07 junio 2008

Juzgado 47 de Madrid: El escándalo está servido

El titular del juzgado número 47 de los de Madrid, instructor de las diligencias abiertas por supuestas prácticas ilegales en la clínica madrileña Isadora, ha admitido que la organización política Alternativa Española actúe como acusación particular. Es decir, ese partido --ajeno totalmente a los hechos-- conocerá las identidades, domicilios e historiales clínicos de mujeres que han abortado en la clínica.
El juez ya había rechazado otras dos iniciativas similares, pero admite esta tras conocer que la fiscalía no presentará cargos porque estima que en la clínica no se ha cometido delito alguno.
Con esto del aborto la utilización de los sentimientos es inconmensurable. Nadie es partidario del aborto por el aborto; pero todas las personas sensatas --o casi todas-- consideran que es una atrocidad obligar a una mujer violada a alimentar el ovulo fertilizado en un acto criminal.
Y todas las personas sensatas --o casi todas-- estiman aberrante que una embarazada sea obligada a engendrar un ser que científicamente está probado que será monstruoso, o que nacerá agonizante o muerto.
Sin embargo, el juez José Sierra ha prescindido de planteamientos que son rigurosamente lícitos y, sobre todo que ¡están amparados por la ley!, para der luz verde a que una organización utilice un procedimiento penal para defender la procreación forzosa.
A la vista de los textos legales, ni siquiera hace falta aludir a la prefabricada controversia del aborto para concluir que el dictamen del funcionario es reprobable, al margen de que deba ser acatado.
La pregunta sigue abierta:
¿Para qué sirve el Consejo General del Poder Judicial?, ¿para qué el Ministerio de Justicia?, ¿para qué elaborar y sancionar leyes que, al parecer, son goma de mascar?
INFORMACIÓN y detalles, en Público.
ENLACES al comunicado que emitió la clínica Isadora el pasado mes de febrero, y al artículo "La clínica Isadora, contra la inquisición", por Juan Carlos Escudier.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.