11 septiembre 2008

Ibarretxe, el Constitucional, el humo y las brasas

La consulta vasca es ilegal por motivos procedimentales, no conceptuales
..
Una de las noticias realmente importantes de este 11-S --recordar hechos pasados es hemeroteca; a veces necesaria, cierto, pero hemeroteca al cabo-- es la que protagoniza la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) a propósito de la legalidad de la consulta que proyectaba convocar el Gobierno vasco.
El fallo del tribunal dice así:
En atención a todo lo expuesto, el Tribunal Constitucional, por la autoridad que le confiere la Constitución de la nación española, ha decidido estimar el recurso de inconstitucionalidad núm. 5707-2008 y, en consecuencia: Declarar la inconstitucionalidad y consiguiente nulidad de la Ley del Parlamento Vasco 9/2008, de 27 de junio, de convocatoria y regulación de una consulta popular al objeto de recabar la opinión ciudadana en la Comunidad Autónoma del País Vasco sobre la apertura de un proceso de negociación para alcanzar la paz y la normalización política.
Las preguntas que el Ejecutivo de Euskadi quería someter a "consulta" son estas dos:
a) ¿Está Usted de acuerdo en apoyar un proceso de final dialogado de la violencia, si previamente ETA manifiesta de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la misma de una vez y para siempre?
b) ¿Está Usted de acuerdo en que los partidos vascos, sin exclusiones, inicien un proceso de negociación para alcanzar un Acuerdo Democrático sobre el ejercicio del derecho a decidir del Pueblo Vasco, y que dicho Acuerdo sea sometido a referéndum antes de que finalice el año 2010?
Orillando el ruido, la malicia o el simplismo mediáticos, a bote pronto hay tres detalles de este episodio que llaman la atención:
..
Perder el tiempo,
ilustración capturada en EPHEMERA 
1. La consulta que planteaba el lehendakari no era vinculante, tal como especifica la ley autonómica elaborada para el caso.
Ley esta, por cierto, que en ningún momento califica ni plantea la convocatoria de un referéndum, sólo consultas. Circunstancia que no es nimia y que el propio TC reconoce y subraya en sus considerandos.
..  
2. La iniciativa del Gobierno vasco era de carácter exclusivamente político y cabría describirla como el primer paso de un proceso que, según dicen, podría desembocar en un referéndum de autodeterminación.
Es decir, el recurso sobre el que ahora se ha pronunciado el TC no aborda el debate sobre la autodeterminación, ¡quienes insinúen o afirmen que el TC ha condenado deseos o proyectos de autodeterminación estarán faltando a la verdad!
..
3. El Constitucional se ha limitado a determinar que la consulta es ilegal en sí misma, pero por motivos procedimentales, ¡que no conceptuales! Sin olvidar que en el marco de la Constitución de 1978 celebrar un referendo requiere el visto bueno de las Cortes Generales. Pero, ¿también es necesaria esa autorización para una "consulta" no vinculante?
..
El episodio ha abierto dos interrogantes
El episodio vivido desde que Ibarretxe presentó su iniciativa hasta hoy ha abierto dos preguntas cuyas respuestas son tan incómodas como reveladoras:
Primera, Teniendo en cuenta el carácter exclusivamente político y radicalmente simbólico de la iniciativa del Gobierno vasco, ¿por qué, para qué y quiénes han alimentado la zapatiesta que ha emponzoñado durante meses la convivencia ciudadana e inter-terrritorial?, ¿quiénes han sacado o podrían sacar tajada de ese enfrentamiento tan estéril como electoralmente utilizable?
Y segundo interrogante, Comprobado el estruendo que desataba este asunto y atendiendo a que la Constitución restaba toda enjundia legal al supuesto contencioso jurídico-constitucional, ¿cómo justificar que el tribunal haya tardado meses en puntualizar lo que, a la postre, era inevitable y sabido?
..
¿Y ahora qué?
Quien esto escribe --al igual que cientos de miles o acaso millones de ciudadanos que portan DNI del Estado español-- considera que iniciativas como la de Ibarretxe y contenciosos jurídico-institucionales como el ahora zanjado no deberían resolverse enfatizando los criterios territorialistas y relegando otro tipo de consideraciones.
¿No habría sido más constructivo haber aprovechado el reto del PNV y de sus aliados para abrir un debate que sirviera para buscar soluciones de futuro --acaso federales o confederales-- en vez de insistir en la retórica de las patrias y recurrir a pronunciamientos que están condenados a circunscribirse a lo jurídico sin entrar en la sustancia política del asunto?... Porque el contencioso sigue abierto, ¡que nadie lo olvide!
La sentencia quizá haya despejado el humo, pero las brasas siguen despidiendo calor...
ENLACES útiles:
Texto íntegro de la sentencia
* "Ibarretxe no se resigna", en Nueva Tribuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.