30 septiembre 2010

Demasiada información "folclórica" sobre las elecciones y la realidad brasileñas

La lejanía, pero sobre todo la inclinación a simplificar y vender curiosidades en lugar de realidades, no debería servir de excusa para informar tan pobremente de lo que ocurre al otro lado del Atlántico.
El error o defecto se ha vuelto a producir con motivo de la campaña electoral brasileña. Lo refleja con rigor y calidad el bloguero Bernardo Gutiérrez:
«No falla: cuando se acercan las elecciones de Brasil aterrizan en el país cientos de enviados especiales. La mayoría no habla portugués. Utilizan carioca como sinónimo de brasileño (carioca es el gentilicio de Río de Janeiro). Piensan que Lula es el responsable de todos los cambios de Brasil. Otros afirman impunemente que en Brasil no hay carteles de propaganda política, ignorando que se aprobó un ley de ciudad limpia que prohíbe cualquier tipo de publicidad. Y favela, favelas. Los editores exigen a sus enviados (o corresponsales) su cuota folclórica. Favelas, pobres, drogas...»
MÁS, en "De favelas y elecciones (tres historias sin cliché)", de la bitácora DESDE ALFA CENTAURO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.