20 agosto 2010

La incultura y el descaro florecen en la delegación leonesa del Gobierno autonómico

La desidia administrativa y el desinterés por la cultura y los bienes públicos forman parte de España. Lea y no llore:   
En Valdesamario, provincia de León, una superficie montañosa surcada de fósiles de sigillarias, raíces de plantas gigantes que vivieron hace 310 millones de años, ha sido robada. El bosque fósil destrozado data del período carbonífero (paleozoico).
En el colmo de la desfachatez, el delegado de la Junta de Castilla-León en la provincia leonesa, Eduardo Fernández (PP), se ha despachado diciendo que la Administración autonómica «sólo tiene competencias sobre fósiles humanos».
Ahí queda eso...
La incompetencia del delegado ha obtenido cumplida réplica del profesor Alipio García, que ha recordado que la Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León tiene atribuciones suficientes para intervenir y proteger bienes como el arrasado.   
Es más, el alcalde de Valdesamario, José Díez Pérez, militante del PP y por tanto poco sospechoso de subrayar las taras del delegado de la Junta, ha precisado que el ayuntamiento solicitó tiempo ha la intervención económica del Gobierno regional para proteger la ladera de la montaña donde se halla el bosque fósil... ¡Ni caso!    
¿Será cesado Eduardo Fernández; no ya por incompetente, sino por echar balones fuera y demostrar de forma palmaria que al menos en este caso habla por hablar?
MÁS detalles, en Diario de León.

1 comentario:

  1. Mi impresión personal, de toda la vida, es que en España, esta clase de asuntos, en general, no interesa al hombre medio. Ni siquiera los más esnobs -y aquí incluyo a la mayoría de políticos al uso- se hallan recubiertos del más somero barniz que les permita articular dos palabras sobre Paleontología, Geología histórica, Antropología -aquí sí entran los fósiles humanos- y otros asuntos relacionados con el pasado del planeta. Basta comparar nuestros museos de Historia Natural con los franceses o los británicos, por ejemplo, para darse cuenta que se nos ha pasado el siglo XIX el XX y parte ya del XXI sin mayor interés por el asunto.
    Naturalmente, nos quedan Altamira y Atapuerca. Hasta ahí podíamos llegar. Pero ¿cuántos de nuestros ciudadanos sabrían decirnos qué es o qué fué una sigilaria, un lepidodendron, o incluso un trilobites o un amonoideo? Definitivamente, aunque gran parte del territorio Español esté sembrado de fósiles, nosotros carecemos de sensibilidad al respecto, porque durante nuestra escolarización, tampoco hemos sido intruidos para interesarnos en este tema.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.