06 agosto 2010

Cuba inicia un proceso de cambios y los medios relativizan la novedad o la silencian

En general, aunque siempre hay excepciones, los medios convencionales norteamericanos y europeos sólo se refieren a Cuba para difundir informaciones que perjudican al régimen, aunque también dañen a los ciudadanos cubanos en general --pero esto, al parecer, nada importa. Sin restar importancia a la reciente y extraordinariamente publicitada excarcelación de disidentes, la noticia de mayor proyección política que se ha producido en la isla desde hace meses, me atrevería a decir años, ha sido infravalorada u ocultada.
Me refiero a lo anunciado por el jefe de Estado cubano en el último plenario de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento); a saber:
El Gobierno caribeño ha diseñado un paquete de medidas que modificarán en profundidad el escenario laboral, económico y más pronto que tarde, también el político.
En su intervención, Raúl Castro ha reconocido sin rodeos que el Estado está manteniendo puestos de trabajo inútiles o improductivos en cantidades «considerablemente abultadas» [este y los siguientes entrecomillados corresponden a citas textuales] y anunció que el consejo de ministros ha decidido poner fin a tan elevado como estéril gasto; si bien matizó que "nadie quedará abandonado a su suerte".
Conviene recordar que los empleos y, por tanto, los salarios del 90 % de los trabajadores cubanos dependen del Estado, exageración que una vez desaparecida la URSS y de forma cada vez más grave tras la crisis financiera desatada en 2007, ha ido laminando el equilibrio presupuestario del Estado cubano hasta el extremo de que a fecha de hoy está amenazado de quiebra.
La necesidad de reconducir y racionalizar la economía cubana --lo que equivale a reformar las estructuras productiva y social del país-- ya fue calificada de reto inevitable la pasada primavera por Raúl Castro, cuando advirtió públicamente de que "sobran cientos de miles de trabajadores" en distintos sectores y actividades que dependen de las arcas públicas. Analistas no gubernamentales, pero ajenos a la oposición derechista que opera desde Miami Madrid, estiman que en torno a un millón de asalariados dependientes del Estado cubano ocupan puestos de trabajo improductivos o sobrantes.
..
Raúl Castro durante una intervención en el parlamento cubano
El fin del «pago igualitario»
Las medidas ya acordadas por el consejo de ministros a mediados del mes pasado y que hasta hace escasas fechas apenas habían trascendido, "serán aplicadas por etapas" y contemplan reformar lo que los estalinistas denominan "tratamiento laboral y salarial" de los trabajadores. Es más, ante la cámara Raúl Castro ha anunciado que toca "acabar con enfoques paternalistas que desestimulan la necesidad de trabajar para vivir (...) Hay que reducir los gastos improductivos que entraña el pago igualitario"; lo que supone derogar el sistema que "da garantía salarial durante largos períodos a personas que no laboran". Y remató con esta frase: "Los primeros interesados en encontrar un trabajo socialmente útil deben ser los propios ciudadanos".
La aplicación de esos y de otros criterios expuestos por el jefe de Estado introducirán profundos cambios en las relaciones económicas ciudadanos-Gobierno, con todo lo que esto conlleva. Además, entre las medidas ya confirmadas, figura la de aumentar exponencialmente el número de personas con permiso para trabajar por su cuenta, sobre todo en el sector servicios, y ampliar las posibilidades de que los autónomos contraten asalariados a su cargo; es decir, La Habana fomentará la creación de empresas privadas, suprimiendo las actuales trabas --esto ha sido plenamente confirmado por fuentes oficiales.
..
Llamamiento a la estabilidad
Pero esas y otras transformaciones, según remarcó ante la cámara Raúl Castro, sólo se aplicarán si hay "aseguramiento político"; más claro: si nadie desde dentro o desde fuera de la isla pone en riesgo la estabilidad institucional.
El trabajo por cuenta propia ya existe en Cuba desde los años noventa, pero debido a la prudencia y a los temores del régimen apenas se ha desarrollado y la legislación aplicable hasta ahora es muy restrictiva, lo que ha impedido mejorar la productividad y ha frenado el aumento de los ingresos medios por persona, lo que a su vez ha frustrado el uso de la herramienta económica del consumo y, a la postre, ha podrido la actividad económica.
No es de extrañar que en ese escenario Raúl Castro haya admitido que "sin el aumento de la eficiencia y de la productividad es imposible crecer en la producción de alimentos"; este reconocimiento de la que es una de las principales lacras de la economía cubana ha servido también para dejar claro que entre los cambios diseñados por el consejo de ministros figura modificar el régimen de producción agropecuaria, que hasta ahora ha sido férreamente controlado por la Administración.
El alcance político de los cambios --aunque insisto en que la información disponible todavía es escasa en cuanto a detalles-- tendrá con toda seguridad consecuencias que van mucho más allá de lo económico.
..
La función básica de los medios...
Que la inmensa mayoría de los medios norteamericanos y europeos apenas hayan informado o hayan ocultado los cambios decididos por el Gobierno cubano sólo se explica por dos motivos:
1. La falta de inteligencia y honestidad periodísticas, o
2. La voluntad política de desprestigiar al Estado cubano y hacerlo desinformando.
Sea como fuere y siendo legítimo criticar al castrismo --que además se lo ha ganado a pulso--, no es menos cierto que la función fundamental de los medios es informar. Hacer campañas o sumarse a ellas es legítimo, pero en cualquier caso es una tarea secundaria.
Pues bien, que se sepa: El régimen cubano se apresta a introducir reformas económico-laborales que más pronto que tarde conducirán --aunque un sector del castrismo se resista-- a una reforma socio-política cuya profundidad es todavía imprevisible. Ese proceso, ¡que ya está en marcha!, es informativa y políticamente mucho más sustancial y tiene mayor proyección que la expatriación de diez, veinte, treinta o un centenar de disidentes…
CON ANTERIORIDAD:
"Los Castro, empeñados en dejar la isla a los pies de los caballos...",  
"El fenómeno Yoani Sánchez, por Salim Lamrani", y  
"El futuro de la humanidad depende de Cuba, o eso parece".   
ENLACES a ePáginas referidas a Cuba: 
WIKIPEDIA,
Granma (periódico),
CONEXIÓN CUBANA
SECCIÓN CUBA de la web REBELIÓN.

1 comentario:

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.