10 mayo 2010

"The New York times": La ineficiencia financiera y profesional de las cajas gallegas

Camino de la fusión de ambas cajas, los dirigentes políticos gallegos y los directivos de Caixa Galicia y Caixanova protagonizan un folletín. Del episodio galaico se han hecho eco periódicos y revistas de Europa y Norteamérica. Así, The New York times, en una crónica titulada «Spain seen as moving slowly on financial reforms» (España se mueve con lentitud para acometer las reformas financieras), recurre al caso de las caixas para reflejar la singular actitud de las autoridades públicas --empezando por el Gobierno central-- a la hora de emplearse con la contundencia que el asunto requiere; no en vano, tal como recuerda The New York times, las cajas de ahorros acusan una situación muy delicada.
El rotativo neoyorquino subraya que, sorprendentemente, el mayor disenso a la hora de fusionar dos «debiles entidades» --así son calificadas-- radica en que no hay acuerdo a la hora de repartir la tarta (los cargos), habiéndose suscitado una guerra entre lobistas de distintas ciudades (A Coruña, Ferrol, Lugo, Ourense, Santiago, Vigo); en resumen, que apenas se habla de economía y el eje del debate es quítate que me pongo yo...
¡Penoso!
Infografía capturada en Jubilados Caixa Galicia 
Para redondear tan patética situación, ahora resulta que los protagonistas intentarán superar el grave problema que supone elegir al primer ejecutivo de la nueva entidad nombrando a alguien ajeno a los dos cajas, para lo que han lanzado el nombre de Juan Ramón Quintás, auqneu quizá sólo se trata de un globo sonda.
En todo caso, conste que Quintás ha presidido durante ocho años (hasta el mes pasado) la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).
La candidatura de Quintás debería generar inquietud, pues fue el rector de una CECA que nada hizo para impedir que durante el bum inmobiliario las cajas otorgaran créditos hipotecarios por valores que superaban con creces los precios de los inmuebles: daban créditos de hasta el 125 % del precio del piso, que para colmo casi siempre estaba sobrevalorado.
Esa irracional apuesta por la compra-venta de viviendas, unida a las exageradas inversiones en el mercado del suelo urbano o urbanizable y en la construcción, han generado la mayoría de los problemas que ahora acusan esas entidades.
Además, el año pasado, justo cuando arreciaba la crisis y el desempleo galopaba, la directiva que lideraba Quintás aumentó en un 29 % las retribuciones de la cúpula de las cajas, un 15 % los fondos de pensiones y un 22 % las dietas.
Nadie duda de que Quintás tiene larga experiencia, pero los datos también cuestionan que sea el gestor más adecuado para reflotar dos entidades que juntas o por separado afrontan un futuro en el que lo prioritario es aplicar criterios económicos, olvidarse de lujos turcos y romper con los territorialismos baratos, máxime teniendo ne cuenta que no son entidades privadas... aunque de un tiempo acá actúan como si lo fueran con la complicidad de los cargos institucionales que deben controlarlas.
La información que se difunde en España sobre el mundo de la banca y de las cajas de ahorros es tan superficial, son tantas las filias, las fobias, las "peleas familiares" (o interpartidarias) y las medias verdades que conviene echar una ojeada a publicaciones extranjeras para saber lo que ocurre y lo que los directivos hacen o deshacen.

2 comentarios:

  1. Al margen de los foguetes de que hablas al final del post, que son muchos, variados y del tipo "luminaria" (lucecitas que iluminan el cielo las noche de verbena), lo más gracioso es que no tardarán mucho en ser absorbidas por el mejor postor bancario. De hecho, ZP y Rajoy ya pusieron la semana pasada la primera piedra. Apertas.

    ResponderEliminar
  2. A MIGRAMUNDO,
    Está cantado que en España quedarán 5, 6 o 7 cajas; el sistema así lo "demanda" (aparte de que haya cajas pequeñas, locales y/o comercales, tipo "cooperativas", como las que funcionan en toda Europa y que son seguras y rentables).
    Las fusiones que ahora se plantean son -como en el caso de la gallega- sentimentales...
    La futura "gran" caja galega tiene el futuro de un espía sordo y acabará fusionada con Cajamadrid o similar.
    Cajas territoriales fuertes y seguras sólo pueden ser y serán una o dos con sede en Cataluña, una en el País Vasco, otra en Madrid, otra en Andalucía y quizá otra en Valencia.
    Ahora disparan "foguetes" para preparar el paso que exige el sistema (BdE).

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.