19 enero 2010

Ahora con más discreción, la CEOE insiste en abaratar el trabajo

Aunque de forma más discreta, maxime tras los resbalones de su presidente, Díaz Ferrán [ver aquí y aquí], la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) sigue presionando al Gobierno para que reforme a la baja el mercado laboral.
Y todo indica que el Ejecutivo, así lo ha expresado el titular de Trabajo, Clestino Corbacho, está dispuesto a sentarse a dialogar y tener en cuenta las demandas de la gran patronal.
Es, por tanto, momento oportuno de recordar tres aspectos sustanciales:
1. En España se incumple casi sistemáticamente la legislación laboral, destacando en ese sentido sobre todos los países de Europa occidental , máxime en materia de seguridad, en asuntos medioambientales, en la realización de millones de horas extras injustificadas, y en la proliferación de contratos temporales y en prácticas que conculcan las normas y criterios previstos en los textos legales;
2. En España sí hay despido libre. Veamos: cuando un despido es declarado improcedente la ley permite que la empresa eluda el cumplimiento de la sentencia, rechazando la readmisión a cambio de una indemnización --que la CEOE se empeña en abaratar--, pero en todo caso el trabajador se queda en la calle; y
3. España es uno de los países socios de la Unión Europea que destacan por sus bajos salarios, ver el cuadro que acompaña este texto, que ha sido capturado en «Sueldos más altos = más empleo», vía NUEVA TRIBUNA. Los datos del cuadro se refieren al ejercicio de 2007, pero resulta que en los últimos dos años las diferencias entre España y Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña, Holanda o Suecia han aumentado.
MÁS INFORMACIÓN: La patronal insiste en que "Simples leyes de aritmética obligan a abaratar el despido", en NUEVA TRIBUNA.

2 comentarios:

  1. Siempre he pensado que la fortaleza de un sistema económico es directamente proporcional a la fortaleza de su mercado interno, si quienes conforman el mercado interno, que no solo son las empresas, sino también sus clientes, son fuertes, el sistema económico de un país es fuerte.

    ¿Qué pasaría, por ejemplo, si en España se aumentaran los salarios? Pues que los trabajadores tendrían más dinero para gastar, comprar cosas, eso revitalizaría el consumo interno, movería la economía ya que también podrían ahorrar, etc.

    Cuando más se pauperiza a la clase trabajadora más se pauperiza un país, y si no me creen, vean como se han desenvuelto las cosas en Argentina.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A SERGIO,
    Infravalorar el mercado interior es un mal histórico en España.
    No obstante, esa tara se explica en gran medida si se tiene en cuenta que hay una relación proporcional (pero a la inversa) entre la constante pauparización de los asalariados (durante el período 1980-2004 la capacidad de compra del asalariado medio español cayó un 25%) y la elevada tasa de beneficios de las empresas.
    La perversión ya es vieja.
    Hace unos años un ministro que para colmo decía ser socialdemócrata tuvo el desparpajo (por no decir otra cosa) de chulear en foros internacionales anunciando que España era el país europeo donde más rápido se podía hacer rico un empresario o un inversor.
    Esa tesis la aplicó con preobado éxito el sacralizado Rato y nadie parece dispuesto (el PSOE actual tampoco) a poner coto a esa dinámica empobrecedora.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.