11 septiembre 2008

11-S: La corrección política de un doble aniversario

Hoy, 11 de septiembre, se cumple el 35º aniversario del golpe de Estado de Augusto Pinochet en Chile, que acabó con el Gobierno democrático de Salvador Allende y la muerte de este; y también se cumple el séptimo aniversario del atentado de las Torres Gemelas, barbarie que algunos califican como la acción terrorista más mortífera de la historia...
Esto último, sin menoscabo del dolor ni de la indignación, es incierto porque han habido acciones terroristas más sangrientas. ¿Por ejemplo?
Los bombardeos con napalm sobre Vietnam (con jornadas en las que se registraron más de 5.000 muertos civiles); el asalto final de la capital de Chechenia, Grozni, por las tropas rusas (fuentes independientes cifran en más de 7.000 el número de muertos); los progromos que los stalinistas organizaron en Ucrania y Crimea durante la décadas de 1930 y la primera mitad de la de 1940, o la entrada de los jemeres de Pol Pot en la capital de Camboya.
..
Contraste
Uno de los aniversarios que hoy se celebran, el golpe de Estado de Augusto Pinochet, apenas ha merecido la atención de los grandes medios españoles y sólo cabe destacar el reportaje que ofrece Público.
En tanto que el 11-S neoyorquino está presente en prácticamente todos los medios, que dedican amplios espacios a un suceso que, por cierto, sigue rodeado de mil y una incógnitas... ¡Ojo!, no pretendo poner en duda que el atentado fue obra de fanáticos religiosos, pero la Casa Blanca sigue sin ofrecer explicación verosímil a su desidia en la prevención y en la investigación.
Todo esto sin olvidar que, puestos a medir las barbaries por el número de víctimas, resulta que el golpe de Estado de Pinochet provocó en apenas un mes más muertos y más miserias humanas que el derrumbe de las Torres Gemelas. Por si fuera poco, años y años después de los crímenes pinochetistas el general golpista mereció la compresión y la protección de Aznar, Blair y Frei.
Hay formas de rememorar hechos que, coincidan o no los aniversarios, permiten poner las cosas en su sitio a la vez que revelan curiosas actitudes políticas ¡e informativas!
ENLACES de interés:

6 comentarios:

  1. Cierto,todo el mundo se acuerda del 11-S en Estados Unidos porque, como el bombardeo de Iraq, fue un espectáculo televisado del que después de publicaron millones de imágenes que el imaginario (¿no es curiosa la relación entre ambas palabras?) no puede borrar. Es uno de los fundamentos de adoctrinamiento, que no ha calado en el caso del golpe de estado de Chile porque no conviene ideológicamente. Sin embargo, entre uno y otro 11S no hay, en esencia, diferencia alguna, pues ambos fueron golpes terroristas cometidos con distintas intenciones. ¿O no? No cerrar la puerta a la duda es bueno para seguir pensando. Unha aperta.

    ResponderEliminar
  2. Hola Félix,
    muy buen post..ya puestos a recordar, recordemos.
    No me gusta cuando se habla de diferentes categorías de víctimas, de su cuantificación...cuando el olvido de otros atentados perpretados con el beneplácito de EE.UU quedan arrinconados en la memoria.El poder de la comunicación es manejada por los lobbies con suma inteligencia, quieren influir en las decisiones que se toman día a día y nos tragamos lo que nos echen. Es así como lo de Pinochet quedará, como siempre, en un segundo,tercer plano...y tantos otros que sin ser aniversario quedan relegados.
    Curiosos titulares de hoy, efectivamente el aniversario de hoy fue la acción terrorista más mortífera de la historia....me gustaria ahora estar en la mente de Chomsky para saber qué diria..jaja. En fin.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya conoce usted mi postura sobre el curioso, por decir algo, tratamiento de los hechos que sobre ciertas cuestiones dan por regla general los adocenados medios de comunicación.

    Habla Guillermo de "espectáculo televiso" para referirse al 11-S en NYC. Se rodaron unas 'estupendas' imágenes que 'apetece' pasar de vez en cuando, con el añadido de su 'espectacularidad'.

    Pero bien sabemos que los grandes genocidios, las auténticas pesadillas que han vivido y viven hoy multitud de pueblos, no son 'mediáticas': no hay imagen, no hay noticia.

    Es una cultura en la que nos hemos instalado y que parece no tener remedio. Todo esto sin contar con que muchos de tales hechos violentos y terribles no conviene removerlos y mucho menos conmemorarlos (que no 'celebrarlos', evidentemente).

    ResponderEliminar
  4. Debo felicitarte por el enfoque que has dado al post. Es cierto que los focos -valga la redundancia- magnifican ciertas realidades y arrinconan otras.
    Tal vez los blogs sirvan para "alumbrar" esas facetas ocultas. Ya con eso, sería bastante.
    Lamentablemente siempre habrá muertos de primera y muertos de segunda. Ojalá ,al menos, deje de haber muertos olvidados.

    ResponderEliminar
  5. Afirmas que "sería absurdo dudar de que el atentado fue obra de fanáticos religiosos". Pues yo no lo veo tan claro, no creo que tenga la religión mucho que ver el asunto del atentado contra las torres gemelas, sino que la política exterior de Estados Unidos planea sobre nosotros como una amenaza.
    Lamentablemente, como dice Fran, desde "nuestro mundo" no solemos ver a los muertos y desamparados de lugares lejanos con los mismos ojos que a los cercanos (cultural o geográficamente).

    ResponderEliminar
  6. A Joaquina,
    Estando de acuerdo contigo... Discrepo.
    Me explico. ¡Es cierto!, ¡sin duda!: En el origen del atentado hay varios factores y la actitud de EE UU es uno de ellos.
    Pero en mi "post" me limito a decir que los autores, su identidad pública --digamos que ideológica-- es marcada e intrínsicamente religosa. Nada más. No pretendo orillar ni negar los factores que ejercieron de "motor".
    Gracias por la visita y un abrazo.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.