18 junio 2009

Las elecciones iraníes y el simplismo de Occidente

Las recientes elecciones iraníes y el rosario de hechos que la han seguido --sean reales, supuestos o deseados-- merecen atención, pero conviene no engañarse ni dejarse engañar porque ¡todos! los candidatos en liza fueron previamente aprobados por los poderes legislativo y judicial del régimen. De modo que los calificativos que los medios otorgan a los candidatos, uno conservador u ortodoxo y el otro reformista o pro democrático --Ahmadineyad y Musavi, respectivamente-- son artificiosos y equívocos.
La mayoría de los medios, por ejemplo, dan por cierto que la represión policial ha causado ocho o diez muertos, según las fuentes, pero hay pruebas inequívocas --incluidas filmaciones-- de que ha habido enfrentamientos violentos entre los partidarios de uno y otro candidato, de modo que otorgar todas las muertes a las fuerzas del orden es, cuando menos, arriesgado. O acaso perverso.
Por otro lado, el posible fraude electoral es poco menos que imposible, pues a la hora de hacer el recuento en los colegios electorales había observadores (o interventores) de ambos candidatos. Más sencillo, puede que haya habido alguna irregularidad, pero es inimaginable que los partidarios de Musavi presentes en las mesas hayan asistido sin mover un dedo a un fraude generalizado, pues Ahmadineyad ha obtenido prácticamente el doble de votos que su rival.
..
El mosaico iraní
El problema no son los candidatos
El problema de los iraníes no es Ahmadineyad, sino Alí Jamenei y el régimen en su conjunto, que son quienes controlan el país de forma absoluta. Son ellos, los clérigos fundamentalistas, los que deciden quien puede o no competir electoralmente, contienda en la que ha participado entusiasmado el presunto reformista Musavi, que ya formó parte del gobierno revolucionario en los años ochenta (período durante el que en el Ejecutivo no había palomas y halcones porque ¡todos eran halcones!)
Los internautas y blogueros --y ciudadanos de Occidente en general-- que se han sumado a la oleada de condenas dirigidas contra Ahmadineyad prescinden de que Musavi es de la misma cuerda. Las diferencias entre el uno y el otro son formales, pero ninguno de los dos --¡tampoco el reformista!-- plantea un cambio institucional que marque una frontera nítida e infranqueable entre religión y Estado.
El resultado oficial definitivo, con una participación del 85 % de los electores, indica que Mahmud Ahmadineyad ha obtenido el 64 % de los votos frente a poco más del 32 % de Mir Husein Musavi.
..
Ejemplo de acusación ridícula
Una de las serpientes informativas que avalarían el presunto fraude electoral aludía a la victoria de Ahmadineyad en la ciudad de Tabriz, donde el reelecto presidente ha sido apoyado por el 57% de los votantes pese a que esa comarca es la patria chica de Musavi, de fe azerí al igual que la mayoría de habitantes de la zona. Esta acusación de tongo, que fue generada y difundida en y desde EE UU, resulta chocante porque una encuesta realizada cuatro semanas antes de la jornada electoral por dos organizaciones norteamericanas (Terror Free Tomorrow y New American Foundation) indicaba que las intenciones de voto de los lugareños eran de un 31 % a favor de Ahmadineyad y del 16 % para Musavi.
Observadores poco sospechosos de simpatizar con los fundamentalismos político-religiosos han subrayado que las dudas sobre la legitimidad del triunfo electoral de Ahmadineyad carecen de rigor, y en algunos casos son más propias de malos perdedores que de demócratas interesados en el futuro de los iraníes.
No obstante, lo más sorprendente de este episodio es que la idiotez política de demasiados dirigentes de Occidente les haya llevado a afirmar que Musavi y Ahmadineyad discrepan radicalmente entre sí, cuando en realidad ambos son candidatos de un régimen teocrático y, por tanto, autoritario, antidemocrático y medievalista.
ENLACE a un texto de alto valor informativo para acercarse al país asiático: "Así funciona Irán, una guía para entender el país de los ayatolás", por María Sánchez Díez, en SOITU.
PARA SABER MÁS del supuesto líder reformista: "El pasado de Musavi", en GUERRA ETERNA.

7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Es que es más fácil tener a un "malo" reconocible con quien cebarse y sólo verle (o exagerarle) aspectos negativos, que intentar ver qué mueve a cada uno.

