20 diciembre 2008

CC OO castiga el "gubernamentalismo" de Fidalgo

Fernández Toxo sustituye a José María Fidalgo en la secretaría general de Comisiones Obreras (CC OO). En el congreso confederal que estos días celebra el sindicato, el primero ha obtenido el apoyo de 512 de los 1.001 delegados y el segundo, 484.
Resultado que, por apretado, era el esperado.
Aunque nadie lo quiera decir, es sabido que parte de los que han votado a Fernández Toxo lo han hecho para castigar la propensión de Fidalgo a hacer política en lugar de sindicalismo, aparte de que a estas alturas nadie desconoce que Fidalgo tiene una actitud que, por decirlo suavemente, es impropia de un dirigente sindical con conciencia de clase.
La mayoría de análisis difundidos en estas primeras horas reflejan uno de los defectos que acusa el sindicalismo actual (no sólo CC OO): Otorgar al sindicato el carácter de parlamento y prescindir en exceso de que se trata de una organización de asalariados cuyo objetivo central es (o debería ser) defender y mejorar derechos laborales y sociales.
La labor que CC OO ha desarrollado en los últimos años --en cuyos aciertos y errores ha tenido mucho que ver Toxo, que hasta ayer era responsable de Acción Sindical-- ha seguido profundizando en la línea que marcó Antonio Gutiérrez (hoy en el PSOE): más institucionalismo y menos sindicalismo de base.
Para miles de afiliados a CC OO --no hay datos fiables al respecto y es imposible hablar de mayorías y minorías-- los dos retos inmediatos que afronta Toxo son unir (evitando que la polarización habida en el congreso vaya más allá) y anteponer los problemas de los trabajadores a los del sistema (rompiendo la dinámica gubernamentalista que con tanto esmero practicaba Fidalgo).
Si los sindicatos de clase (CC OO, UGT, USO, CGT, CNT, CIG, etcétera) persisten en la línea de negociar con criterios institucionalistas --supeditando el sindicalismo a la política-- cada vez serán menos los trabajadores sindicados y más los que opten por afiliarse a asociaciones de corte gremial (los sindicatos profesionales, los de ámbito sectorial, las agrupaciones funcionariales y las de empresa), o poniendo en marcha iniciativas sindicales autónomas o de base, como es el caso de la Asamblea de Comités de Empresa, Delegados y Trabajadores de Sevilla.
INFORMACIÓN puntual del congreso, en:
CC OO, y en EL ECONOMISTA, El país, EL PLURAL, NUEVA TRIBUNA, Público y SOITU

6 comentarios:

  1. Los sindicatos mayoritarios en España son gubernamentalistas... cuando el gobierno es de izquierdas, porque si es de derechas, entonces sí hacen muy bien su papel de "agitadores" de lo social. Es decir, dependiendo de quien gobierne, soy político o soy sindicalista, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente. Pero de un tiempo acá también incurren en el "gubernamentalismo" cuando los ejecutivos son de centro o de derecha. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No olvidéis que a Felipe González le plantaron cara con una huelga general. Lo que ocurre, bajo mi punto de vista, es que el modelo socio económico en el que vivimos, guiado por las corrientes neoliberales, ha robado protagonismo a los sindicatos. El trabajador, sindicado o no, bastante tiene con mantener el puesto de trabajo para hacer frente a la hipoteca y al préstamo al consumo que está amortizando. El refranero suele ser certero en sus diagnósticos: "Obrero hipotecado, obrero callado".

    ResponderEliminar
  4. Josito se equivoca de todas a todas:
    Primero porque todavía no ha habido un gobierno de izquierdas en España y segundo porque si se refiere al Partido Socialista, a Felipe González le hicieron una huelga general. Otra cosa es que Josito quiera salir a la calle a montarle una huelga general a Zapatero. Si es ese el caso, no se corte, motivos hay. Encabece usted la rebelión cívica de la organización de Alcaraz.

    ResponderEliminar
  5. Juan, yo creía que el partido socialista era de izquierdas, y también creía que el partido socialista gobierna ahora España, y, como muy bien dices, motivos para una huelga general hay de sobra, y desde hace tiempo, y...todavía estamos esperando....

    ResponderEliminar
  6. Josito: pues no, el partido Psocialista no es de izquierdas, ni es obrero.
    Y Félix, todo bien, pero en la bolsa de sindicatos que has hecho, hay al menos un par que no se alinea con ningún partido político.
    Saludos!

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.