guerra.
A propósito del empeoramiento de las relaciones entre los tres países hispanos, estas son palabras de una extraordinaria docente y bloguera colombiana:
Apreciado Félix,
Te escribo para decirte que, a pesar de mi ausencia de la Blogosfera por asuntos de tiempo y prioridades, por aquí sigo todavía, a lo lejos, en la confundida Colombia.
Hacen falta voces equilibradas que miren y se pronuncien acerca de la difícil situación por la que atraviesan mi país y las comunidades de los países vecinos. Nosotros no queremos una guerra y creo que, salvo sus gobernantes, las mayorías venezolanas y ecuatorianas tampoco la quieren.
Sé que tal vez mi voz no es la más ecuánime, toda vez que soy habitante de uno de los países en conflicto, pero creo que los dirigentes políticos de los países vecinos a toda costa están tratando de desprestigiar a nuestro gobierno, para justificar una eventual incursión armada, por motivos diferentes a los argumentos esgrimidos ante la comunidad internacional.
[Suscribe la carta Marta Restrepo, administradora del blog Markota.
Quien desee conocer mejor a Marta que pulse y lea el post "Markota, la emoción de la razón", en la bitácora AL DESNUDO EN MI BALCÓN]
..
Álvaro Uribe y George W. Bush, durante uno de los
numerosos viajes del primero a EE UU, con cuya
Administración  mantiene estrechas relaciones
La realidad es compleja y fácil de
manejar para generar enfrentamientos
Marta destila inquietud ante la posibilidad de que los gobiernos de Colombia, Ecuador y Venezuela hagan realidad las inquinas propias y las que desde hace varios años fomenta el Gobierno de EE UU, de forma que acabe estallando un conflicto armado entre hermanos que carecería de toda lógica social y también política.
Convendría poner las cosas en su sitio, aunque el sitio (la realidad) sea difícil de aceptar:
Primero:
Es evidente que el gobierno colombiano ha cometido un grave error al dejarse convencer por Washington de la conveniencia de atacar a las FARC en territorio extranjero. La determinante influencia de EE UU en esa decisión está probada, tanto que incluso ha sido ventilada en los medios, cosa que rara vez ocurre cuando se trata de acciones propiciadas por la inteligencia norteamericana.
Segundo:
Nadie duda de que el objetivo de esa intervención no era, ni por asomo, Ecuador o sus habitantes; sino que la finalidad era matar a Reyes porque estaba negociando con los gobiernos ecuatoriano, venezolano y francés la liberación de varios secuestrados por las FARC, entre los que figuraba la ciudadana galo-colombiana Ingrid Betancourt. El Gobienro de Colombia quería frustrar a toda costa el éxito político de quienes apuestan por una solución negociada al largo conflicto civil colombiano.
Tercero:
La intención última de Bogotá, a instancias y por interés de EE UU, era y es dinamitar toda posibilidad de alcanzar un alto el fuego y que determinados criterios se conviertan en elementos imprescindibles a la hora de diseñar el futuro de Colombia y, por extensión, de la región norte de Sudamérica y Centroamérica.
Cuarto:
La reacción del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha sido premeditadamente exagerada y obedece a motivos --que no a razones-- ajenas a los intereses de los propios venezolanos.
Quinto:
El Gobierno ecuatoriano, que ha dado muestras de mayor sensatez que el resto de implicados, se daría por satisfecho con una disculpa sincera por parte de Uribe; no en vano, la acción militar colombiana, aparte de injustificable pese a la vitola de terroristas que adorna a las FARC, es una agresión bélica en toda regla, pues se han perpetrado dos bombardeos en territorio extranjero causando muertes de personas, al margen de la condición de estas y de sus significados.
Sexto:
Conviene que los gobiernos colombiano y ecuatoriano parlamenten sin intermediarios, ¡sin atender a los reclamos de Washington ni a los de Caracas!
Si Uribe y Correa logran mantener la cabeza fría, el primero reconocerá que autorizó una iniquidad, en tanto que el segundo comprenderá que la geopolítica convierte a demasiados países --quieran o no-- en inocentes o ingenuos instrumentos del Imperio. Comprender y asumir esto, el desbordado poder del Imperio, es un primer paso para evitar los enfrentamientos teledirigidos que con tanto esmero fomentan la Casa Blanca y sus corporaciones.
La inquietud de Markota es rabiosamente lógica, radicalmente humana y apasionadamente inteligente.
..
La Hispanidad debería ser algo más que una palabra
Los hispanos de uno y otro lado del Atlántico ¡deberíamos prescindir de los asesores estadounidenses que envenenan a Uribe y desoír la ponzoña del propio Uribe, y con la misma contundencia esquivar el oportunismo de Chávez.
Las raíces de este conflicto --que de momento no ha superado la frontera de lo político-- ni siquiera están en las FARC, sino en un gobierno falto de inteligencia y sensibilidad social (el colombiano), en un Imperio acostumbrado a convertir el músculo en razón (todo vale con tal de recoger réditos), y en un mesías que ya roza la enajenación política (Chávez).
Lo más preocupante de ese tipo de dirigentes es que se alimentan unos a otros, se necesitan y, desgraciadamente, ninguno parece dispuesto a pensar en las personas, que para ellos son (somos) habitantes sin apellidos, masas manipulables, productores anónimos o acaso simples súbditos al más puro estilo medieval.
Uribe, Chávez y Bush, con sus respectivos gabinetes, no tienen derecho a jugar al monopoly de la geopolítica. Nada justifica que jueguen con el futuro y las vidas de millones de personas.

