14 agosto 2008

Apología del odio en boca de un editorialista católico

Durante un programa de radio emitido en EE UU, un profesional de la información harto conocido en España ha declarado que Barack Obama es «una caricatura que no ha hecho nada en la vida» y que sus padres «fueron los primeros que lo conocieron y no votaron más por él», en alusión a que siendo niño fue confiado a sus abuelos paternos.
Y sobre la mujer de Obama opinó que es una «arpía», una «resentida» y una «negra profesional».
El autor de esas declaraciones cobra de la Conferencia Episcopal.
"Odio", ilustración capturada
en
 Ierzzun
El tipo, envalentonado, se declaró partidario de que EE UU invada Cuba y que Fidel Castro sea ejecutado mediante la horca, la silla eléctrica «o algo más humillante». Inevitablemente, también fue satanizado Hugo Chávez, de quien comentó que «la evolución no es lineal, sino que hay altibajos y retrocesos», redondeando semejante alegato con esta sentencia: «Es el patriarca de los homínidos que se están extendiendo por Latinoamérica».
¿Quién es el autor de estas y otras frases tanto o más sorprendentes?:
Federico Jiménez Losantos, conductor del programa matinal de la Cope, la cadena de emisoras de radio de la Iglesia Católica española.
Sin duda, las declaraciones de ese personaje son un ejemplo palmario de odio gratuito e injustificable... Cabe preguntarse si el odio forma parte de la didáctica católica: ¿Moverá ficha el presidente de la Conferencia Episcopal?
..
VÍDEO de tan anti-cristianas opiniones, en REBELIÓN.

10 comentarios:

  1. ¡Qué barbaridad! ¿Te imaginas que quienes no piensan igual dijesen lo mismo de los contrarios; es decir, de Bush, Sarkozy, etc. etc. Sería tan condenable y bárbaro. No me explico cómo se pueden pagar sueldos por sembrar odios. Yo procuro no valorar públicamente ese tipo de discursos para no contribuir a su difusión, que me parece manera propicia de sembrar tan odiosa semilla. Unha aperta.

    ResponderEliminar
  2. El conductor del programa es un engendro que no se encuentra a muchas calles de distancia del patético Losantos.
    No diré mi opinión sobre estos personajillos ridículos, porque "sería querellable"

    ResponderEliminar
  3. A la puñetera Edad de Piedra todos, y que gane el más fuerte (y es que todavía la Iglesia católica, la que predica "ama al prójimo como a ti mismo", acoge a ideas y valores como los que expresa ese caballero)

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Migramundo en el sentido de que cada opinión que se vierte se suma a la divulgación de las afirmaciones de un miserable.

    ResponderEliminar
  5. Aburre este sujeto, cansa. Pero creo que el problema es de la Cope, que es quien debería ser más respetuosa con sus oyentes. ¿O acaso presupen los obispos que todos los oyentes de esa emisora son tan radicales y tan zafios como este infausto periodista?

    ResponderEliminar
  6. A MigraMundo y Martín Bolivar:
    Admitiendo que el eco reproduce tal cual, no es menos cierto que el eco "racionalizado" y "comentado" no reproduce sino que matiza, condena, aplaude, etc.
    Esa tesis de que mentar las barbaridades que dice un tipo contribuye a amplificarlas es válida para la generalidad de los medios de comunicación, pues aplican el entrecomillado indiscriminadamente y de forma "aséptica" --así lo califican, acaso para disimular su cobardía ética y ocultar sus intereses--.
    Individuos como Jiménez Losantos e incluso colaboradores de los asesinos del 11-M (caso la entrevista exculpatoria a Suárez Trashorras que publicó El Mundo) se han beneficiado y se benefician de esa imprudencia "aséptica"...
    Pero la tesis del eco no es aplicable cuando la barbaridad es reproducida para ser detestada sin ambages, o cuando el difamodor es desenmascarado y su mentira iluminada.
    Entiendo la pulsión (o el asco) que os empuja a taparos los oídos o evitar hablar de iniquidades como la sde Jiménez Losantos, pues la mayoría de los medios las publican tal cual, haciendo justo lo que no deberían: eco puro y duro.
    No es el caso de la Blogosfera --o no debería serlo--. Que haya cada vez más medios carentes de criterios éticos no significa que todos los ciudadanos carezcamos de ellos y renunciemos a nuestro derecho (y dignidad) de hacer juicios de valor basados en la lógica, la ciencia, el respeto al humano próximo o lejano, y el Derecho que hace posible la convivencia.
    El caso de Jiménez Losantos es de libro. En mi opinión, SÍ hay que difundir lo que dice, pero nunca a palo seco.
    Un abrazo a los dos y gracias por vuestra aportación.

    ResponderEliminar
  7. La historia está llena de ejemplos, en los que, ciertos individuos, utilizan doctrinas religiosas, conceptos éticos y otros aspectos del humanismo, sobre los que existe un amplio consenso social, para instrumentalizarlos en su propio beneficio.
    Desvirtuando el mensaje, justifican su propia miseria.

    ResponderEliminar
  8. Si estas interesado en intercambiar enlaces ingresa en:

    http://d-moz.com

    Informacion para subir y promosionar webs en buscadores
    Intercambios de enlaces de texto y links en forma reciproca para aumentar el numero de visitas

    http://tus-links.netfirms.com

    ResponderEliminar
  9. Jiménez Losantos ha perdido el Norte. Semejantes acusaciones, aunque sean ciertas o no, no se pueden propagar por las ondas. Desde luego a la Iglesia Católica no le hacen ningún favor. Estimado D.Federico: manifestaciones de tal calibre le quitan cualquier credibilidad. Es más, si usted pretende descalificar a alguien de esta manera, le está dando pie a que hagan lo mismo con usted.

    Por favor, ¿por qué no se calla? Las formas en infinidad de ocasiones tienen mucho más valor que lo que se pretende comunicar.

    Debe reflexionar porque usted es inteligente, y caer en el insulto fácil no lleva a ningún lado. Lo único q consigue es darle bazas a los que usted masacra, y si de verdad quiere "echarle un cabo" a alguna ideología, no son los modos. Y ESO USTED LO SABE.

    ¡REFLEXIONE SI TODAVÍA TIENE ALMA!

    Saludos a todos.Ventorrillo

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.