18 octubre 2009

El catolicismo hace política contra el Gobierno con la excusa del aborto

Ayer, varias organizaciones de ideología nacional-católica con el apoyo de la sección española de El Vaticano y el PP volvieron a convocar en Madrid una concentración contra la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo.
Toda una lección de cómo fidelizar compradores de periódicos
Iniciativa harto curiosa porque, salvo un puñado de enajenados y enajenadas que constituyen una minoría irrelevante, ¿acaso hay alguien que defienda abortar por abortar?
Otra cosa es que exista --al igual que en casi todos los países de la Unión Europea-- una ley que regule la interrupción voluntaria del embarazo, lo cual es un supuesto radicalmente distinto.
Pues bien, los y las partidarias de que, por ejemplo, las violadas alimenten el espermatozoide de su agresor hasta engendrar un ser vivo --porque de lo contario serían procesadas y encarceladas-- se reunieron otra vez para arremeter contra el Gobierno, pues esa era la finalidad de la convocatoria.
Sobre el número de asistentes, que según los convocantes superaba el millón y medio de personas, lo más adecuado es atender a cálculos racionales, para lo que es aconsejable visitar la bitácora El Manifestómetro, cuyos administradores estaban presentes y en más de una ocasión ya han demostrado su rigor informativo. ¡Y ojo!, sin olvidar que la racionalidad y la sensatez casi nunca son hijas de la cantidad...
[Con relación a ese tipo de cálculos es noticia la decisión de la agencia EFE de utilizar la tecnología de Lynce para ofrecer datos fiables y exactos]
En fin, el caso es que este asunto, que es de orden sanitario y jurídico --no sexual ni religioso-- ha sido utilizado una vez más como herramienta política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.