21 junio 2008

La Justicia anula menos de 1 de cada 10.000 matrimonios de conveniencia...

Los registros civiles impiden cada año decenas de matrimonios fraudulentos entre ciudadanos españoles y extranjeros, originarios estos de países extracomunitarios. Esos enlaces no se organizan para oficializar la existencia de una relación de pareja, sino que sirven para que un extranjero regularice su estancia en el país.
Lo realmente sustancial y significativo es que las leyes --¡y los medios!-- hayan recurrido a la expresión "matrimonios de conveniencia" para tipificar o describir un delito, porque si se aplica la expresión "matrimonios de conveniencia" sin especificar a qué se refiere...
..
Los de conveniencia suman decenas de miles
En rigor, los casamientos de conveniencia constituyen una práctica histórica y habitual, la Justicia nunca ha intervenido al respecto y la Santa Madre Iglesia no sólo no ha intervenido, sino que además los fomenta y bendica.
Durante siglos, esas uniones pactadas o amañadas eran casi sistemáticas entre miembros de la nobleza y de las clases altas, pero en la actualidad también son numerosas entre mujeres y varones de las clases medias.
Es más, las bodas por conveniencia son percibidas como algo recomendable, comprensible, adecuado y hasta inevitable...
Todo ello sin contar las mujeres y varones que se han emparejado para huir del hambre, de la miseria, de un hogar o de un lugar en el que sufrían desgracia?
¿Por qué estigmatizar con tanta saña los matrimonios de conveniencia que celebran inmigrantes y ciudadanos españoles para que los primeros regularicen su estancia en el país?, ¿es más deleznable el matrimonio por razones humanitarias que el de la mujera [ver nota] o del macho que se casa a fin de acceder a una fortuna, a una posición o a otras ventajas?
..
Expresiones equívocas y perversas
Decir a palo seco que los matrimonios de conveniencia están perseguidos por ley es falso: ¡Imagínese usted la que se montaría si la ley persiguiera y castigara a todas las personas que se han casado por conveniencia!
Convendría, pues, modificar ciertas expresiones legales e informativas.
* Primero: Lo que está prohibido y penalizado por ley es pasar por el juzgado o la vicaría a cambio de dinero, ¡la ley no persigue ni castiga los matrimonios de conveniencia!, y
* Segundo: La ley actual encierra una perversión ética, pues castiga los matrimonios por razones humanitarias --¡aunque no haya dinero de por medio!--, pero bendice miles de uniones de machos y mujeras que matrimonian por interés --sea económico o de otro tipo.
¿Y el amor?...
¿Qué canastos tiene que ver el amor con los papeles?...
¡Nada!
El asunto bien merece reflexión...
Ignoro qué hará usted, pero yo seguiré sonriendo cuando me cruce con uno de esos matrimonios de conveniencia que todos conocemos, esos que el juez o el alcalde certifican, o que los curas bendicen.
NOTA:
Mujera, mujer que va de hembra por la vida. Pulse aquí y lea.

1 comentario:

  1. Este tema me atañe personalmente dado que yo me casé por conveniencia, o sea, por un tema de papeles. Llevaba 3 años de convivencia cuando harta de tanto problema y papeleo extra, decidí que debíamos casarnos. Y eso a pesar de que ninguno creíamos en el matrimonio como contrato ni como institución.

    Como ciudadana española quiero decir que me molestó muchísimo el desdén y desconfianza mostrado por la funcionaria del juzgado que nos entrevistó a mi pareja y a mí. Despues una amiga abogada me dijo que esa actitud despectiva era bastante frecuente en las entrevistas para casarse. Textualmente, a mi me dijeron algo así (fue hace ya unos 6 años) como "Bueno, a ver que dice el juez, pero me da que esto no va a pasar". Y eso solo porque al secretario las respuestas de como nos habiamos conocido le parecian extravagantes.Por cierto, te piden un papel de la policia donde estos van y le preguntan a los vecinos si fulano o fulana convive con mengano o mengana. En mi caso, los dos vecinos del pueblo, dijeron que ellos no sabían si yo vivía con alguien o no. Lo que me hizo pensar que mis vecinos no eran unos cotillas, aunque ello me presentase obstaculos. Literalmente venían a decir que no sabían si eramos novios o no.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.