31 octubre 2009

La caída del número dos de Jordi Pujol, ¿anécdota o síntoma?

Las informaciones sobre la Operación Pretoria que instruye el juez Baltasar Garzón, por la que han sido detenidos el alcalde de Santa Coloma de Gramenet y otros personajes de la élite social, económica y política de Cataluña, acostumbran a dejar en segundo plano a Lluis Prenafeta; tipo listo donde los haya y que ha salido airoso de mil y un episodios tanto o más escandalosos que el ahora conocido.
En principio, las investigaciones apuntan que los presuntamente implicados en la trama destapada por Garzón han desviado unos 45 millones de euros, pero esta cantidad sólo es indicativa. En el caso de Lluis Prenafeta incluso es ridículo hablar de cantidades gastadas, abonadas, cobradas, desviadas o desaparecidas --lo hayan sido legal o ilegalmente-- si se tienen en cuenta los sucesivos episodios político-económicos en los que ha participado. La suya es una trayectoria ejemplar.
Sin ánimo de restar gravedad a las posibles responsabilidades del ¿socialista? Bartomeu Muñoz [alcalde de un municipio del cinturón rojo barcelonés pero vecino de uno de los barrios más elitistas de la ciudad condal], la trayectoria de Lluis Prenafeta es la que mejor ilustra lo esencial de un sector de la clase política catalana en el que la ideología es secundaria y lo que importan son las relaciones, el acierto en la imagen y tener buenos amigos-aliados en la Administración, incluida la de Justicia.
..
Lluis Penafreta
La mano derecha de Jordi Pujol
Lluis Prenafeta fue el alter ego de Jordi Pujol durante más de un decenio, llegando a formar parte de la dirección de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), el partido liberal coligado con la demócrata-cristiana Unió Democràtica de Catalunya (UDC) en CiU. Prenafeta fue nombrado secretario general de la presidencia de la Generalitat de Catalunya en mayo de 1980, cargo que ostentó hasta mayo de 1990, cuando dimitió para dedicarse a sus empresas, según dijo.
No obstante, su dimisión coincidió en el tiempo con la decisión de la Fiscalía de Barcelona de abrir una investigación por las posibles incompatibilidades y chanchullos en las que habría incurrido el jefe de gabinete de Jordi Pujol, situación que fue denunciada por el sindicato CNT y por varios abogados que le acusaran de utilizar el cargo público para beneficiar intereses privados.
..
Entra en acción Pascual Estivill
Tres años después, exactamente en febrero de 1993, el juez que instruía aquel expediente archivó el asunto. Ese juez era Pascual Estivill, que años después --tras haberse beneficiado de sucesivos ascensos en la judicatura, propiciados casualmente por CiU-- fue condenado por prevaricación y por haber utilizado la judicatura para hacer negocio y proteger a sus amigos.
En 1996 Prenafeta fue imputado --junto a 30 personas más-- por la desaparición de 30.000 millones de pesetas de la constructora Huarte, empresa que presentó suspensión de pagos ese mismo año. Esta causa también fue archivada en mayo de 2001.
El polémico ex secretario general de la presidencia de la Generalitat también intervino en la puesta en marcha de la televisión autonómica catalana (TV3), la emisora pública Catalunya Ràdio, las loterías de la Generalitat y en el proyecto e instalación de Port Aventura, episodios todos ellos que fueron motivo de polémica e incluso de denuncias.
En junio de 1990, Prenafeta fue nombrado presidente de Petrolis de Catalunya (Petrocat), empresa auspiciada por el Gobierno de Jordi Pujol y participada por Repsol y Cepsa, y poco después entró en el consejo de Túnel del Cadí. De hecho, cuando se inició la década de 1990, justo cuando dimitió como secretario de la presidencia de la Generalitat, Prenafeta estaba ligado en mayor o menor grado a una treintena de sociedades.
Quienes lo han conocido comentan que Prenafeta siempre estuvo convencido --y seguramente lo sigue estando-- de que es el más listo de la clase y de que está por encima del bien y del mal…
..
Jordi Pujol echa leña al fuego
Lógicamente, CDC ha suspendido de militancia a Prenafeta y al otro detenido de postín, Macià Alavedra, ex conseller de Economía en sucesivos ejecutivos pujolistes. Pero en el capítulo de reacciones --al margen de las partidarias, que no se han hecho esperar y son de agradecer-- llama poderosamente la de Jordi Pujol, que probablemente también cree estar por encima del bien y del mal, pues ha amenazado a la clase política en general con tirar de la manta.
El faro del nacionalismo catalán de centro-derecha ha lanzado un mensaje bien claro: si Prenafeta es acusado de corrupción, dirá quién cobraba y quién pagaba a partidos políticos y a sus dirigentes… Ojalá cumpla la amenaza.
MÁS detalles, en La vanguardia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.