08 julio 2010

España, 1; Alemania, 0: ¡Sumar es futuro, uniformar es pasado!

Los habituales de esta bitácora saben perfectamente --salvo que se nieguen a abrir los ojos-- que no soy un patriotero. El nacionalismo político me causa desazón, sobre todo el uniformador españolismo. Pero hoy la actualidad manda; de modo que me siento obligado a dejar constancia de que el combinado de futbolistas profesionales de las Españas se ha clasificado con indiscutible justicia deportiva para disputar la final del campeonato mundial de fútbol de selecciones nacionales o estatales.
El valor número uno del equipo español es, a mi parecer, su sentido de colectividad. Es un grupo de deportistas de alta calidad y cohesionado que ha logrado relegar a segundo plano los estrellatos.     
Teniendo en cuenta la identidad de quien marcó el gol, el catalán Puyol: ¡Visca Espanya!   
O lo que es lo mismo: ¡Vivan las Españas!    
¿Tan obtusos son los dirigentes políticos --sobre todo los del PP-- que son incapaces de asumir que una de las grandezas de la realidad en la que vivimos es que somos suma, que sobran las restas y  que urge superar la aberrante uniformización de quienes tienen miedo al futuro y a perder sus prebendas? 
CON ANTERIORIDAD: "La FIFA es un espejo casi perfecto del sistema".  
DE INTERÉS para los aficionados al deporte rey: "Todo está en los libros y el fútbol, también".

6 comentarios:

  1. CIEN POR CIEN DE ACUERDO.

    Visca Espanya.

    ResponderEliminar
  2. Y a mí que me parece que lo que les interesa son los 600.000 euros que se van a llevar.

    Claro que puedo ser un mal pensado o uno de esos antipatriotas de los que tanto habla pepiño.

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. A TXEMA,
    Sin duda, 600.000 euros pesan mucho... Pero en este post no me refería a los jugadores ni al dinero, sino al sentido de colectividad que está distinguiendo al combinado; lo cual, en mi opinión, es positivo y merece ser destacado.
    Por otro lado, 600.000 euros es mucho dinero para ti y para mi, pero no tanto para quienes ganan más de 1, de 2 y de 3 millones cada temporada.
    En un post anterior aludí al dinero, pero lo que a mi parecer es más condenable en esos movimientos de capital no es la actitud de los que cobran tan generosos emolumentos, sino que lo vergonzoso es habilitar esas cifras; es decir, se dilapidan fondos que se reúnen a costa de quienes pagan derechos televisivos e impuestos, entre otras cosas e ingresos.
    El dinero --¡no sólo el del fútbol!-- no se genera en el "vacío", no se imprime y ya está; sino que tiene un origen social en el 90% de los casos. Es riqueza acumulada y en el caso del fútbol, gastada con injustificable alegría.
    En todo caso, tengo la convicción de que la mayoría de los jugadores profesionales que forman parte del combinado español pelean por afán deportivo o de equipo; en segundo lugar, luchan en el campo porque representan a un país o una sociedad con la que se identifican --este sentimiento es real y respetable, sea de germen nacionalista o no-- y en tercer lugar, también compiten con fervor porque los triunfos revalorizan su proyección "comercial" como profesionales que quieren cobrar cuanto puedan antes de "jubilarse".
    La perversión del fútbol no la generan los jugadores, sino los que exacerban ese mundo con fines que demasiadas veces son ajenos al deporte. Los que lo aprovechan, ¡que no son pocos!
    Por eso y por otros detalles que es imposible resumir, opino que en este caso conviene poner en valor el sentido de colectividad y la "idea" de que el futuro pasa por convivir, tanto en las Españas como en las Europas: ¡Los uniformes y los patrioterismos son destructivos más pronto que tarde!
    Más fácil, me hubiera gustado que ayer estuviera Senna (el negro del Villarreal, de Vila-real) en el campo, con la camisola roja.
    No sé si me he explicado con claridad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Se ha explicado perfectamente. Lo que pasa es que desconfío tanto de los jugadores como del entorno.

    Quizá el afán de ganar esté presente en ese colectivo, puede ser, pero en mi modesta opinión, que no pretende ser la acertada, se ha perdido el espíritu de la competeción en sí misma.

    Ahora la importante s ganar y por eso se magnifican las cosas. No hay más que escuchar las barbaridades que dicen los "comentarias" y el fanatismo que emplean.

    Pasa con todas las competiciones. Fíjese en un detalle: en las que los españoles no pintan nada no hay motivo de noticia jamás.

    ¿Puede haber algo más antideportivo?

    saludos

    ResponderEliminar
  5. A TEXEMA,
    Coincido plenamente en que la información "deportiva" es penosa. Por lo general, sobre todo en TV, los informadores y comentaristas son por encima de todo forofos.
    De la prensa, mejor no hablar, ¡llegan a generar pleitos y conflictos interterritoriales carentes de sentido!
    Una vergüenza.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Exacto Don Félix, por eso mismo huyo de ellos como de la peste.

    Un gran abrazo amigo. Es usted de lo poquito sensato que hay por estos pagos.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.