27 abril 2009

Influenza o gripe porcina, ¿está justificada la alarma?

Es la noticia y la preocupación de la jornada. Sin duda. Al margen de sensacionalismos y reacciones interesadas e irracionales, ¡hasta la Bolsa pierde gas!
Pujante el alarmismo, es lógico que caigan los valores de las compañías aéreas y de las empresas que ofrecen estancias en México y otros destinos afectados por la supuesta pandemia, pese a no estar probado a ciencia cierta a qué se deben las muertes imputadas a ese mal.
De entrada, vale la pena leer la opinión de un epidemiólogo y visitar la web de la Organización Mundial de la Salud, que ofrece información exenta de "adornos". También es de interés la página de la Organización Panamericana de la Salud, que ofrece un ponderado y didáctico texto con la descripción y características de la enfermedad.
ENLACE a Google Maps, que ofrece un mapa con las localizaciones de los casos (los posibles y los ya confirmados) de personas probablemente contagiadas con la gripe porcina.

4 comentarios:

  1. La alarma llama más la atención que la situación contraria. Es el ruido medioambiental que no deja percibir lo que deberíamos escuchar: la voz del sentido común. Lo que, por cierto, se podría aplicar a muchos aspectos de la crisis. Apertas.

    ResponderEliminar
  2. La tentación de caer en el sensacionalismo en este caso es obvia. Como siempre, serán los medios los que catalicen el verdadero alcance de la noticia.

    ResponderEliminar
  3. No se si hay para tanto. El tema es que de momento afecta a países que no están acostumbrados a pandemias. ¿Hay igual alarma ante otras pandemias también reales como la hambruna, el SIDA, el agua no potable, etc., etc?
    No se, esa es mi pregunta

    ResponderEliminar
  4. Los medios lo magnifican todo y muchas veces lo sacan de contexto. Darán la lata por los próximos tres días y pasarán a otra, así son de veleidosos.Un poco de prudencia es aconsejable.

    Un saludo

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.