03 octubre 2008

Accidentes de tráfico: Casi nadie asume responsabilidades

Los datos destruyen percepciones y creencias: Durante el último decenio han perdido la vida en calles y carreteras 18.000 menores de 21 años. Se trata de la principal causa de mortalidad en ese segmento de población, así lo ha subrayado Luís Montoro, catedrático de Seguridad Vial (Universidad de Valencia) y presidente de la recientemente constituida Fundación Española para la Seguridad Vial.
Las cifras absolutas son espeluznantes, durante ese mismo periodo los fallecidos en la red viaria suman casi 53.000, y el de heridos alcanza el millón y medio. Cabe concluir, a título orientativo, que entre el 10 y el 15 por ciento de españoles han sufrido esa pandemia.
Más datos: Ese rosario de desgracias tiene un coste anual de 16.000 millones de euros, cifra que no incluye costes paralelos de orden psicológico, social y también económicos indirectos (menores que se quedan huérfanos; adultos que pierden a su pareja; personas mayores que se quedan sin amparo; desórdenes psicológicos sobrevenidos; empresas que pierden un trabajador experimentado o que lo tienen de baja durante equis días, semanas o meses, etcétera y etcétera).
..
Excarcelando a la víctima de un accidente
El algodón del fatalismo
El de la seguridad vial es un mundo que pese a sus probados efectos humanos, sociales y económicos es tratado con asombrosa ligereza por parte de los propios ciudadanos, haciéndose patente ese fatalismo todavía tan arraigado y que pone en boca de demasiada gente expresiones tan absurdas como "¿qué le vamos a hacer?, al fin y al cabo fue accidente"; "¡pobre chaval!, todos hemos sido jóvenes", "lo hizo sin querer", o "un despiste lo tiene cualquiera"
Esta comprobado que la inmensa mayoría de accidentes no son fortuitos, ni fruto de fallos mecánicos, ni debidos al mal estado del vial, ni a causa de las condiciones meteorológicas. Ocurre, eso sí, que lloviendo a cántaros o con hielo en el piso quienes habitualmente circulan a 90 por hora quieren avanzar a la misma velocidad en condiciones adversas; o creen que circular por una recta bien asfaltada es igual que hacerlo por una vía sinuosa con firme irregular.
Adaptar la marcha a las condiciones de la vía sigue siendo una asignatura de primaria que miles y miles de conductores suspenden.
..
La culpa casi siempre es de los otros...
Para digerir tanta sangre sobran simplezas, como la de descargar toda la responsabilidad en la Administración por no hacer autovías entre pueblos de 2.000 habitantes…
En A Coruña, por poner un ejemplo, hay quienes han llegado a calificar de punto negro la avenida Alfonso Molina (la que enteró A Vedra), el principal acceso a o salida de la ciudad, que posee cuatro carriles en cada sentido, es prácticamente recta y tiene la velocidad limitada a 80 kilómetros por hora. Hay atascos, pero insinuar siquiera que es un punto negro equivale a dar por cierto que acusa condiciones objetivamente propicias para sufrir un accidente; lo cual, es radicalmente falso.
En asuntos de circulación rodada y accidentes queda reflejada con toda su intensidad la irresponsabilidad de un elevado porcentaje de la población. Pero lo fácil es descargar en los políticos, en los ingenieros, en la Guardia Civil de Tráfico, en los agentes municipales, en quien sea con tal de no reconocer que la tasa de conductores sinvergüenzas o iresponsables es elevada. Ha disminuido, cierto, pero sigue siendo elevada.
ENLACE de interés: STOP ACCIDENTES.

1 comentario:

  1. Félix: hai tempo que lle estou dando voltas ós datos que sempre nos ofrecen sobre os accidentes de tráfico. Non me parece ben que se presumea de que cada vez hai menos mortos nos accidentes, porque as estadísticas non sempre, por desgracia, van a ser boas. Pero o que máis me preocupa é que sempre falan de número de mortos e non do número de accidentes. Isto é importante porque puido haber máis accidentes pero menos mortos...

    Un saúdo, amigo
    Carpe Diem

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.