23 septiembre 2010

Justo ahora, a las puertas de una huelga general, está de moda satanizar a los sindicatos

Está de moda criticar y hablar mal de los sindicatos. Justo ahora, ¡casualmente!, los sindicatos están en la picota.
Ciertamente, hace ya unos años que se abrió el debate sobre la necesidad de modificar criterios sindicales, adecuarlos a la cambiante realidad social y económica.
Pero este debate ha sido contaminado, pues hay trabajadores despistados y entre ellos enemigos de los sindicatos que han pervertido el debate al enunciar que los sindicatos se deben acondicionar a las nuevas reglas que rigen en las relaciones laborales.
Por favor, ¿de qué nuevas reglas hablan?
Nada esencial ha cambiado en las relaciones económico-laborales, siguen siendo las del capitalismo, que además ahora se aplican con máxima radicalidad: las tasas de explotación son más elevadas y los instrumentos ideológicos de que dispone el sistema son más efectivos a la hora de disimular iniquidades, de confundir a los trabajadores --incluidos los autónomos-- y sobre todo, los explotadores tienen más aliados entre los asalariados.
Claro que hay que revisar, ¡pero siempre, cada día y en todos los ámbitos!, la estrategia y el funcionamiento de los sindicatos. Pero el debate no debe avanzar en el sentido que proponen quienes disfrazan la realidad, pues lo único que pretenden --voluntaria o involuntariamente-- es liquidar los sindicatos y convencernos, entre otras cosas, de que todos navegamos en el mismo barco y de que la crisis es culpa de todos...
Precisamente ahora que se ha convocado una huelga general, está de moda criticar y hablar mal de los sindicatos.
Hace ya más de un año, con motivo del Primero de Mayo del 2009, en ImP reproduje el siguiente párrafo, cuyo autor es José Luis López Bulla:
¿Qué pasaría si preguntara en Granada a unos sindicalistas por Ramón Lamoneda? ¿Qué sucedería si hiciera lo mismo en Valencia con relación a Juan López, o en Sabadell por Josep Moix o en Barcelona por Joan Peiró y Angel Pestaña? ¿Qué contestación me daría un dirigente sindical español del más alto nivel si le comentara algo de Daniel de León? Sí, hombre --le diría al alto dirigente-- Daniel de León el fundador de los wooblys... Más complicaciones todavía ¿quiénes eran estos wooblys?
De todos los citados hay, en mayor o menor grado, memoria escrita y, de algunos de los nombrados, todavía existe memoria oral. ¿Sería exagerar si manifestara que me llevaría un chasco superlativo si hiciera esas preguntas a la cofradía sindical en Granada y Valencia, Sabadell y Barcelona? Creo que no exageraría lo más mínimo. Y, sin embargo, es sabido que cada hermandad guarda una cierta memoria de los suyos. Los físicos saben quién era Gay-Lusac, los filósofos te dan razones de Epicuro, los músicos conocen a Bocherini y los literatos conocen quién era don Marcial Lafuente Estefanía. Sin embargo, Lamoneda, Juan López, Moix, Peiró, Pestaña y Daniel de León (por no hacer la lista más larga) duermen plácidamente en los archivos del olvido. Quiero decir, olvidados por sus deudos. Francamente, ignoro las razones de ese olvido que viene de muy lejos; mi generación también participó de estos descuidos..."
Justo ahora que se ha convocado una huelga general, es preciso ser conscientes de que los enemigos de la justicia social no son los sindicatos.
Un poco, siquiera un poco, de memoria histórica revela que si no existieran los sindicatos, los asalariados seguiríamos siendo los miserables parias de la primera revolución industrial.  
OTRAS opiniones de la Blogosfera sobre el mismo asunto, en la selección elaborada por RADIOCABLE.  
CON ANTERIORIDAD, en ImP:  
"Reforma laboral: Rodríguez Zapatero abandona la socialdemocracia" y 
"Barómetro social de España: más capital y menos salario".  
ENLACES de interés:   
Especial reforma laboral, en lainformacion.com., y   
Especial convocartoria 29·S, en DIAGONAL.

2 comentarios:

  1. Hace unos días repartíamos panfletos sobre la Huelga General en Ferrol. Una mujer que pasaba, rechaza con cara de desprecio el papel que le extiendo, y me dice: "convocáis tarde".
    Y es verdad. Llevamos mucho tiempo intentando agitar a la huelga, despertar conciencias, conseguir apoyos. La gente se piensa que una huelga se convoca y ya está, se para el país. Lo cierto es que el 29 de junio los vascos convocaron la huelga, y se la comieron. Fué un fracaso, que no hizo mas que dejarnos mas desnudos ante el gobierno, la patronal y la oposición mas rancia (¡porque no nos olvidemos que hay quienes quieren una reforma mucho peor!).
    A esa señora, y a todos los demás que plantean lo mismo, les pregunto: ¿Y vosotros qué estábais haciendo? ¿acaso estaban encerrados en sus sótanos planificando la revolución? ¿estabais golpeando a la puerta de vuestros sindicatos, reclamándoles acciones contundentes? ¿o estabais mirando la televisión en casa? ¿será que solo quieren una excusa para ir a trabajar el 29, y que se jodan otros?

    ResponderEliminar
  2. Hace unos años -no más de dos- hubo en Palencia una manifestación en apoyo del pueblo de Guardo y su comarca reclamando la instalación de un hospital que de cobertura al norte palentino.
    Trascurría la misma Calle Mayor arriba ante la mirada curiosa de algún transeunte y la indiferencia de los más. Nadie se incorporó a la comitiva.
    Un manifestante, que caminaba a mi lado, instó a un conocido a que se incorporase. Obtuvo esta respuesta: "Yo ya estoy,jubilado; esto queda para vosotros los jóvenes" Tampoco había jóvenes.

    ResponderEliminar

NOTA: En ImP no se publicarán injurias ni difamaciones, ni tampoco imputaciones de faltas o delitos sin aportar pruebas, datos judiciales o sentencia.
Sólo se publicarán los anónimos que a criterio del administrador sean de interés.