02 junio 2009

El "buenismo" de López Aguilar y la ponzoña de Mayor Oreja

Por segunda y última vez, ¡afortunadamente para la Unión Europea!, los cabezas de lista del PSOE y del PP han protagonizado un vis a vis en TV.
El guión y el contenido fueron similares a los del primer debate: Fernando López Aguilar ejerciendo de Rodríguez Zapatero y Mayor Oreja, de José María Aznar.
El mensaje más repetido por los zapateristas (aunque no lo enuncien claramente y aunque numerosos militantes del PSOE ni siquiera sean conscientes de ello) es uno:
  Hacemos lo que podemos y si no hacemos más es porque no sabemos o porque no nos dejan y, en todo caso, renunciamos a hacer más porque somos buenos y políticamente prudentes; pero en rigor lo que son es ideológicamente inconsecuentes.
La actitud y el mensaje de los aznaristas, ¡que siguen marcando pautas en el PP!, se resumen en lamentable maniqueísmo: O nosotros o el caos. Así de simple e intimidatorio.
López Aguilar volvió a caer en el error de dejarse arrastrar por su contrincante y enredarse en disquisiones estériles que para colmo nada tienen que ver con la Unión Europea (UE). Por otro lado, las elecciones a la Eurocámara son las menos indicadas para dilucidar el grado de hipocresía que practican los dirigentes del PP, ni tampoco es el momento para defender la reforma de la ley del aborto.
[El único representante del PSOE que ha dicho lo que es preciso repetir una y otra vez con relación a la polémica que alimenta el PP con ese asunto es Felipe González: el sector duro del PP, que es mayoritario en el aparato, ha emponzoñado la vida social afirmando que las mujeres que ejercen el derecho a interrumpir el embarazo en las primeras semanas (¡derecho reconocido en toda Europa!) son más condenables que quienes cometen el delito de pederastia. Es así de simple: El PP criminaliza un derecho y a la mujeres al mismo tiempo que atempera los inequívocos significados que tiene abusar de menores]
..
La táctica de irse por las ramas
Mayor Oreja consiguió, otra vez, que López Aguilar se perdiera en batallas que son ajenas a la UE. En ese aspecto los representantes del PP ganan casi todos los debates, pues acostumbran a centrar la atención en cuestiones peregrinas, incluida su singularísima moral católica; o sea, aparentemente cristiana.
Los aznaristas saben agitar la víscera que anida en una sociedad marcada todavía por la ignorancia que cultivó la dictadura nacional-católica.
De Mayor Oreja ya nada sorprende, salvo una cosa: el desparpajo con el que miente --políticamente hablando-- cuando afirma que José María Aznar y todos sus ministros tenían prestigio en Bruselas...
Sé de lo que hablo porque ejercí mi profesión en Bruselas durante seis largos años y puedo afirmar --creo que con escaso margen de error-- que de todos los dirigentes del PP que pasaron por los consejos de ministros de la UE sólo hubo dos que fueron respetados sin sombra de duda por sus homólogos: Rodrigo Rato y Loyola de Palacio. El resto escucho pitos en mayor o menor grado --como casi todos los políticos de todos los países, pero algunos y algunas representantes de España llegaron a causar palpable y perjudicial malestar político, ¡incluso entre los conservadores de otros Estados miembros!
..
Memoria selectiva
Y suerte tuvo Aznar López, pues durante los primeros años contó con el impagable asesoramiento y los valiosos servicios del embajador Javier Elorza, que fue, junto a Felipe González y con protagonismo parejo, el muñidor de los Fondos Estructurales y de Cohesión que tanto y tanto criticaron desde el PP.
Sin Elorza, el desastre del aznarismo hubiera marcado época; como así estuvo a punto de ocurrir cuando el diplomático --uno de los mejores de los que ha disfrutado el Estado español desde 1978-- fue trasladado a petición propia a la embajada española en París.
Algún día también habrá que explicar por qué el ministro apellidado Matutes llegaba tarde todos los lunes a las reuniones del Consejo de Ministros más importante de la Unióin, el de Exteriores; o por qué la ministra apellidada Mariscal de Gante tuvo que ser auxiliada por varios periodistas para que acertara a explicar el alcance de la directiva comunitaria que obligó a los Estados miembros a que convirtieran en delito la tenencia de pornografía infantil…
Esos y otros episodios y ante todo los asuntos que afectan al ámbito laboral o a las políticas anti-crisis (¡que deberían ser comunitarias y no estatales porque la crisis es global, no española!) son, entre otras, las cuestiones que debían haber debatido López Aguilar y Mayor Oreja.
Pero el posfranquista logró una vez más llevar el agua a su molino para hablar de cosas y casos que en el Parlamento Europeo ni se mentan.
..
Se atreverá Mayor Oreja a...
A título personal y a la vista de los debates que han mantenido, si algo tengo claro es que votar al PP de Mayor Oreja --¡urge otra derecha!-- es un sinsentido de proporciones mayúsculas.
Y también a título personal, opino que el buenismo y la prudencia de López Aguilar constituyen un débil bagaje ideológico para lidiar en Bruselas (...y en Madrid).
Ojalá algún día se puedan emitir debates electorales en el que se hable de políticas comunitarias con rigor, sin necesidad de entrar en tecnicismos, pero con rigor y poniendo encima de la mesa lo mucho que nos jugamos los ciudadanos europeos y que, por descontado, nada tiene que ver con la reforma de la ley que regula la interrupción voluntaria del embarazo.
¿Se atreverá Mayor Oreja a intervenir en la Eurocámara para comparar la pederastia con el derecho de las mujeres a recurrir al aborto? ¡Ni Le Pen ha caído en tamaña barbaridad!

1 comentario:

  1. Certero análisis. Efectivamente López Aguilar se pierde en divagacione y disquisiciones vario pintas. El que no se pierde es Mayor Oreja porque solo tiene un mensaje: el despretigiar a la oposición. Lo que realmente es muy alarmante es que en las encuestas dan al Partido Popular, liderado por la extrema derecha que es lo que representa Rajoy, más diputados que al PSOe. Ahí está el análisis. Por otro lado, cómo puede ser que un, en fin no me atrevo a catalogarlo, personaje como Rajoy que opina lo que opina sobre pederastia y aborto, pueda existir como político que encima pretende representar a España en la Unión Europea.

    Es tremebunda la situación

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.