07 julio 2009

Centenario de la Semana Trágica de Barcelona

Estos días se cumple el centenario de la Semana Trágica vivida en Barcelona en los días finales de julio y los primeros de agosto de 1909, que se saldó con cientos de detenidos, decenas de procedimientos judiciales, fusilamientos y el descrédito del Estado y de su jefe, el rey Alfonso XIII.
El centenario de tan crucial episodio ha motivado que se hayan editado o reeditado textos que versan sobre aquellos acontecimientos.
Seis libros de alto interés
* La Semana Trágica: Barcelona en llamas, la revuelta popular y la Escuela Moderna, Dolors Marín, editado por La Esfera de los Libros;
* La Semana Trágica de Cataluña, con aportaciones de varios autores, Nabla Ediciones;
* La Semana Trágica, Joan Connelly Ulman, Ediciones B;
* Del 98 a la Semana Trágica: crisis de conciencia y renovación política, José Luis Comellas García-Llera, edita Biblioteca Nueva; 
* Francisco Ferrer y Guardia, Juan Avilés Farré, Marcial Pons Ediciones; y
* Siete días de furia: Barcelona y la Semana Trágica, Antoni Dalmau i Ribalta, edita Destino.
Pero, ¿cómo empezó todo?, ¿por qué fue tan masiva la participación ciudadana en la movilización?, ¿por qué confluyeron en las protestas colectivos sociales tan dispares?
En 1909, Antonio Maura estaba al frente del gobierno tras haber ganado las elecciones de abril de 1907 el Partido Conservador. España no se había recuperado social, política ni tampoco institucionalmente de los desastres de 1898, propiciados en gran medida por la pérdida de las últimas colonias de ultramar, Cuba y Filipinas, y la formalista democracia existente estaba profundamente pervertida por dos formaciones que a modo de clanes se alternaban en el poder, el Partido Conservador y el Partido Liberal, controladores de un sistema electoral regulado al gusto que permitía todo tipo de prácticas caciquiles, incluidas las componendas en los colegios electorales...
Mejor lea alguno o todos los libros de historia reseñados, u otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.