26 enero 2009

Subastero, una "profesión" tan española como la paella

«Son los auténticos señores de las subastas inmobiliarias. Los pasillos de los juzgados constituyen el parqué en el que cotizan las acciones de su patrimonio. Se los conoce como subasteros y han hecho de la especulación su modo de vida. Uno de ellos, que prefiere mantener oculta su identidad bajo el nombre ficticio de Carlos, accedió a dar su testimonio a este periódico.
«Este coruñés se introdujo al mundo de las subastas judiciales en 1994, arropado por el respaldo económico que le proporcionaban otros negocios que regentaba. Carlos reconoce que tuvo la suerte de vivir la época dorada de las pujas, antes de los cambios legales del año 2001:
«En esos años, la morosidad se limitaba a gente que se metía en negocios que iban mal u otros que veían mermados sus ingresos. A esto se unía que los bancos solo daban créditos por el 70 o 80 % del valor de tasación, por lo que se podía conseguir un piso a partir de tres o cuatro millones que podías colocar fácilmente en el mercado a partir de los siete millones. Cuando empecé, lo que no doblaba el dinero era una mala operación».
Otro ejemplo de la desidia legislativa de diputados y senadores, y cómo hacer dinero aprovechando los vacíos que dejan: "En un buen año podía llegar a ganar cien millones de pesetas", por Gabriel Lemos, en La voz de Galicia.

1 comentario:

  1. Como bien dices en el post esos eran otros años. Ahora los márgenes no son los mismos.

    Saludos

    Manuel Gonzalez
    http://subastafacil.com

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.