10 comentarios:

  1. Apreciado Félix, generoso como siempre, gracias por atender mi llamado. Vale la pena tener la certeza de que estamos poniendo nuestro propio grano de arena para que haya una justa y equilibrada información alrededor de lo que ocurre en la región ecuato-colombo-venezolana.

    Los halagos... no sé ni qué decirte. ¡Gracias!

    Recibe un abrazo transoceánico.

    ResponderEliminar
  2. Me temo que Marta no es la única que sufre. Obviamente a mí me pilla físicamente lejos este conflicto, pero en el fondo lo siento muy cercano.

    Espero que, a pesar de sus grandes limitaciones, estos dirigentes no lleguen a las manos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la entrada, Félix.

    Lo más inteligente que he leído sobre este hediondo asunto.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. ¿cómo estás tan seguro de que EEUU está detrás, indirectamente, del ataque a Ecuador?

    Porque si eso es un hecho entonces el cinismo imperial llega a cotas absurdas. Y peligrosas.

    ResponderEliminar
  5. A Cyber: Varios medios ya han informado de que el responsbale del Pentágono para el subcontinente sudamericano estuvo en visita oficial en Bogotó varios días, hasta 24 horas antes del ataque aéreo (que fueron dos), incluidos helicópteros artillados, y tambiéne stá publicado en varios medios que los servicios de inteligencia estadounidense (CIA o NSA, o ambas agencias) proporcionó datos de origen satelitario de la situación exacta del campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, con las coordinadas exactas al ejército colombiano (al parecer, con fotos incluidas, aunque lo de las imágenes no lo he podido contrastar).

    ResponderEliminar
  6. Mi sociólogo favorito en los últimos días ha sacado varios artículos en los que da alguna pista sobre los problemas que se están viviendo en Colombia, Ecuador y Venezuela. Como él dice, en una guerra, la primera víctima es la verdad.

    Gracias Félix por aportarnos tu punto de vista.

    ResponderEliminar
  7. A Jorganes: Gracias por los enlaces, son de alto interés.

    ResponderEliminar
  8. De todos los comentarios que pudieron salir en los diferentes medios a propósito de la crisis ecuato-colombo-venezolana (de la cual todavía quedan escoyos... debo decir que este me parece de los más acertados. Sin duda hablar del tema es bastante complicado, o por lo menos para mi que soy parte de uno de los tres países inmerso en esta crisis sin precedentes.

    Me alegra encontrar este tipo de análisis que sin duda son mucho más críticos que aquellos que infructuosamente intentaban hacer los ya polarizados y malogrados medios de comunicación. Da gusto leer cosas así a pesar de todo.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Aquí en argentina, hay una banda de reggae que me gusta mucho, se llama resistencia, y tiene un tema que le dedican a este señor que está mencionado aquí en el titulo. Dice más o menos así:

    "La masacre ahora es legal si el q mata es Bush
    el mundo no se horroriza si el q mata es Bush
    y se unen las naciones a matar con Bush
    y el resto solo mira como mata Bush."

    te cuento que soy Ana Lucia de http://chiflame.net/, un sitio que creamos con un compa de la facu para ayudar a los bloggers a que puedan conseguir enlaces y aumentar las visitas a sus blogs, un beso

    ResponderEliminar
  10. Gracias Felix por lo que se refiere a mi amiguis Markota, un ser noble e interesante. En cuanto al manejo de las relaciones internaciionales de Colombia, me duele que Uribe con su alto criterio siga dejándose asesorar en todo por Estados Unidos.

    Un abrazo cálido!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.