    Musaví no es ningún santo. No oigo por ningún lado que recuerden que entre 1981 y 1989 fue primer ministro con Jamenei, durante el mandato de Jomeini, ni más ni menos, y, al parecer, su actividad tuvo puntos oscuros, ni de lejos como el libertador que se nos está vendiendo. Se le acusó de corrupto por ser amigo del traficante de armas Manuchehr Ghorbanifar, involucrado en el escándalo de Irán Contra o Irangate:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Irangate

    De ahí la tremenda difusión de las elecciones en Irán, que EE.UU. pretende quitarse de en medio a Ahmanideyad, por su oposición a muchos de los valores de Occidente que no comparte, como pasa con Chávez (coinciden, por ejemplo, en limitar los abusos de los bancos, uno siguiendo la ley islámica en contra de préstamos con intereses y el otro nacionalizando un banco que no estaba en quiebra, cosa inaudita en "los países avanzados"). También habría que tener en cuenta la pretensión a dejar de cotizar el petróleo en dólares. Si nos metemos en teorías conspiranoicas se podría decir que nadie nos asegura que EE.UU. no esté detrás de estas manifestaciones y de algunos sabotajes a las telecomunicaciones. Pero eso es más difícil de demostrar. Merece una lectura al respecto este artículo:

    http://rebelion.org/noticia.php?id=87125

    Finalmente, creo que al tener los opositores a Ahmanideyad un perfil más "occidentalizado", con mayores posibilidades de comunicación, es lógico que hayan tenido más revuelo sus manifestaciones y quejas. Pero les faltan las pruebas. Aun así, que de un país cuyo 70% son menores de 30 años, vota el 80% de la población y sale elegido Ahmanideyad por un 62% da que pensar.

    ResponderEliminar
  2. Ups, no debí hacer esa presentación al artículo de Rebelión.org, porque iba a parecer que lo escribía alguien sin mucha cercanía o relevancia con los hechos. En realidad lo escribe Paul Craig Roberts que fue secretario adjunto del tesoro en el gobierno de Reagan (cuyo mandato fue de 1981 a 1989, curiosamente como el de Musaví como primer ministro con Jomeini, en el que pasó el Irangate).

    Esperemos que todo el bombo que se le ha dado a las elecciones iraníes se le dé también a las saudíes, por ejemplo (ah, no, que en una monarquía absolutista feudal no hay, sólo hubo unas municipales en 2005, las mujeres no pueden votar, ni conducir, ni ir al cine después de treinta años sin haber (las niñas sí pueden), pueden encancerlarla por tomar un café con un compañero y hasta la primera mujer del Consejo de Ministros tiene que pedir permiso para salir en la tele). Pero con estos agachamos la cabeza y no ponemos pegas, para qué remover nada si ya sabemos cómo son y no son tan malos:

    http://www.eluniversal.com.mx/notas/603190.html

    http://www.20minutos.es/noticia/344477/0/encarcelada/cafe/amigo/

    http://www.larazon.es/noticia/la-primera-mujer-del-consejo-de-ministros-de-arabia-saudi-necesita-permiso-para-aparecer-en-television

    También me hubiera gustado ver todo ese movimiento anticensura en Internet cuando el año pasado detuvieron a Fuad al-Farhan en Arabía por mostrar sus opiniones reformistas:

    http://www.20minutos.es/noticia/328506/0/bloguero/arabia/saudi/

    Aun así, está bien el contraste con el que aparecen estas cosas en la prensa:

    http://www.elpais.com/todo-sobre/pais/Reino/Arabia/Saudi/SAU/

    http://www.20minutos.es/minuteca/arabia-saudi/


    Disculpa, Félix, por adueñarme de tu blog, pero es que me supera cuando alguien se queda sólo con la visión de un lado. No puedo con el maniqueísmo, ni el cinismo, ni el simplismo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. En Irán ningún partido no religioso llegara a las urnas. Pero por favor, no me hagas pensar mucho.....¿los de verde no eran los buenos?

    ResponderEliminar
  4. Me pregunto cuando se acabará con los fundamentalistas, cuando el mundo será mejor para todos...

    ResponderEliminar
  5. El pasado de Musaví, en Guerra Eterna:

    http://www.guerraeterna.com/archives/2009/06/el_pasado_de_mu.html

    ResponderEliminar
  6. A MARA:
    Gracias por la recomendación. Visito periódicamente Guerra eterna, pero con motivo de la "revuelta electoral" iraní todavía no lo había hecho. Ya he colocado un enlace en el post.

    ResponderEliminar
  7. De nada. Imaginé que lo leerías, pero mejor que sobre que no que falte. Cuantas más fuentes para apoyar tu artículo, mejor. Hoy precisamente comparaba el trato de la prensa estadounidense respecto al fraude electoral de Irán con el de Florida en 2000:

    http://www.guerraeterna.com/archives/2009/06/la_mirada_ameri.html

    Lo mejor de todo es que en EE.UU. dieron la vuelta a la voluntad popular y este año en Irán, parece que, aunque descontaran los posibles votos fraudulentos, el resultado sería el mismo. Dime de qué presumes...

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.