16 agosto 2010

Además de cuña política y militar, Kosovo es una herramienta útil para el poder económico

El pasado 22 de julio la Corte Internacional de Justicia de La Haya (organismo adscrito a Naciones Unidas) daba el espaldarazo a la creación de un nuevo Estado en Europa al bendecir --aunque sólo formalmente-- el proceso de independencia de la provincia serbia de Kosovo.
[Ver "La Justicia de la ONU considera legal la segregación unilateral con ayuda militar extranjera"]
El texto de la corte prescinde de todos los hechos que demuestran la irracionalidad geopolítica y jurídica  de su dictamen. El tribunal se ha limitado a engalanar el dictamen con consideraciones aleatorias, formalismos y formulismos, evitando el fondo de la cuestión.
En rigor, la decisión supone avalar los objetivos de la intensa campaña internacional occidentalista en pro de la segregación de parte del territorio de un  Estado soberano, Serbia, operación que fue pergeñada en Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña a la que poco a poco se han ido sumando otros países asintiendo en voz baja, como así ha ocurrido en los casos de Francia, Italia, Países Bajos y casi todos los Estados del extinto bloque soviético.
..
Nada ha sido casual, casi todo es fruto de un plan predeterminado      
Es más, mucho antes de que la Corte de La Haya bendijera a los segregacionistas, prescindiendo además de que se había producido una invasión y ocupación militar de la provincia serbia por tropas extranjeras, EE UU ya había decidido que Kosovo jamás se reintegraría en Serbia y había iniciado la construcción de la que ya es una de sus más importantes bases militares al Este del Atlántico.     
Pero más allá de los rasgos que caracterizan la política del imperio en la vieja Europa --en la que Washington auspicia desde siempre los reinos de taifas--, el empeño de crear el Estado kosovar obedece a intereses económicos de índole estratégica para grandes consorcios, entre los que destaca el lobi petrolero; no en vano el territorio de la ex Yugoslavia será atravesado por dos grandes conducciones de hidrocarburos --en fase de construcción-- que requieren invertir miles de millones de euros y que reportarán beneficios sin cuento.  
En ese escenario, que además está estrechamente relacionado con los acontecimientos del Cáucaso y Oriente Próximo, crear un Estado al gusto era una "necesidad".     
Pero hay más, mucho más.
Pulse y lea "Kosovo: Independencia para albergar la mayor base militar yanki del mundo", en Argenpress, que dejando de lado cuñas ideológicas que son innecesarias para el conocimiento cabal de los hechos ofrece un acertado resumen de circunstancias y detalles que ayudan a entender lo ocurrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.