13 mayo 2008

San Gil da ejemplo de su ¿predisposición al diálogo?

María San Gil ha abandonado la comisión que redacta la ponencia política que la dirección del partido presentará en el próximo congreso del PP. Lo más destacable --a mi criterio-- de la decisión de San Gil es que lanza este mensaje: O la comisión recoje en la ponencia lo que yo pienso, o abandono el barco; tal cual.
Los adornos colaterales, desde la lenta reacción de Rajoy --cosa habitual en él-- hasta el dignísimo aprovechamiento mediático que hacen del asunto Esperanza Aguirre y Ana Botella, son nimiedades en comparación con el precioso ejemplo de natural predisposición al diálogo que ha dado San Gil. ¿Seguirán su ejemplo otros dirigentes del PP? Está visto que hay lugares donde la fe --o las convicciones personales-- relegan a segundo o tercer plano la negociación y la convivencia, etcétera, etcétera...

4 comentarios:

  1. Es que es muy democrata... a mi lo que me extraña es que Ana Botella no se haya postulado para ser el relevo.

    ResponderEliminar
  2. Es coherente. El problema es que su posición política no resulta práctica: en España parece que se acabaron las mayorías absolutas en la mayor parte de las comunidades y en el propio Parlamento central, así que por fuerza hay que pactar con los nacionalistas. Lo contrario es prepararse parra dormitar en la oposición durante muchos y largos años.
    Cristóbal

    ResponderEliminar
  3. González Pons: "María somos todos". Por lo tanto, todos están ¿predispuestos al diálogo?

    ResponderEliminar
  4. En esa "casa" son todos muy demócratas desde siempre ¿o es que alguien lo dudó alguna vez?.

    Ahora que llevan dos derrotas consecutivas y ven que, de seguir así, van a por la tercera, se han puesto de los nervios y todas las ratas abandonan la nave a la deriva... ¿quién será el/la siguiente en abandonar el barco de Mariano?

    Hace tiempo que los veo mal, pero a este paso como el rosario de la aurora.

    Un abrazo ;-)

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.