12 julio 2010

Las pseudociencias ganan espacio en las universidades españolas

España, 2010, ¡siglo XXI!: «En una época en la que las universidades de varios países europeos van retirando sus titulaciones pseudocientíficas, en España florecen como setas tras un chaparrón. La homeopatía se encuentra presente, incluso en forma de másteres y títulos de postgrado, en muchas de ellas: Barcelona, Zaragoza, Valencia, Navarra, León, Las Palmas, etcétera.
«También abundan los títulos en acupuntura, como los de las universidades de Lérida o Málaga, y la Universidad de Alcalá de Henares ha rizado el rizo ofreciendo un curso de verano de introducción a ambas pseudoterapias. Otras universidades no tienen el menor escrúpulo a la hora de ofrecer cursos de aromaterapia, arteterapia (sic) o medicina ayurvédica...»   
El texto precedente, entrecomillado, pertenece al artículo titulado «La lista de la vergüenza», de Fernando L. Frías, que forma parte del número 11 de la revista electrónica que edita Círculo Escéptico.    
El mismo número incluye, entre otros textos: «Contacto del tipo lo sé todo», «Hablan las víctimas de Coté» y «El fabricante del iPhone contrata a monjes para acabar con su mala suerte».

2 comentarios:

  1. Buenas,
    Estoy de acuerdo en que la homeopatía, la acupuntura no han demostrado su eficacia (no digo que la tengan), pero lo ha hecho la psicología? Acaso hay estudios científicos que avalen la práctica del Yoga o la Meditación, crees que no son eficaces?.
    No entiendo porque pones sic al hablar de arteterapia, no es evidente que muchas enfermedades se deben a bloqueos mentales y emocionales y por lo tanto cualquier práctica que libere esas barreras sirve de terapia.

    ResponderEliminar
  2. El efecto placebo es un hecho científico, absolutamente probado por medios estadísticos. La magia -inclúyase en ella la religión, la medicina alternativa, o una combinación de ambas, como pueda ser la santeria- siempre tendrá un papel relevante en los asuntos relacionados con la salud humana.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.