20 enero 2010

Otra "lección" de Terstch, el líder tabernario de la libertad de expresión

¿Recuerda usted a Hermann Tertsch, el periodista que con el apoyo de Esperanza Aguirre, TeleMadrid y la cadena de los obispos (la Cope) convirtió una pelea de bar en un atentado contra la libertad de expresión e información?...
Pues bien, Tertsch se ha reincorporado a su puesto de trabajo en la aguerrida televisión autonómica madrileña y, para alegría de sus admiradores, ya ha ofrecido otra impagable lección de periodismo y de análisis racional de la actualidad.
A propósito de lo que está ocurriendo en Haití, Terstch ha comentado urbi et orbi que [si tiene intención de seguir leyendo, amable lector/a, debo advertirle que las palabras que siguen pueden herir su sensibilidad] lo mejor para un país empobrecido que además ha sufrido un asolador terremoto «es gozar de una ocupación norteamericana por tiempo indefinido».
Y luego hay colegas que se extrañan de que los periodistas estemos perdiendo crédito social... Con profesionales como Terstch lo raro es que los ciudadanos sigan atendiendo a los informativos y comprando periódicos.
MÁS detalles del suceso y de la ocurrencia, en Público.

2 comentarios:

  1. Pero hombre qué esperaba usted querido amigo. Al albur de este desastre llego a Haití, ayudo y, de paso, me quedo para poner orden.

    Y este idiota tan contento.

    un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. No sé de qué nos extrañamos, estimado Félix, la Nueva Intelectualidad es el Oráculo de los dioses, no sólo el señor de la pelea barriobajera, también: Savater, Azúa, Espada, Llosa, Pombo, Dragó, De Prada, Vidal, Muñoz Molina y su "santa", Elorza, el estómago agradecido del director de los teatros del Canal, Juaristi... son el referente del nuevo pensamiento único, grande, unitario y libre que nos invade. El artículo de De Prada sobre el terremoto defendiendo a Monseñor Munilla tampoco tiene desperdicio.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.