11 octubre 2009

El Estado intercepta sin control las comunicaciones con apoyo empresarial

El post anterior de ImP se refería a la decisión del Gobierno español de seguir avanzando en el control de las comunicaciones, criterio que --bien alegando asuntos de Estado o bien para proteger derechos de autor-- está haciendo realidad el 1984 de George Orwell.
Por si fuera poco, según informa el periódico Diagonal en su último número, y tal como ya habían denunciado varios expertos en el sector de las TIC [tecnologías de la información y de la comunicación] y defensores de los derechos civiles, el Estado español ya dispone de su propia red de espionaje telemático, al igual que casi todos los de Occidente. 
En 2001, el Gobierno que entonces presidía Aznar López (PP) habría abonado 36 millones de euros a la multinacional Ericsson para desarrollar e implantar un sistema de intercepción de comunicaciones (interception management system) que fue bautizado Sitel.
..
Ilustración capturada en Control.com blog
Sistema alegal y semiclandestino
Ese robot de interceptación y grabación de comunicaciones fue puesto en marcha y ha seguido funcionando sin interrupciones (también con el actual Gobierno), sin debate parlamentario previo, de forma alegal y casi clandestinamente, según ha alegado el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, en la denuncia que ha dirigido al Defensor del Pueblo.
¿Y qué dice el poder legislativo, Congreso y Senado? De momento, nada. Pero esto es menos grave si se tiene en cuenta que la élite política europea --representada por los miembros del Parlamento Europeo-- tardó ¡más de tres decenios! en admitir oficialmente que el Pentágono (ministerio de Defensa de EE UU) intercepta las comunicaciones de medio mundo.
..
NOTA:
¡Por favor, un poco de seriedad! Ya hay quienes han remitido comentarios (una media de tres por hora, algo inusitado) relacionando Sitel con Gürtel. 
Nada tienen que ver las conversaciones intervenidas con permiso judicial entre imputados o sospechosos de la trama Gürtel con las interceptaciones telemáticas de vigilancia de que disponen la mayoría de los Estados. 
Está bien que militantes o simpatizantes del PP traten de quitar hierro a las andanzas de los correas, crespos, bigotes, camps y demás personajes, pero confudir el paisaje con el horizonte es propio de bobos... De nada.
Ni que decir tiene que ese tipo de teorías en las que se mezclan el culo y las témporas no se difundirán en ImP. ¿Por qué? Muy sencillo: Aunque demasiados medios de información convencionales lo hayan olvidado, la libertad de expresión no incluye el derecho a difundir falacias.
Además, Im-Pulso es un blog. Es un medio de expresión o comunicación, cierto, pero no es un medio de información.

1 comentario:

  1. Buenos días:

    interesantes e inquietantes los artículos que se refieren a las comunicaciones, Félix. La verdad es que Echelon lleva tiempo en marcha, Sitel parece que no tanto... Y no deberíamos olvidar los límites que al acceso a internet imponen, entre otros, China, Arabia Saudí, o Cuba. Tampoco los intentos de EE.UU. por restringir el acceso público a sistemas criptográficos. ¿Conspiranoia? ¿Nos controlan los hombres de negro? ¿Es nuestra navegación y son nuestras comunicaciones íntimas y seguras? ¡Las preguntas y los temores podrían ser tantos! Pero también son muchas las respuestas, y las herramientas que pueden ayudarnos a mejorar nuestra privacidad y seguridad en las comunicaciones.
    Intrínsecamente relacionado con las capacidades tecnológicas, está el debate acerca de los derechos civiles, la ética del espacio virtual, el control de la Red de redes por parte de un@s poc@s, o de tod@s. Llevamos muy poquito tiempo metidos en esto. Hace veinte años, poca gente era capaz de imaginar que, mediante un teléfono móvil iba a poder hacer la compra semanal. Y me parece que, precisamente por ser tan joven este "cibermundo", el momento de conseguir que crezca libre es ahora.

    Besos,

    Iago Ruiz

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.