26 agosto 2010

Afganistán: Policías españoles mueren en una guerra civil ajena

Copio y pego un párrafo del legítimo y sensato pronunciamiento emitido por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) a propósito de la muerte de dos agentes y de un asistente civil (traductor), ayer, en Afganistán:
«La Guardia Civil está realizando misiones internacionales con éxito en tareas de apoyo y formación a cuerpos policiales en otros diversos países, pero este cuerpo de seguridad no está preparado para actuar en zona de guerra, como es Afganistán».
La asociación de guardias tiene ¡toda la razón!, pues en Afganistán se desarrolla una guerra entre dos ejércitos: uno compuesto por tropas de un movimiento nacional que es heredero del Gobierno que fue derrocado por una intervención exterior, que se enfrenta a otro formado por tropas de varios países más las del nuevo Gobierno afgano impuesto por una coalición político-militar extranjera.
Sin entrar en calificaciones ni descalificaciones, la realidad no tiene enmienda: en Afganistán se libra una guerra civil con intervención de fuerzas extranjeras.
..
Preguntas racionales que el Gobierno no puede contestar racionalmente   
¿Qué servicio prestan a España, a los españoles y a sus intereses las tropas desplazadas allí?, ¿cómo justificar que el Estado español envíe agentes policiales a Afganistán?    
En zonas de guerra es absurdo hablar de terrorismo, pues la violencia en todas sus formas es consustancial a la guerra.    
Los tres ciudadanos españoles muertos ayer en Afganistán se suman a la lista de los fallecidos en una guerra ajena y que, abundando en insensateces, fue bendecida por Naciones Unidas porque cedió una vez más a las presiones y chantajes políticos, económicos y financieros.   
La invasión de Afganístán fue adornada, alentada e interesadamente apoyada, entre otros poderes, por numerosos medios de información del civilizado Occidente.  
Para redondear, la alegada relación entre el Gobierno afgano (el de los talibanes) y los atentados neoyorquinos del 11-S era tan cierta como la existencia de las armas de destrucción masiva que almacenaba el régimen de Sadam Huseín: ¡invenciones!
.. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.