22 agosto 2009

Servicios públicos en verano, ¿dónde?

Una historia estival coruñesa que es pan de cada día en numerosas localidades españolas:
Unas francesas viajan en furgoneta hasta A Coruña, aparcan el vehículo, se ausentan durante un par de horas para ubicarse y estirar las piernas y, aprovechando la ocasión, los cacos asaltan el monovolumen y arramblan con todos los objetos que son fácilmente comercializables.
Un matrimonio local auxilia a las turistas y, de entrada, llaman al 091 pues el robo es muy reciente y hay posibilidades de dar con los delincuentes y el botín en Penamoa (asentamiento barraquista coruñés en el que se compra y se vende un elevado porcentaje de todo tipo de material robado en la ciudad, amén de estupefacientes).
Desde la centralita de la Policía les invitan a acudir a comisaría para presentar una denuncia porque en ese momento ningún coche patrulla está disponible. La pareja coruñesa que auxilia a las turistas se ofrece a acompañarlas y, ¡sorpresa!, frente a las instalaciones policiales hay una docena de coches patrulla aparcados.
Sólo hay tres explicaciones plausibles:
Todos los vehículos estacionados están averiados, la plantilla de agentes es corta, o las vacaciones de los policías están planificadas por un niño de tres años.
Muy probablemente, el suceso obedece a una mezcla de factores... ¡Es muchísimo más fácil que se haya averiado el cerebro de un ¿responsable? público que estén averiados todos los vehículos del parque móvil policial.
Algo similar ha ocurrido estos días con, por ejemplo, los servicios médicos públicos de A Coruña, donde es noticia que una demarcación sanitaria de la ciudad se ha quedado sin consulta de Pediatría. La lista de desajustes estivales en las plantillas de los servicios públicos es larga, ¡dependan de la administración local, la autonómica o la central! Tanto da.
Tampoco es una tara nueva. Ocurre desde hace años y años. ¿Qué hacen los gobiernos? Hay un denominador común en las reacciones de los ¿responsables? públicos, sea cual sea el partido gobernante: artillan una excusa y ponen cara de no haber roto un plato en su vida.
¿Y qué hacen los ciudadanos? Pues en este aspecto también hay un denominador común, salvo excepciones: tragan sin protestar.
¡Felices vacaciones! Pero procure no necesitar un servicio público durante el mes de agosto.
ENLACE a Blog del Ventorrillo, que informa con detalle de la aventura de las turistas francesas.

2 comentarios:

  1. Pues querido amigo ¿qué me dice usted de la Sanidad?

    ResponderEliminar
  2. los que gobiernan o administran u organizan no acuden a los servicios ambulatorios ni de urgenicas, seguro que van a la privada... o si van a la pública no esperan cola, se van directamente a la Resi de turno donde les atiende el amigo de Cuqui o Toti o Perico de los palotes, el día de su guardia... este país para muchos mortales funciona así.

    y soy funcionaria... pero ¿sabes qué? no escuchan, los curritos de a pie somos los que vemos los problemas y las posibles soluciones pero hay que cumplir objetivos, seguir las directrices marcadas, etc, etc... burocracia...


    biquiños,

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.