25 noviembre 2008

Religiones: Miedo, ficción, ignorancia y dominio

Copio y pego, con la esperanza de que el artículo de Juan Jesús Yllera sea leído por la ministra de Educación, Mercedes Cabrera Calvo-Sotelo, que se ha declarado partidaria de que sean los consejos escolares los que decidan si España es un Estado laico o no, lo que equivale a prescindir de la Constitución de 1978, que precisa sin ningún género de dudas que España es un Estado no confesional o laico:
«Como actividad principalmente ideológica, las religiones se instalan especialmente como gestoras de la ignorancia. Para ello, buscan mantener el control (e incluso el monopolio) de los aparatos ideológicos de la sociedad (escuelas, medios de comunicación, etc.). Éstos son los que permiten ver, los que pueden iluminar tanto los aspectos de interés como el conocimiento social. Pero está también en ellos su potencial manipulador, falsificador e incluso cegador».
Si le interesa, lea Las redes de la fe. La sociedad en la trampa de la religión, por Juan Jesús Yllera, difundido por Aula abierta.

2 comentarios:

  1. El tridente tridentino integrado por los cardenales-arzobispos de Madrid, Toledo y Sevilla, Rouco Varela, Calizares y Amigo, se ha soltado el pelo. Quitándose definitivamente sus respectivas caretas, estos tres destacados miembros de la jerarquía católica española se han pronunciado rotundamente en contra de los aún muy tímidos y limitados intentos de recuperación de nuestra memoria de la historia más reciente de nuestro país, esto es la que se inició con el felón golpe de Estado fascista que el general Franco y sus secuaces perpetraron el 18 de julio de 1936 contra el Gobierno de la II República Española, representante democrático y plenamente legítimo de la soberanía popular, y que se extendió hasta más allá del 20 de noviembre de 1975, cuando se produjo la muerte del dictador pero no terminó aún su régimen sanguinario, represivo y tiránico, tras una guerra civil que causó cientos de miles de muertes y tras una dictadura que causó también un número aún indeterminado de víctimas inocentes, y todo ello siempre con la solícita bendición de la jerarquía católica española.

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, si cambias "las religiones" por "los nacionalismos", el texto tiene el mismo sentido.
    Es extraño ¿no?

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.