21 diciembre 2009

¿Aspira la intelectualidad españolista a que odiemos a España?

Todos los ciudadanos de un Estado democrático de Derecho, sean miembros de la élite o de las clases bajas merecen respeto, pero por motivos de innecesaria explicación por evidentes los miembros de la élite social, intelectual y económica no deben ser criticados y todo cuanto dicen debe ser emitido o publicado, aunque sea una estupidez .
Un desheredado que roba 100 euros comete un hecho que merece críticas feroces; en cambio, un ejecutivo de banca que dilapida 500 millones de los ahorradores para él embolsarse dos millones es comprendido y, para colmo, la entidad financiera para la que trabaja recibirá dinero de los contribuyentes para evitar la quiebra.
Félix de Azúa es una especie de ejecutivo de la élite intelectual, de modo que no sólo está mal visto llevarle la contraria, sino que además es moralmente obligatorio tragar los potajes que él cocine. Es un intocable, uno de esos ciudadanos que están investidos de un derecho extraordinario: determinar lo que todo el mundo debe pensar y sentir.
..
Los y las pacientes de anorexia
no son los únicos humanos
que tienen una percepción
distorsionada de la realidad
Falsear la realidad es un privilegio
de la élite intelectual
Se trata de un escritor con oficio que sabe defender sus creencias con palabrería bien sonante y estética subyugante. Los nacionalismos nada valen, dice... ¡salvo el nacionalismo español!, claro. Bueno, quizá también merezca ser salvado de la quema el nacionalismo kosovar, ¿verdad?
..
[Convendría que los azúas elaboren y publiquen la lista de nacionalismos buenos, o la de los malos, sólo así será posible cumplir el reto: reducir a cero el número de ciudadanos que se equivocan o no saben controlar sus sentimientos] 
..
El autor arremete contra los nacionalistas catalanes porque ocupan lugares estratégicos en las instituciones, en el sistema económico y en los medios de Cataluña. Que los nacionalistas españoles ostenten más poder en todos los ámbitos del Estado y de la sociedad española es irrelevante... ¿irrelevante?, ¡quia!, es perfecto, como debe ser.
En rigor, pese a su privilegiada posición intelectual De Azúa no hace ninguna aportación. Ni una. Todo lo que él expone es un refrito de las teorías ya esgrimidas hace decenios por los defensores de la "unidad de destino en lo universal".
Según De Azúa, las consultas organizadas por los soberanistas catalanes constituyen el principal problema del Reino de España y de sus habitantes; es más, De Azúa justifica la obligada preeminencia de los nacionalistas españoles pese a que son quienes mejor y durante más tiempo han alimentado los enfrentamientos territorialistas.
..
[Sin necesidad de alejarse en el tiempo, conste a modo de ejemplo que quienes más han contribuido al auge y al ascenso electoral de ERC han sido los modernizadores del patriotismo franquista: los nacional-católicos aznaristas]
..
Si el objetivo es generar rechazo a España,
los azúas van por buen camino
A quienes de nacionalistas sólo tenemos un radical respeto por las culturas y las fronteras nos producen inquietud existencial, leer los simplismos de los azúas nos anima a reclamar un DNI andaluz, castellano, catalán, gallego, vasco, portugués, sueco, belga, francés, tanto da, el que sea con tal de alejarse cuanto sea posible de un Estado que según los azúas debe imponer una cultura determinada y un sentimiento patrio concreto... urge erradicar sentimientos patrios pecaminosos, ¿verdad?
De Azúa suscribe, entre otros, este rosario de falacias:
«De hecho, los nacionalistas de Montilla [¿?] ya están legalizando [¿?] a toda prisa un Tribunal Constitucional catalán [¿?] para cuando suspendan [¿?] la Constitución española. No sabemos, de todos modos, si estos soberanistas están dispuestos a plantear el estado de excepción [¿?] prescindiendo de un Ejército de respaldo y contando tan sólo con la presión mediática y económica».
De Azúa no distorsiona; es peor: emponzoña.
Esa y otras falacias provocan que aumente el número de independentistas catalanes, vascos, gallegos, andaluces, castellanos, leoneses, aragoneses. De Azúa tiene derecho a ser nacionalista español, sin duda, pero idéntico derecho asiste a los nacionalistas de otras patrias y banderas. Cada cual elige su patria, sea por sentimiento o interés. Punto.
Los azúas confunden patria y nación con Estado. Aunque todo apunta que esa confusión no es tal, sino una forma como otra de promocionar la verdad verdadera... que es la suya, claro.
..
ENLACE a la lección de nacionalismos buenos y malos: "Veloz progreso hacia el pasado", en El país.

7 comentarios:

  1. Magnífica reflexión la suya D. Félix.

    Y, además, plenamente certera y temporal. Fíjese en esa maravillosa noticia que ha dado la vuelta al mundo: ETB dará en directo el discurso del designado por franco como sucesor.

    Los Azúa y compañía van ganando terreno cada hora. Todo esto está relacionado.

    un saludo

    ResponderEliminar
  2. A TXEMA,
    Sí, aunque no lo parezca, casi todo está relacionado. En política la casualidad es algo excepcional... Na hay puntada sin hilo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo con usted. Hace ya años apunté y los bauticé como nueva intelectualidad. Hay una larga lista: De Azúa, Arcadi Espada, Fernando Savater, Álvaro Pombo, Antonio Muñoz Molina, Antonio Elorza, Gustavo Bueno, Sánchez Dragó, Jon Juaristi y los psuedos: César Vidal, Jiménez Losantos, De Prada, Burgos...

    ResponderEliminar
  4. A JUAN
    Suscribo la lista de "enredadores" que ofreces.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. http://www.elpais.com/articulo/reportajes/tiene/extrano/querer/Estado/propio/elpepusocdmg/20091220elpdmgrep_5/Tes

    ResponderEliminar
  6. Buceando en este inmenso océano me encontré con esta entrada, la cual, suscribo plenamente. El nacionalismo es un invento moderno, del siglo XIX. Cada vez más me considero Ciudadano universal. Si te interesa, apreciado Félix, en breve sacaran un libro sobre Alfonso X y su tiempo en que se describe la compleja situación de todos estos orígenes míticos.

    Y hablando de vascos, gallegos, aragoneses ....Tú crees Félix, que ¿ los numantinos y los granadinos tienen idéntica cultura castellana ? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es largo de explicar, pero sintetizando, en mi opinión arrebatos ultranacionalistas como este de Félix de Azúa (conste que los hay de similar catadura en boca de nacionalistas catalanes, vascos y gallegos) tienen dos denominadores comunes: el desprecio por la cultura ENTENDIDA ESTA COMO UN TODO (la suma de todas las culturas) y, segundo, un "complejo" de superioridad enfermizo (tal parece que estuvieran convencidos de que "mi país es el mejor del mundo", "el mío es el único país decente", o peor: "vuestros países son despreciables").
      El nacionalismo, el amor o apego al propio país y a la propia cultura, no es deleznable per se. Incluso es un "sentimiento" o inclinación positiva, racional y probablemente necesaria desde un punto de vista social (no es bueno el auto-odio); pero cuando el nacionalismo oculta la realidad con el objetivo explícito o implícito de dominar o imponer deja de ser sentimiento o apego para convertirse en excusa y, a veces, en "locura" (el ejemplo más claro fue el pangermanismo nazi).
      No hay una cultura uniforme, tampoco la "española" (digo española, NO castellana).
      Es una desgracia que en las Españas haya más intelectuales dedicados a fomentar las exclusiones que a difundir criterios de convivencia.

      Eliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.